Concierto Händel, #68

Ayer tuvo lugar el concierto Händel con la soprano Lisa Saffer y el contratenor David Daniels. La orquesta que les acompañó fué una formación de cámara formada por componentes de la Orquesta del GTL. La dirección musical corrió a cargo del canadiense Bernard Labadie, fundador de Les Violons du Roy. La orquesta recibió el refuerzo de una tiorba y un clavicémbalo para el continuo y una flauta de pico. La orquesta sonó muy bien todo el concierto y no echamos en falta la Orquesta de la Academia del Liceu a la que se le suele encomendar los conciertos de repertorio barroco.

La verdad es que el programa era un tanto aburrido, lleno de piezas solemnes y sin abusar de las arias pirotécnicas de Händel. De haberse elegido un repertorio más electrizante seguramente se habría cosechado un éxito más grande del obtenido. Espero poder encontrar ese Händel brillante en el próximo concierto, Furore!, de Joyce DiDonato en Bruselas.

La estructura del concierto fué muy simple. Cada una de las dos partes se iniciaba con primera pieza que ejecutaba la orquesta y luego los dos cantantes alternándose en dos arias para acabar cada parte en un dúo. La orquesta interpretó muy bien su suite de Alcina y la suite número 3 de la Música Acuática.

Lisa Saffer no despertó el entusiasmo del público en la primera parte con Voglio amare insin ch’io moro de Partenope y Non disperar, che sa? de Giulio Cesare. En la segunda parte estuvo mucho mejor con Lascia ch’io pianga de Rinaldo y Myself I shall adore de Semele. Su voz no es gran cosa pero conoce bien el reportorio händeliano y se nota. No en balde estuvo implicada en la recuperación de las óperas y oratarios de Händel a finales de los años 80 con Nicholas McGegan y la Philamornia Baroque Orchestra para Harmonia Mundi.

David Daniels en cambio sí convenció desde el principio al público. Estuvo estupendo en todas sus interpretaciones. En la primera parte cantó muy bien Va tacito e nascosto de Giulio Cesare y estuvo estupendo en la solemne Pompe vane di morte… Dove sei? de Rodelinda, donde arrancó los primeros bravos del público. En la segunda parte volvió a cantar un aria de Giulio Cesare, Dall’ondose periglio… Aure, deh, per pietà que cantó muy bien y luego Furibondo spira il vento de Partenope donde estuvo especialmente inspirado y se marcó una estupenda aria. En ambas arias arrancó merecidos bravos del público.

Los dos dúos que interpretaron la Saffer y Daniels estuvieron muy bien tanto en Io t’abraccio de Rodelinda y en Caro!… Bella! Più amabile beltà.

Al final nos ofrecieron dos bises. Un dúo de Theodora, To thee, Thou glorious Son of Worth, y el dúo final de Popea y Nerón de L’Incoronazione di Popea de Monteverdi.

Anuncios

Publicado el 24 febrero 2008 en Sin categoría y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Lo que daría yo por escuchar a Daniels y a Scholl.

  2. Ahora mismo me paso por allí… 😉

  3. Mientras en el Liceu disfrutabais con la música de Haendel gracias a este concierto, en Les Arts lo hacíamos con su ópera Orlando, con un fantástico Bejun Mehta en el papel titular. En mi blog hay más información sobre esta ópera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: