La Leyenda del Beso, Teatro de la Zarzuela

Aprovechando un viaje imprevisto a Madrid la víspera de San Isidro, patrón de la villa y corte, conseguí hacerme con una entrada de día del espectador, a las 6 de la tarde, por 20 € de nada, en patio de butacas para La Leyenda del Beso en el Teatro de la Zarzuela. El que la función fuera a las 6 me pertmitía volver a casa con el último vuelo del puente aéreo.

La verdad es que me hice con la única que quedaba y ni sabía qué reparto cantaba esa tarde. Si tenía suerte podría ver a Aquiles Machado, al que veremos pronto en el GTL en Luisa Miller sustituyendo a La Scola, y a Manuel Lanza, del que disfrute en el recital benéfico de la Fundació Clarós, Grandes Voces de la Lírica, cantando zarzuela.

Así que, acompañada de mis muy agradables anfitriones Papagena y Pedrillo (siempre están ahí), me dirigí al Teatro de la Zarzuela a ver una función con la mente lo más abierta posible, sin prejuicios y sin expectativas exageradas. Fué una ventaja ir así de cara a la función porque al ser día del espectador había gran número de jóvenes en la platea, jóvenes que sufrieron las estrecheces de un teatro pensado para otras generaciones.

El incio de la La Leyenda del Beso, Cantando amarguras, una canción para el tenor en el papel de Iván, es díficil. Además se oye al tenor fuera de escena con lo que yo no sabía todavía quién era el intérprete. La verdad es que la canción que escuché fué un tanto destemplada, si ese era Machado tendríamos un problema en la próxima Luisa Miller.

No era Machado, se trataba de Álex Vicens, fué el que menos me convenció del reparto. Me dió la sensación que grita los agudos, que hay unos cuantos en la partitura, y que tenía problemas en apianar.

Amapola la interpretó María Rodríguez que no me gustó demasiado, su voz me parece algo desagradecida y a veces se la oía poco, a diferencia de Vicens que sí tiene una voz grande.

El barítono, Mario, me pareció el mejor, al principio casi lo confundo con Lanza, pero como tenía poco pelo, es el que aparece en la foto, deduje que se trataba de Juan Jesús Rodríguez.

La Orquesta de la Comunidad de Madrid, bajo la batuta de Montserrat Font, cumplió bien con su cometido. Al ser una directora vimos algo diferente en los saludos finales, fué el barítono el que fué a buscar a la directora y no la soprano al director.

La producción me pareció buena. Me gustaron especialmente las escenas con el coro y el cuerpo de baile que fueron muy buenos. El baile que acompaña el famoso intermedio de la zarzuela, interpretado por Cristina Arias, me pareció muy bien. El público se rió con los chistes y aplaudió cada número con entusiasmo.

El único problema de la producción son las dos rampas que han puesto para que los actores lleguen al escenario, en la segunda parte un músico tropezó y un intérprete cayó tan largo era en la rampa que había a mi lado, por suerte no le pasó nada y se levantó tan campante.

El teatro estaba lleno hasta arriba y los cuchicheos, siseos, toses y conversaciones daban a la función un aire distendido y campechano que a mí no me molestó demasiado. Quizá lo más previsible fueron los canturreos soto voce durante el famoso intermedio, algunos no olvidan a Mocedades, aunque no fueron excesivos.

Un preludio estupendo para las fiestas de San Isidro. Al salir del teatro y camino de la plaza de Neptuno ví a un grupo de chulapas y chulapos dispuestos a festejar al patrón y pasarlo en grande.

Quien no haya visto Madrid en un atardecer de Mayo no sabrá nunca cuál es esa luz tan especial que tiene la ciudad. Después de una mañana tormentosa y encapotada se han levantado las nubes por la tarde y he podido apreciar esa luz mientras iba por la calle Velázquez camino del aeropuerto. Todo era precioso hasta que nos hemos metido en el túnel en busca de la M30 que me ha impedido disfrutar más de esa luz, una pena.

Tendremos que esperar la crónica de Papagena con el primer reparto a ver qué tal están tampoco ha podido ver a Aquiles Machado y Manuel Lanza.

Están previstos más eventos madrileños en honor de San Isidro, estén atentos a sus pantallas.

Publicado el 15 mayo 2008 en Sin categoría y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. Jo Mei, qué pedazo de crónica te has marcao. Me parecía estar allí, y eso que cuando tú entraste al teatro yo me fui,jejeje. La verdad es que el ambientillo de cierrto cuchicheo distendido parece que le va bien a la zarzuela y a este teatro, las señoras tarareando son marca de la casa jajaja Me alegra que supieras encajarlo y disfrutar de la velada a pesar de que no cantara el primer reparto(veremos si yo tengo más suerte mañana). A Juan Jesús Rodríguez lo conozco de Youtube porque creo recordar que sonó como Iago para el Otelo sevillano que cancelaron Armiliato y Dessì; me gustó muchísimo.

    Lo que más me ha gustado de la crónica es que dejaras aflorar tu vena poética entre tu habitual concisión para describir con tanta exactitud el cielo madrileño; el que pintó Goya y de cuya luz hablaba Velázquez, que es cierto que no se parece a ninguna otra.

    A ver si en tu próxima visita, que no es relámpago, podemos disfrutar más rato de tu compañía. Un petò, maca!!!

  2. Me alegro de que lo pasases bien y disfrutaras aunque no actuase el primer reparto. Muy bonita la crónica. Te esperamos pronto. Un beso chulapón.

  3. Efectivamente, como escribe Papagena, esa luminosidad de Madrid, que tanto nos sorprende a los de Barcelona, y eso que llevo 10 años viviendo en Madrid, se denomina el sol velazqueño.
    Respecto a Aquiles Machado, no espero demasiado después de unos inicios prometedores, la última vez que le vi, el verano pasado en Les Contes d’Hoffmann en Peralada tuvo una actuación decepcionante.

  4. Siento llegar tarde, pero sigo con problemas informáticos. Me ha gustado tu crónica, Mei, y siento lo de María Rodríguez (es de mi tierra y la he escuchado muchas veces). El caso es que tiene (¿tenía?) una voz para nada pequeña, timbre, presencia escénica y muy buena dicción, pero las últimas veces que la he visto coincide con lo que comentas; para más inri, en zarzuela apenas se le entendía lo que cantaba. Una pena. Saludos

  5. Ay, Salarino, siento leer que continuas con problemas informáticos, espero que se solucionen pronto…

  6. ¿cuanto dura esta zarzuela?

  7. La obra consta de dos actos, de más o menos una hora cada uno…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: