Don Giovanni, #123

Acabo de volver del GTL y sólo puedo decir ¡menudo Don Giovanni que hemos visto esta noche! El elenco ha estado muy bien y entregado durante toda la función. Creían en lo que estaban haciendo en escena. La orquesta ha sonado muy bien bajo la batuta de Haider. Lo que quiere decir que cuando hay tiempo para los ensayos las cosas salen bien, lo malo es abarcar más de lo que se puede.

Tanto Simon Keenlyside y Kyle Ketelsen han estado muy bien como Don Giovanni y Leporello, además se complementaban muy bien. Los dos estrenarán la próxima temporada de la ROH con el Don Giovanni de Francesca Zambello de 2002.

Véronique Gens, que repetía en la producción, ha sido muy buena Donna Elvira. Al principio estuvo un poquito insegura en el agudo pero luego lo ha superado sin más problemas. Ángeles Blancas ha conseguido emocionarnos con su Donna Anna. Quizá no era la más mozartiana del reparto pero sin embargo su canto visceral le iba como anillo al dedo a la producción de Bieito.

Tanto Juanita Lascarro, como Zerlina, y David Menéndez, como Masetto, han estado convincentes en sus papeles. Christoph Strehl ha sido un correcto Don Ottavio.

El Don Giovanni de Bieito no es para nada intelectual, lo que nos muestra son las emociones desde las vísceras. Bieito con esta producción apela a nuestras emociones más primarias llevando las situaciones en escena a una realidad exagerada, deformada. Esta puesta en escena requiere, para que sea eficaz, la entrega total escénicamente de los intérpretes y una considerable preparación física para poder cantar en escena.

Al final grandes ovaciones a los cantantes especialmente para la Gens, la Blancas, Ketelsen y Keenlyside, y pitada para el director de escena, Bieito, aunque los aplausos para él también han sido numerosos.

Mi recomendación es que no os perdáis este título que al final va estar entre los mejores de la temporada, no soy la única que lo dice.

Don Giovanni será retransmitido por Catalunya Música el 30 de Julio. Ver Retransmisiones.

Ver Don Giovanni, #126.

Anuncios

Publicado el 23 julio 2008 en General y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 29 comentarios.

  1. totalment d’acord amb el comentari i sobre tot en l’ultima frase, ahir vaig veure i escoltar ‘opera’

  2. Totalmente de acuerdo una función absolutamente memorable!La mejor actuación de la orquesta de la temporada bajo la batuta de Friedrich Haider, lo que viene a demostrar aquello que un número adecuado de ensayos hace casi milagros.Los cantantes han estado todos a gran altura vocal y escénicamente.A destacar la volcánica Doña Anna de Ángeles Blancas,el estilo sin mácula de Christopher Strehl,la excelente Doña Elvira de Veronique Gens y los competentes Lascarro, Menendez y Groissböck.Dejo para el final dos cracks vocales y escénicos que son Simon Keenlyside y Kyle Ketelsen ambos absolutamente fabulosos.Ellos junto con cantantes como Netrebko, Villazon, Dessay,Damrau etc estan revolucionando el grado de exigencia escénica de la Ópera.Por último éxito apóteósico con bravos y bus para el Katalanische regisseur , como le llaman en Alemania ,Calixto Bieito.Él consigue como nadie con todos los excesos discutibles que haya auténtico teatro sobre el escenario.Cuando miras a tu alrededor ves que por fin hoy nadie duerme!

  3. Dandini, gracias por recordarme a Groissböck del que me había olvidado, acabé las tantas con la crónica…

  4. ¿El del chandal del Barça…es Simon ? juassssssssss. Me alegro mucho que os gustara la función, no me la perderé por la radio !!!

  5. Guauuuuuuuuuuuuuuuuu qué envidiaaaaaaaaaaaaaa!!! Me alegra que te hayas metido un buen Don Giovanni entre pecho y espalda, aunque hayas tenido que aguantar a Bieito 😉

  6. ¿Qué versión de Don Giovanni era? Porque leí que esta vez iba a ser la de Viena en vez de la de Praga. Me da una rabia cada vez que me cortan el Mi tradì de Donna Elvira…

    La producción de Bieito me parece muy buena.
    Me hace gracia que quede como el Katalanische regisseur, cuando nació en Burgos, jeje.

  7. Papagena, yo no he aguantado a Bieito, he disfrutado con la escena como no lo hice con Idomeneo

    Mocho, era la versión de Viena pero no sé si al 100%. La Gens nos cantó el Mi tradì

  8. Jo també vaig disfrutar moltissim, el nivell de cantants era bo, i el Leporello i Don Giovanni extraordinaris, l’orquestra millor que les darreres funcions. No es pot entendre aquest Don Giovanni sense la direcció escènia de Calixto Bieto. En general per mi va èsser una gran nit.

  9. Me n’alegro de que t’hagi agradat, perquè el 31 hi vaig jo i tothom m’estava fent por amb el Bieito xD

    Per cert! Vas poder grabar l’Ariadne amb la Pieczonka i la Diana???? Sembla que ahir va ser el dia dels problemes tècnics…

    Molts petonets!

  10. Ai, Lilith… Vaig començar a gravar i després no sé què va passar amb el PC que es va quedar com embussat… Espero que pugui trobar alguna alternativa pel ciberespai…

    En quant al Don Giovanni repassa la teva entrada perquè la darrera funció és el dia 30… Jo hi torno…

  11. Sí, sí, el 30 xD És que tinc el cap a Viena, que hi vaig a l’agost a veure la Diana!!!!!! *Emoció, emoció, emoció* 😀 Pobreta meva, quan em vegi fugirà… jijiji

    Jo seré al anfiteatre, bloc dos. Ja ens trobarem, suposo!

    Molts petonets 🙂

  12. El miércoles te contaré mi experiencia. Sólo he visto fragmentos de la producción en DVD, pero no me digusta del todo (supongo que habrá que verla entera para pillar mejor el sentido) y con estos cantantes… estoy convencida de que me va a gustar.
    Estoy de vuelta por Barcelona, así que ya nos veremos para tomar unas cañas.

  13. Mei, Gràcies pel teu nou format del blog, per a mi és molt més fàcil llegir-lo.
    Una abraçada.

  14. Per això he fet el canvi, me n’alegro que el llegeixis millor Isolda… 🙂

  15. Ayer tuve la oportunidad de presenciar este “espectáculo”, y debo reconocer que aún no acabo de creerme lo que he visto. La verdad es que no tenía ninguna información de lo que iba a ver: estoy de paso por Barcelona, vi que representaban Don Giovanni en el Liceo, pille una entrada y…

    Fue en la sesión informativa previa donde descubrí que iba a asistir a una versión “actualizada”, y ya me preocupó las premisas sobre las que se sustentaba dicha versión: el Don Giovanni se asumía como una especie de fábula moral, donde la depravación es castigada, y el malvado muere como ha vivido… ¿Eso es el Don Giovanni de Mozart? Empecé a temerme lo peor…

    Y lo peor ocurrió. El caso es que empezó bien: Leporello aparece como una especie de “ultra”, Don Giovanni como un chulo de medio pelo, y Donna Anna, aunque ya aparecía demasiado “sugerente” y lasciva, mostró una voz tan espectacular que por un momento me olvidé de todo lo demás. Después llegó una Donna Elvira convertida en compradora y comedora compulsiva, lo que me pareció una ingeniosa actualización del personaje original. Llegados a este punto, el ingenio del director de escena parece haberse agotado: los personajes se desdibujan por completo, su actuación se separa de la música que les acompaña y de la letra que cantan, llegándose a extremos realmente ridículos: así vemos a un Don Ottavio “acuchillando el aire” con un cuchillo de cocina al tiempo que canta “De su paz depende la mía…”, o a una Donna Anna explicando a Don Ottavio por qué su pesar el impide ser suya… ¡mientras é la penetra!. Cuando Don Giovanni, disfrazado de Leporello, se encuentra con el grupo que le busca para ajustarle las cuentas, ¡el grupo no existe!, de modo que Don Giovanni empieza a dar instrucciones a una gente que no está alli, con el fin de quedarse a solas con Masetto, con quien ya está a solas… O al final, cuando todos cantan félices la desaparición de Don Giovanni… ¡delante de Don Giovanni!.

    Pero bueno, podríamos perdonar todos estos “defectillos” si al menos se hubiese respetado el espíritu de la ópera. Pero claro, para eso el Sr. Bieito tendría que haber entendido la ópera. Mis temores al escuchar la exposición previa se cumplieron sobradamente: porque claro, Don Giovanni NO ES LA FÁBULA MORAL que pretende Bieito. Posiblemente el sutil mensaje Mozartiano ya no puede leerse en el embrutecido siglo XXI: el Don Giovanni ataca la moralina y la doble moral tanto o más que la inmoralidad. De este modo, la opera tiene un villano muy claro, pero no tiene ningún heroe. Si alguien se aproxima a ser ese heroe, es el Comendador, pero no vive lo bastante como para desarrollar su papel. Sin embargo, su muerte es el único delito que realmente lamenta Don Giovanni, y es el único que le lleva a la muerte. Los demás personajes son “mercancía defectuosa”: Don Ottavio es un hombre sin carácter (un “pringao”), moralmente dependiente de Donna Anna, que es una mujer andrógina y/o frígida, enferma de ira por haberse visto, no ya violada, sino simplemente poseída por un hombre. Donna Elvira es obsesiva, y está claramente desequilibrada, Masetto es ruín y cobarde, y Zerlina tiene una moral bastante relajada, que no le impide engañar a su marido el día de su boda, y después utilizar su cuerpo para buscar la reconciliación. En la ópera queda claro que ninguno de estos personajes es capaz de acabar con Don Giovanni. Ni siquiera todos juntos pueden. Sólo el Comendador está en una posición moral superior a Don Giovanni, y por eso debe volver de la tumba para matarle.

    Pero este contenido profundo queda destrozado por la piqueta inmisericorde de Bieito: la fría Donna Anna se pasea por el escenario como una perra en celo, Don Ottavio la posee salvajemente (viene a ser como si los cantantes de “Amo a Laura” fornicasen en el vídeo de la canción) y Masetto rechaza a Zerlina tras aprovechar groseramente los placeres que ella tan sibilinamente le ofrece… Los personajes actúan contra la música, contra la letra, y contra la personalidad que Mozart y Da Ponte les otorgaron, destruyendo por completo el espíritu de la obra. Pero aún, lo peor está por venir.

    Y lo peor llega en el penúltimo cuadro: uno de los momentos cumbre de la Historia de la música. A estas alturas, yo ya había decidido cerrar los ojos para impedir que ninguna “parida” del director de escena me impidiera disfrutar de la excelente orquesta y las magníficas voces de los intérpretes, pero tal vez el sr. Bieito ya había previsto esta eventualidad, de modo que un “asesinable” Leporello empezó a arrojar toda clase de objetos al Comendador mientras cantaba (¡¡!!), objetos que hacían un considerable ruido al llegar al suelo (¡¡¡¡!!!!). No se ni cómo el magnífico Günther
    Groissböck ha permitido que le arruinen de esa manera su momento estelar. Gracias a toda clase de payasadas, el momento de mayor dramatismo de la obra se convierte en una secuencia bufa (¡había risas en el público!). Ya podíamos considerar la obra como oficialmemte asesinada, pero aún quedaba el tiro de gracia.

    El folleto ya avisaba de que no sería Dios quién arrebatase la vida a Don Giovanni, y yo me había hecho a la idea de que sería la droga o el delirium tremens la causa de su muerte. Pero no: ¡Don Giovanni sobrevive a su encuentro con el Comendador!, y así llegamos al último cuadro, donde unos personajes que han sido incapaces de eliminar a Don Giovanni se congratulan de que el Cielo lo hiciera por ellos… ¡y después matan a Don Giovanni! Lo que matan, sin lugar a dudas, en ese cuadro, es el espíritu que Mozart insufló a su obra. Descanse en paz.

  16. Gracias por tu comentario, Lucas… Queda claro que no te gustó la puesta escena, ¿y lo demás…?

  17. Gracias a ti.

    Pues Ángeles Blancas fue todo un descubrimiento para mí: una voz para quitarse el sombrero. Y lo mismo puedo decir de Günther Groissböck. Los demás me parecieron más que aceptables, aunque en mi opinión Simon Keenlyside debería “trotar” un poco menos por el escenario, para que se le oyera un poco mejor: en ocasiones, se lo “comía” la orquesta. Todos ellos mostraron ser unos magníficos actores, especialmente si tenemos en cuenta lo que les exigía el “guión”.

    Lamentablemente, la calidad de los intérpretes no me compensó la indignación por el destrozo causado en la puesta en escena. Me temo que no soy capaz de aislar música, letra, interpretación y puesta en escena, y de verdad que me hubiese gustado. Al final, salí del teatro con un monumental cabreo, que todavía no se me ha pasado del todo…

  18. Por cierto: la explicación previa en el Foyer estuvo muy bien (suele estarlo). La chica que dio la charla hizo muy buen trabajo: fue clara y concisa, y preparó muy bien a los espectadores para lo que iban a ver. Y de paso, a los que no hablamos catalán y lo entendemos con dificultad, nos mostró la belleza de su idioma.

  19. Bueno, Lucas, a veces lo que vemos no consigue colmar todas nuestras expectativas… Espero que esto no te impida volver al Liceu y por este blog…

  20. Al Liceu siempre que pueda y el trabajo me lo permita. Pero previamente me aseguraré de no repetir Director de Escena…
    Ahora bien, no puedo decir que no haya sacado nada bueno de esta experiencia: he descubierto este blog… Sí que seguiré entrando, se no me echáis de puro hartazgo: la próxima vez que intervenga, espero que sea para hacer un comentario positivo.

  21. Cualquier comentario será bienvenido…

  22. Gracias Mei por los interesantes comentarios y a todos los demas. Anoche tuve el place de oir la funccion por radio y me encanto! No habia oido en esos papeles a la mayoria de los cantantes y fue muy agradable….algunos ruidos habia casi constantemente que se me hicieron algo molestos pero prefiero no saber a que se debian 😉 A mi me gustan la mayoria de las veces las producciones dichas “modernas” solo que no me molan las ganas de chocar por lo escatologico o asqueroso. Hay mas medios de espresarse y ademas no veo porque lo sensual de Mozart tiene que ser algo tan..inelegante… pero bueno no esta mal en principio renovar y cambiar, sino acabariamos aburridisimos en la 30 o 50 funccion de lo mismo 🙂 Ademas interesante, la propuesta d DG de este ano en Sazburg parece haber ido por una tematica algo similar… Pero tambien segun lo que oi un buen reparto puede, hasta a pesar de la puesta en escena dejar un buenisimo recuerdo musical 🙂

    Saluditos y perdona que haya tardado en llegar aqui 😉

  23. Bienvenida, Hariclea… Nunca es tarde si la dicha es buena… 😉

  24. Buenas, soy nuevo aquí supongo. Soy un chico de Valencia que fue a Barcelona el día 30 de julio para ver la ópera. Me encanta esta ópera. Lógicamente fui solito porque no he sido capaz de encontrar a nadie tan friki como para acompañarme en esto, qué le vamos a hacer jeje. Yo no sabía nada de como iba a ser la puesta en escena. Pensaba que sería tradicional. No obstante no es la primera vez que veo un Don Giovanni moderno, recuerdo haber visto uno por TV hace años de Peter Sellars (está en el youtube) y ya aquello me gustó.
    Para mi entrar en el Liceu (era la primera vez que iba) y encontrarme este Don Giovanni ha sido una de las mejores cosas que me han pasado en la vida 😉

    A mi sencillamente me pareció genial, sublime, maravilloso. Una sensación única y un impacto en lo más profundo de mi que jamás habría sentido en una representación tradicional. ¿Puede haber algo más grande? ¿Acaso no es ese el urgente objetivo y verdadera finalidad de todo arte? Golpear nuestra alma y hacer despertar el dormido y anestesiado corazón del mundo del sueño de locura de seriedad, civilización y supuesta “sensatez” en el que vive Llaman sensatez y civilización a la mayor parte de la gente muriendo de hambre y enfermedad, guerras absurdas, y la destrucción del planeta :-S

    No entiendo a esas personas que tratan de econtrarle una coherencia y lógica lineal a todo para justificar su validez, y lo que es más grave, para permitirse disfrutar de algo. ¡Ese es precisamente el error y la anestesia del mundo! Son aburridos y aguafiestas como ellos mismos. ¿Me pregunto si se paran a pensar alguna vez simplemente en lo que sienten dentro de ellos? O peor aún, si acaso sienten algo. Simplemente permitirse tener emociones y dejarse llevar por ellas, disfrutarlas. Ah pero no, resulta que según ellos tenemos que cortar con esa emoción que nos está haciendo disfrutar porque resulta que si la letra no coincide con lo que hacen los actores, que si Don Giovanni tenía que haber desaparecido en la penútima escena, que si se ha perdido el sentido original …. ¡¡por favorrr!!
    Además no sé que obsesión con ser fiel a la letra y la escena, si todo el mundo sabe que lo más importante en la ópera no es la letra ni la escena, sino la música. Hasta el punto de que aunque la letra y la escena sean mediocres, absurdas o contradictorias (de hecho suelen serlo), la magia de la música por si sola las rescata, dignifica y eleva hasta el infinito. Esto no es teatro sino ópera. Y en la música no se ha cambiado ni una sola nota que yo sepa. Mozart puede descansar tranquilo en su tumba. Por tanto, carece de importancia. Y en cualquier caso, ¿qué importa eso si el arte nos hace disfrutar y nos conmueve?

    A mi esta representación me ha hecho disfrutar muchísimo y me ha conmovido hasta la médula. Creo que por primera vez en mi vida he entendido el sentido del Don Giovanni y lo he vivido intensamente. Desde el primer momento en que sale del coche subiéndose la bragueta, tirando un condón al suelo, bebiendo, snifando y dejándolo todo hecho un desastre y desorden (incluídos los sentimientos de los demás y el suyo propio) entiendes claramente lo que es, ¡¡es un puto cabrón vicioso!! ¡¡Por fin lo ves claramente!!. El don Juan es simplemente eso, un libertino. Uno de tantos que puedes encontrar en una discoteca hoy día. Yo nunca hubiera captado dicha sensación si me sacan a un tio vestido con pelucas y plumas la verdad. No te da la imagen de un cabrón, quizá en el siglo XVIII la diera, pero hoy día no.
    Y lo de doña Elvira compradora compulsiva, pues sencillamente genial. ¿Quién no conoce a alguien que haya intentado curar su mal de amores fundiéndose la tarjeta de crédito en un centro comercial?
    Las escenas de sexo y obscenas: pues ayudan a llamar la atención y a impactar profundamente el ánimo del espectador, y eso unido a la fuerza de la música crea sensaciones únicas y hermosas. Muchas veces lo que hubiera quedado en una escena obscena, de mal gusto y chabacana, con la magia de la música se eleva al cielo de lo divino. Por ejemplo, el aria de doña Ana cuando a la vez la está penetrando el novio es sublime. Porque precisamente esos momentos coinciden con las coloraturas o ‘gorgoritos’ del aria, es decir, se supone que coinciden con el momento del orgasmo. ¿Puede haber algo más grande? Yo lloré. Y al que no le guste que no mire , pero será que nunca ha tenido un orgasmo, porque vamos es bellísimo. Me da igual que la letra de la canción diga que los dos tenían que ser más castos que un eunuco. Es que un momento tan intenso y divino como ese que se ofrece al espectador, justifica cualquier licencia en la escena.

    Y el final es increíble, apoteósico. Todo ese desastre lanzándose cereales, sangría y huevos, ese comportamiento inmaduro, adolescente, casi infantil, pero en hombres adultos, todo ese desorden que es el reflejo del propio desorden interior del don Juan, que no quiere madurar. Aunque compadezco a los encargados de la limpieza que después tengan que limpiar el escenario, toda esa locura acompañada de la música de Mozart no tiene precio. Es un momento único y sublime que de otro modo no hubiera sido posible.

    ¿Que Mozart y Da Ponte no hubieran estado de acuerdo? Pues eso habría que preguntárselo a ellos. Seguramente en su época no les habrían dejado hacerlo pero ¿quien te dice a ti que no se hubieran quedado con las ganas? jaja
    No hace falta irse tan lejos en el tiempo: simplemente aquí, en la ópera de Valencia una representación así es impensable. La última vez que fui a la ópera de Valencia en marzo para ver las bodas de Fígaro, con deciros que tenía sentado un señor al lado hablando de sus cosas antes de empezar la ópera: “que asco hoy día, desnudos por todas partes y maricones y lesbianas saliendo por la televisión” y la mayoría de la gente en ese plan. Claro, a ese hombre le pones lo del condón de Don Juan, las escenitas de sexo y los tíos en calzoncillos del Liceu de Barcelona y le da un infarto 😉
    ¡bien por el Liceu!

  25. Por cierto si alguien sabe si van a editar y vender esta representación en la tienda del liceu que lo diga o si la tiene que la comparta. No puedo vivir sin verla otra vez. Yo me compré la que vendían de la vez anterior, pero no me gustó tanto como esta y encima se me ha roto el primer DVD :…(

  26. Hola, hector, gracias por tus comentarios… Me alegro que tú también disfrutaras de la representación…

    Tus comentarios me han llevado al artículo de ayer en El País, Ópera de siempre, ópera de hoy, de Vela del Campo acerca de a quién debe contentar la ópera hoy en día, al público de “siempre” o al nuevo público…

    Lo que no podemos negar es que, afortunadamente, la ópera está más viva que nunca…

    En cuanto a la edicción en DVD de esta tanda de funciones lo veo difícil teniendo en cuenta que ya se editó cuando se estrenó la producción… quizá con un poco de suerte la retransmitan por el canal 33 algún dia de estos…

  27. Hola de nuevo,

    Como me parece ver en el comentario de Hector algunas alusiones a mi nota del 28 de julio, me gustaría puntualizar algunos temas.

    En primer lugar, me alegro sinceramente de que muchos disfrutaseis de la representación: mejor para vosotros. Como os podéis imaginar, mi intención al comprar la entrada y desplazarme a Barcelona no era “pillar un cabreo”, sino disfrutar de la ópera. En mi caso, no pudo ser…

    En segundo lugar, debo decir que, con menos de cuarenta años, no me considero “público de siempre”. Mis gustos musicales no se limitan a la ópera ni me considero cerrado a nuevas experiencias o tendencias artísticas. Pero tampoco me complace todo lo “innovador”.

    Dicho esto, de la “versión” de Bieito no me quejo ni del “feismo” ni de la vulgaridad ni de la pornografía: entiendo que es una opción que puede gustar más o menos, pero como opción es totalmente válida. De lo que me quejo es de que se empeñe en cambiar el sentido de la obra, convirtiendo en simple fábula moral lo que en origen era una profunda crítica social. Y me quejo sobre todo porque el sentido original se podría haber trasladado perfectamente a nuestra época, sin tocar el “estilo” elegido por Bieito. Hubiese bastado con un análisis un poco más profundo de la obra. Al cambiar el sentido de la obra y la naturaleza de los personajes, toda la representación se convierte en un absurdo.

    En lo que sí estoy radicalmente en desacuerdo con Hector es en que lo más importante de la ópera sea la música: la ópera es drama y música, es un conjunto indisoluble. Por supuesto, podemos escuchar la música o leer el libreto por separado y disfrutarlos, pero es en la representación donde la ópera se manifiesta plenamente. El compositor no compone “cualquier música” y la “pega” a “cualquier letra”: hay obviamente una armonía entre lo que el personaje siente, lo que dice, y la música que le acompaña. En mi opinión, Bieito destroza esa armonía, y también en mi opinión, no tiene derecho a hacerlo.

    Posiblemente muchos compositores han primado claramente la música sobre el drama, han utilizado la ópera como un vehículo musical más, pero desde luego ese no es el caso de Mozart, como se evidencia en obras como La Flauta Mágica o el mismo Don Giovanni. Mozart cargaba sus óperas de contenido, lanzaba duras críticas sociales y hacía auténticas declaraciones de principios. Y era muy valiente al hacerlo (pensemos en el “Viva la Libertad” del Don Giovanni), mucho más de Bieito, que sólo se juega algunas críticas (que le vienen muy bien, por cierto).

    Como conclusión, permitidme decir que la posibilidad de que la representación de Bieito provoque un infarto a un “viejo carca” no dice nada a favor de la representación: eso no la hace buena. Escandalizar a ciertas personas es extremadamente fácil, mucho más que trasladar una obra maestra al presente y salir airoso… Claro que si el objetivo era solo escandalizar a la “vieja guardia”, entonces… ¡¡enhorabuena!!

  28. Bueno Lucas, quizá no había entendido bien por donde iban tus quejas. Yo pensabas que te quejabas por lo de las escenas warrillas, pero al volver a leer tu comentario entiendo que es por algo más profundo. Básicamente lo que no te gusta es que se ha perdido el sentido original de los personajes, salvo el de Doña Elvira que creo que es el único que te ha gustado (y a mi también) porque sigue siendo la misma desequilibrada actualizada a la época actual con lo de ir de compras y comer 😛
    Y el comendador también te habrá gustado supongo, ya que es el único que se desmarca del resto de personajes (es el único que no se come un rosco el pobre jeje, es broma :P).

    Pero yo creo que lo que tú pides es imposible. No se puede hacer una crítica igual si ambientas la ópera en la época actual que en el siglo XVIII. Lo de Dª Elvira era fácil, porque afortunadamente lo del mal de amores es un tema atemporal. Pero por ejemplo lo de Dª Ana y D. Octavio mojigatos y que llegan vírgenes al matrimonio no hubiera resultado creíble. Ya sé que hoy en día siguen existiendo personas que piensan así, pero la diferencia es que no necesitan ser criticados, puesto que la sociedad actual ya los denosta y ridiculiza (por ej acuérdate del video de amo a Laura), justo al revés de lo que pasaba en la época de Mozart. Entonces no pegaría criticar algo que ya está de por sí devaluado. Hoy ya no se obliga a nadie a llegar virgen al matrimonio, más bien al contrario. Entonces critiquemos eso otro.

    Porque lo que sí podemos hacer es criticar cosas que hoy día constituyen una moda o un valor social excesivamente encumbrado y que sin embargo no son más que un síntoma de nuestra propia mediocridad: por ej el hedonismo, el consumismo, las drogas, el egoísmo, la obsesión por el sexo sin sentimiento, el sentimiento de infelicidad y vacío a pesar de tener todas las necesidades materiales cubiertas, la gente hortera, la vulgaridad y el frikismo, la comida basura etc…

    O hacemos eso, o nos quedamos con la representación tradicional.

    ¡Por favooooor! Que saquen a la venta el DVD, este es mucho mejor que el otroooo!

  1. Pingback: Keenlyside the King, the first, the best « IN FERNEM LAND

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: