Lo que nos dejó el verano (1)

Mientras que en los grandes festivales de verano, donde los precios de las butacas de platea no bajan de 300€, se pasean señoras trajeadas y señores en esmoquin, como por ejemplo en Salzburgo, hay otros sitios donde los festivales son más distendidos.

Como muestra el Ravello Festival, en la costa amalfitana italiana. El festival es veterano ya que se inició en 1953 en honor de Richard Wagner. Ravello ha sido históricamente un destino popular entre artistas, músicos y escritores. Wagner fue uno de los visitantes ilustres de Ravello, donde encontró la inspiración para Parsifal.

El pasado 11 de Agosto el festival contaba con la participación de la orquesta West-Eastern Divan bajo la dirección de Daniel Barenboim en un programa dedicado íntegramente a Wagner.

Veamos Liebstod (16 min.) de Tristan und Isolde interpretada por una espléndida Waltraud Meier en uno de sus papeles emblemáticos. Barenboim quizá sea uno de los mejores directores de Wagner de la actualidad. Cuando se le ve dirigir y se ve la atención de los jóvenes intérpretes que siguen en todo momento sus indicaciones se entiende que los resultados sean excelentes.

Perdonad algunas deficiencias de la grabación, atribuibles a la retransmisión de Arte.

Ver Meier como Isolde.

Publicado el 2 septiembre 2008 en Sin categoría y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 7 comentarios.

  1. MARAVILLOSO!!! Es verdad lo que dices, cómo lo miran los chavales, es emocionante. Para mí fue una experiencia preciosa poder disfrutar en vivo del trabajo del maestro, incluyendo las pruebas de sonido con sus indicaciones aquí o allá a los chicos (que son jovencísimos!!). Verlo es un espectáculo… y ya no digamos escucharlo. Hasta ahora, en mi corto periplo wagneriano, la ópera que más veces y en más versiones he escuchado es La Walkiria (tengo ya una pequeña colección, jeje), y en sus manos la belleza se multiplicaba hasta el límite de lo soportable. Aún me emociono de recordarlo. En este vídeo, además, está ELLA, la diosa wagneriana, mi Isolde y mi Sieglinde, inmensa como siempre. Y el escenario natural no es moco de pavo!!

    Estoy contando los días y las horas para volver a escuchar a Barenboim, su Wagner que no se parece a ninguno, y para colmo con la Meier, y con Pape, y, y… es que ni me atrevo a decir el nombre que queda por miedo a que se deshaga el encantamiento como en La Cenicienta. LAS SALEEEEEEEEEEEES!!!!!

    Viva Barenboim!!!

  2. ¡Menuda suerte…! ¿Quién te iba a decir que volverías a ver al dream team (Meier, Domingo, Pape) de nuevo…? La mayor diferencia, a mejor, va a estar en el foso, con la orquesta y la dirección…

    Si ya lo pasamos bien en el Liceu ni quiero pensar lo que será el Parsifal de Berlín…

    PS: Para mí que esto de Berlín es porque se lo pasaron los tres estupendamente en Barcelona…😉

  3. Gracias por la grabación !

    Alguien sabe si el concierto está disponible en Rapidshare?

    Daniel
    Barcelona

  4. Hola Daniel, habrá que investigar…

  5. Qué bien empieza la temporada Mei, después del post de ayer; del furore handeliano, hoy Meier-Baremboin y Tristán…qué estupendo rencuentro!!!

    Esta es posiblemente una de las músicas más conmovedoras que se han escrito, al menos para mí; siempre que la escucho me emociona. No importa las veces que lo haga como dicen los ingleses siempre “me toca”

    Estoy de acuerdo contigo; Barenboim está actualmente entre sus mejores directores -siguiendo tu moderación evitaré decir que es el mejor para huir de la polémica- Él es capaz de sacar todos sus matices, de captar toda su fuerza y expresividad. Quizás, Baremboin sea de los pocos que sabe encontrar ese equilibrio tan difícil en un lenguaje emociones distinguiendo intensidad de exageración o exceso

    No sé si recuerdas una entrevista que le hicieron en el País a Waltraud Meier. Decía algo sobre Barenboim que me gustó mucho; “Conozco su Tristán… desde hace 21 años y también cambia, se engrandece en los detalles. Hay veces que me sorprenden los sonidos de la orquesta. Pero, por encima de todo, él sabe que se trata de una ópera que conjuga como ninguna emoción e intelecto. Él dice que hay que pensarla con el corazón y sentirla con la cabeza”

    Cómo se hace eso de pensar con el corazón y sentir con la cabeza no lo sé muy bien, pero es obvio que el resultado, en su caso, es fantástico. Pues y afortunadamente, parece que este señor tan aventajado; capaz de encontrarle nuevas utilidades al corazón y a la cabeza repite su Tristán en febrero, en Milán…qué tentación más irresistible.

    Gracie mille, Mei.

  6. Què l’hi hauré fet a l’esperit de Wagner que m’avorreix fins a l’exasperació i, en canvi, em porta, com és en aquest cas, al límit màxim de l’emoció? Fantàstic video, Mei. Gràcies!

  7. Ay, Assai, espero ponerme al dia con el Wagner de Barenboim, empezaremos con Tristan y el año que viene Parsifal… Seguro que será emocionante…

    Assur, em sembla que a tu el que et va és Wagner amb comptagotes, els trossets sublims per entendren’s…😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: