Thaïs, #121

Ayer tuvo lugar la segunda función de Thaïs, ópera que es el debut de Renée Fleming en el GTL. Así que nos dispusimos a disfrutar de la ópera de Massenet en esta función fuera de abono en la que la mayor parte del público sólo esperaba ver y escuchar a la diva: Renée Fleming. De hecho hubo un conato de ovación a su salida a escena que no cuajó; esto es el GTL, no el MET.

Ni que decir tiene que con un público así sólo podía suceder una cosa: éxito total. A pesar, incluso, de la sustitución del anunciado Thomas Hampson por un no muy conocido Franck Ferrari.

Mis impresiones sobre la actuación de la Fleming no son tan optimistas como las de sus fans, aunque es innegable su elegancia en escena (lo primero que he escuchado al entrar en escena ha sido: está guapísima), me ha parecido que la voz no es la misma de antes.

En la famosa aria Dis-Moi que je suis belle, me ha parecido que tenía problemas con los graves de ésta (ya antes de esta aria había acabado otra con un agudo un poco chillado). Quien haya oído la retransmisiones ofrecidas por radio de los días 5 y 9, o que haya estado presente, puede comparar con una grabación del la Lyric Opera of Chicago, del 2002.

A mi entender su voz ha mermado en los cinco años que han transcurrido desde esta grabación de Thaïs, con Hampson, con quien grabó dos años antes una Thaïs de referencia. Eso no quita que su línea de canto siga siendo la de siempre; quien tuvo, retuvo.

Unos breves comentarios sobre el resto de intérpretes: Franck Ferrari estuvo correcto, Bros cantó su papel muy bien y el resto de cantantes estuvieron bien. La famosa Méditation también fué muy aplaudidada.

Al final, lanzamiento de ramos de flores para la diva y la mayoría de la platea en pie ovacionando y rindiendo pleitesía a la diva.

thais.jpg

Anécdotas de la función: un componente del coro se ha caído de la silla durante la función, la verdad es que ha sido muy discreto y casi no se ha notado.

Dis-moi que je suis belle, del 5 de Julio de 2007.

Anuncios

Publicado el 9 julio 2007 en General y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 7 comentarios.

  1. A las plateas les gustan mucho estas divas elegantes, hollywodienses, con una bonita voz y muy elegantes. Si a esto añades una partitura azucarada hasta la saciedad, los comentarios a mí alrededor eran poco más o menos de la función del siglo. NENA QUINA MÚSICA!!! QUINA MERAVELLA!!! QUINA DONA!!! QUINA VEU!!! QUE GUAPA!!! QUE ELEGANT!!! QUINS VESTITS!!!.
    En la Vanguardia del sábado hubo un “aficionado” que calificaba a Thaïs, sin duda alguna la mejor ópera de Massenet. Este señor reivindicaba la escenificación inmediata de esta ópera. Ni que decir tiene, que pongo mi abono a su disposición, para que pueda gozar de la peor ópera de la temporada, no, la peor no, me olvidaba del otro Massenet, ese del Portrait, que vaya tela.
    Espero descansar de Massenet, al menos, cinco o seis temporadas, aunque el Werther nos caerá antes. Digamos que es la ópera más germánica y esto en los teatros germanófilos vende mucho y teniendo un Werther como BROS (éxito descomunal en Nápoles) creo que nos caerá. NO ES UN RUMOR!!! (aviso para blogeros, foreros y cazadores de noticiables) Es una premonición.

  2. Hala, hala, hala.

    Ayer recibí un mail de un amigo de Barcelona totalmente entusiasmado con esa Thaïs de Renée Fleming.

    La primera (y única) vez que vi a Fleming en directo fue en un recital que hizo hace un par de años (¿3, más? no sé) en el Teatro Real y me pareció una cantante correctísima, que mantuvo un nivel muy bueno en todo el recital, pero sin transmitirme nada en particular. Eso sí, tuvo dos momentos geniales, en Die tote Stadt y en Rusalka. Pero fueron dos estrellas fugaces, el resto pasó al olvido, con buen gusto de boca, sí, pero no me llegó.

  3. Mocho, pues eso. Estrellas fugaces. El primer recital en el Palau, hace muchísimo, estuvo lleno de estrellas fugaces, con lo cual la impresión fue de una noche estrellada, UN FIRMAMENTO. En el segundo recital había neblina y tan solo se vislumbraban las estrellas. En el concierto, siempre en el Palau, noche cerrada, ligera brisa nocturna, agradable, pero estrellas no hubo y en el Liceu, atestado de astrólogos con telescopio que vieron lo que yo no supe ver.
    Mi experiencia Flemingera es lo que es. Ai las!!!

  4. A ver si puedo colgar el aria del espejo del jueves esta tarde…

  5. He leído lo que habéis puesto por ahí y, sin oirla, me pega que estaría de acuerdo con Ximo. Me resulta pelín pastelona esta señora; sólo la he escuchado en vivo una vez, hace miles de años en “Las Amistades peligrosas”, y sonaba maravillosa, ciertamente, pero fuera del repertorio yankee no me acaba de convencer, y en el italiano concretamente la encuentro como si se hubiera fumado algo antes de cantar.

  6. Añadido el clip de Dis-moi que je suis belle

  7. Dis-moi que je suis belle… Pues eso, que qué guapa y qué elegante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: