Tannhäuser, #75

Ayer el público del GTL tuvo la oportunidad de presenciar una gran producción de Tannhäuser de la mano de Robert Carsen y de escuchar a un gran tenor interpretando el papel principal. Peter Seiffert, uno de los mejores Tannhäuser de la actualidad, no defraudó y nos ofreció lo mejor de sí un papel muy complicado y exigente para cualquier tenor. Steiffert logró salvar sin desgañitarse las duras pruebas que impone la partitura de Wagner.

Béatrice Uria-Monzon como Venus estuvo muy bien en sus intervenciones del primer y tercer actos. Bo Skovhus como Wolfram von Eschenbach estuvo bien. Petra Maria Schnitzer como Elizabeth estuvo bien, aunque quizá otra Elizabeth hubiera sido preferible y hubiera ayudado a que la función hubiera sido más redonda. Habrá que estar atentos a Elisabete Matos del reparto popular.

El coro del GTL, especialmente el masculino, estuvo a un gran nivel y lograron impactar en las intervenciones clave de la ópera, por ejemplo en el coro de los peregrinos. La orquesta bajo la dirección de Sebastian Weigle estuvo mejor a partir del segundo acto. Las numerosas intervenciones que ocurren fuera de escena fueron buenas, a pesar de lo complicadas que pueden ser estas intervenciones. Espero que con el rodaje de las siguientes funciones la orquesta mejore en el preludio y el primer acto, veremos qué ocurre en la función del turno T el próximo 6 de Abril.

Dejo para el final el comentario de la brillante producción de Robert Carsen. Después de haber padecido a Rigola la pasada temporada en El Holandés Errante, donde no fuí capaz de ver hacia dónde nos quería llevar con su lectura superficial de la ópera, Carsen nos ofrece una producción donde toma partido sobre los dos ideales amorosos entre los que se debate Tannhäuser durante toda la obra. Si Venus representa el lado dionisíaco y Elizabeth el lado apolíneo del ideal amoroso Carsen, en una impactante tercer acto, nos muestra a los dos ideales como integrantes de un único ideal amoroso posible.

Creo que ésta es la mayor aportación de la producción trasladada a la actualidad y con un Tannhäuser convertido en pintor para reforzar escénicamente las ideas de Wagner. Esto hace que se resuelven las escenas de manera muy interesante y sin la ayuda de grandes medios escénicos. Las luces, muy bien diseñadas, enfatizan los momentos clave de la obra.

Por ejemplo, la bacanal del primer acto se convierte en un acto desesperado de creación artística y el concurso de canto que se convierte en un vernissage donde los asistentes se desviven por conseguir su bebida y unos canapés. En la producción el canto sensual de Tannhäuser queda reflejado durante toda la obra como un cuadro que ha pintado éste sin que nunca tengamos idea de lo que ha pintado, sólo podemos imaginarnos, intuir, qué puede ser.

tannhauser8.jpg
Foto: Antoni Bofill

Como ya he comentado más arriba Carsen toma partido y este partido queda reflejado escénicamente en el último acto donde al final podemos concretar un poco más cómo es ese cuadro que pintó Tannhäuser. En esta última escena aparece una extensa colección de cuadros de desnudos femeninos.

Al final nos quedó la sensación de que estamos ante uno de los títulos importantes de la temporada. Por eso no deja de llamar la atención los abucheos y los gritos de payaso dirigidos a Carsen después de haber ovacionado a todo el reparto, me parecen injustos e inmerecidos, los abucheadores no fueron muchos pero sí muy ruidosos.

Entre los abucheadores de ayer noche destaco a un indignado wagneriano que se pasó toda la representación tosiendo. Me pregunto si consideró en algún momento que su contumaz tos no permitió que los demás pudiéramos disfrutar plenamente del espéctaculo tanto en lo vocal como en lo escénico, que a él tanto desagradó.

Si Carsen es digno de ser abucheado por qué tantas otras producciones del GTL con menos fundamento que ésta no merecieron el mismo trato. ¿Quizá porque se trataba de registas de casa, léase Flotats y Rigola?

Ver Tannhäuser, #81.

Publicado el 20 marzo 2008 en Sin categoría y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 12 comentarios.

  1. Ya he dicho en ca’n Ximo que posiblemente se abucheaba a Carsen no por esta producción, sino por la Tosca de hace unos años. Los ánimos estaban calientes y había predisposición al abucheo. Lo del abucheador que tosía es muy fuerte, si yo me pasase toda una representación tosiendo lo que haría al acabar sería subirme las solapas de la chaqueta e intentar ahuecar el ala lo más rápido posible, no ponerme a berrear. y mucho menos insultar, lo de llamar “payaso” a alguien no me parece aceptable bajo ningún concepto.

  2. Disfruté cada minuto de la representación de ayer a tope, no puedo pedir más. El conjunto resultó perfecto para conseguir una representación mágica y que decir de la puesta en escena.. sencillamente fantástica!!! No se merecía la bronca y mucho menos los insultos.

  3. Pues a mí no me gustó nada la puesta en escena. No para abuchear (nunca abucheo, me limito a no aplaudir), pero me pareció absurda y fuera de lugar.

  4. Que injusto es el mundo y que payasos son los que tildaron de payaso a Carsen.
    Titus, es posible que lo que dices de la Tosca sea así, pero entonces ¿es que nadie se acuerda de Le Nozze di Figaro o de A Midsummer Night’s Dream? por no hablar de los excelentes trabajos no vistos en Barcelona pero disponibles en DVD.
    ¿Estamos purgando en un trabajo, los errores de otro? ¿Eso también vale para los cantantes, directores de orqueta, para los amigos, para los compañeros del trabajo?

  5. Ya he publicado los comentarios en mi blog. Mi teoría es que al público le molestó que los nobles del segundo acto se comportaran como espectadores del Liceu (ataque al canapé incluído).

  6. Por supuesto que, en el caso de ser una bronca precocinada (y por lo que he leído por ahí parece que no es una hipótesis descabellada) es algo totalmente injusto. Pero estas cosas son así. Como decimos por aquí, més val caure en gràcia que ser graciós. Carsen cae mal a un sector y es abucheado igual que otros y otras, no digamos nombres, caen bien y son braveados lo merezcan o no. Què hi farem.

  7. Wimsey, no tengo tan claro si lo que comentas fué lo que más molestó a lo que no les gustó… De hecho el mayor abucheo, por lo que me pareció desde yo estaba, provenía de los pisos altos…

    Supongo que el problema tiene que ver con que era el estreno, que es al fin y al cabo lo que se refleja en la prensa… Pocos sabrán si después se volvió a abuchear la dirección de escena o no…

    Me parece que esto ya empieza a formar parte del folclore liceístico… Está claro que hay un sector del público, no sé si grande o no, al que no le gusta la línea que lleva la dirección artística del teatro, su mejor ocasión para demostrar su descontento es el dia del estreno…

    Lo único que pediría es que aplicaran el mismo rasero a todas las producciones y no sólo a las de ciertos registas, que parece ser no son gratos…

  8. La producción no fue de mi agrado. La parte vocal y orquestal magnífica, Weigle sabe exprimir bien a la orquesta del Liceu.
    La bacanal de ketchup me pareció bastante antiestética, incluso repulsiva, para nada sensual. Aunque la idea del Tannhäuser pintor y la galeria de arte era interesante, no terminó de redondearse adecuadamente. El inicio del segundo acto a luz encendida y con los cantantes por la platea es un recurso que no suele ser demasiado eficaz, es innecesario y trae más distracción y desconcentración para el público que no aporte dramático o artístico (por un momento reviví el circo sufrido en el último Don Carlos). La escena final pudo ser extraordinaria, con el coro entrando súbitamente y mostrándose una colección de cuadros de venus y otros desnudos, pero perdió su fuerza con la pantomima de intentar colgar el puñetero cuadro que nunca vemos (intentar además colgarlo del revés) y con los paparazzi que a último momento aparecen para tirar fotos. Sin esos dos detalles habría sido un final redondo.
    Cambiando de tema, los tosedores y los abucheadores se deberían quedar en casita.

  9. Gracias, Nagahara, por compartir tus comentarios sobre la producción…

    Por lo que veo Wimsey tenía razón en cuanto al segundo acto, las influencias de la producción de Don Carlos de la pasada temporada se dejan notar…

    En las dos producciones el tratamiento de la escena es muy diferente ya que en la escena del auto da fe de Don Carlos ocurrían tantas cosas en la platea que no permitían escuchar plenamente la música de Verdi, en esta producción no ocurre lo mismo, lo cual es muy de agradecer…

    Curiosamente la escena del auto da fe no fue abucheada, los abucheos se centraron en la escena que sustituía el ballet, algo que no tiene peso específico dentro de ninguna ópera en general…

    En cuanto a la bacanal a mí no me pareció tan antiestética, la pintura roja no me sugiere ketchup…

  10. Soy nueva en esta plaza y no entiendo en absoluto de ópera, pero asistí al ensayo general de esta obra y me gustaría expresar mi opinión. A mí como espectáculo me
    resultó muy gratificante. Soy de las que siempre he pensado, sin reflexionarlo tampoco mucho, que un espectáculo concebido hace 150 o 200 años debe estar más que superado
    dada la gran evolución estética que hemos tenido (o sufrido según se mire). Para mí la obra consiguió provocar emociones y las aproximaciones “modernas” de la puesta en escena las encontré que ayudaban al espectáculo, (como la caza de la croqueta, que era inevitable no esbozar una sonrisa, la expresividad del pintor, muy cinematográfica, la colección de Venus, la fusión de los dos personajes femeninos del final…) En cuanto a las cantantes a mí me gustó más Elisabeth que Venus, quizá porque esta creo que tenia una voz más gutural, pero ya he dicho que de ópera no entiendo sólo puedo expresar las sensaciones que tuve. Salut!!!

  11. Me alegro que te gustara Plugim constant… Espero que te pases por aquí… aunque últimamente no tengo mucho tiempo para actualizar el blog…

  12. Ya han pasado unos cuantos dias desde que ví la obra. Y cuanto más tiempo pasa, más me convence la propuesta de Carsen.
    Sobre todo el cambio en el final, sustituyendo la trágica redención con la muerte por una redención lúdica, a través del placer y del éxito.
    Eso si que es una propuesta actual!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: