Don Giovanni, ROH (cine)

Ayer presencié la inauguración de la temporada de la ROH en retransmisión directa en cines. Lástima que hubiera tantos problemas con la señal que llegaba desde Londres. Espero que en las siguientes retransmisiones no haya estos problemas técnicos porque si te pillan en el momento más inoportuno te fastidian toda la ópera.

Yo pensaba que el público que asistía a la retransmisión era más melómano de lo que al final fue. En concreto en el Icaria Yelmo lo primero que ví fue a una espectadora pertrechada con combo Jumbo, palomitas gigantes y bebida gigante, para seguir la función. No fué la única, hubo otros que optaron por seguir la ópera con palomitas, por suerte estaban sentados lejos de mí.

A destacar de la retransmisión fue contar como anfitrión a Antonio Pappano que nos introdujo la ópera y que en el intermedio entrevistó a Sir Charles Mackerras. Fueron muy interesantes sus comentarios sobre su dirección de orquesta y cómo había usado trompetas de llaves en lugar de unas de pistones.

En cuanto al reparto, como ya hemos comentado, se anunció una indisposición respiratoria de Marina Poplavskaya. Esa indisposición se evidenció en las arias de más compromiso de Donna Anna. En Or sai chi l’honore ya se pusieron en evidencia los problemillas que se convertieron en auténticos problemas en Non mi dir.

Ramón Vargas fué un buen Don Ottavio y aunque cantó bien no me acabó de llegar. Robert Gleadow fue un correcto y convincente Massetto. Miah Persson me pareció una correcta Zerlina que no me llegó a convencer en el papel, me parece que le faltaron matices a su parte. Eric Halfvarson como Commendatore estuvo correcto, de hecho me gustó más Groissböck que le tuvimos en el GTL la pasada temporada.

En cuanto a Simon Keenlyside y Kyle Ketelsen estuvieron al mismo nivel que en sus funciones en el GTL, incluso desde el punto de vista actoral. Quizá en esta producción se hicieron más evidentes algunos problemas de emisión en Keenlyside. En la producción del Bieito podrían ser achacables a la dirección escénica pero que en esta producción no se podían dejar de notar.

Joyce DiDonato como Donna Elvira no nos decepcionó en su debut. Es una gran artista y hace suyos cada uno de los papeles que interpreta. Hizo una gran primera escena y un estupendo Mi tradì quell’alma ingrata. Supo a dar a cada una de sus escenas los matices adecuados sin llegar a ser exagerada. Casi se podría decir que fue la mejor de la noche, que ya es.

La puesta de escena de Francesca Zambello me decepcionó un poco. Al disponer sólo de fotos del último acto que es el más espectacular de todos creí que la espectacularidad sería aplicable a todos los actos. Esta producción queda encerrada, prácticamente, en una caja que sirve para todo desaprovechando el resto del escenario.

Comentar que la imagen de la Macarena, intuyo, que aparece en escena, que es la única referencia española dentro de la escenografía, no aporta nada a la producción porque el tema de la religión no se toca en la dramaturgia.

Espero que el próximo viernes el reparto esté en perfecto estado físico y sin los nervios del estreno y que la función sea muy disfrutable. Ya os contaré.

Ver Don Giovanni, ROH.

Anuncios

Publicado el 9 septiembre 2008 en Sin categoría y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 14 comentarios.

  1. Ahora que releo lo del Escamillo de Ketelsen para el 2011 no me cuadra… ¿Carmen no era para el 2010…? Habrá que preguntarle…

  2. Gracias por tus comentarios, dandini… Espero tus crónicas metropolitanas… 🙂

  3. Una memorable experiencia y un reparto de auténtico lujo.La sorpresa de la noche fue la Elvira de Joyce di Donato con absoluto dominio de los registros interpretativos: amor,dulzura,venganza,ira.Fraseo auténticamente mozartiano,agudos,graves,coloratura ,afinación,linea de canto,etc.A esto se le llama entrar por la puerta grande en el club de las grandes mozartianas.A similar nivel podemos situar al Leporello de Kyle Ketelsen que parece nacido para interpretar este rol.Voz hermosa bien timbrada,rica en armónicos y linea de canto mozartiana.Recitativos a la Terfel con constante búsqueda de la expresión y dicción italiana perfecta.Excelente el Don Giovanni de Simon Keenlyside en las partes cantadas,con un recitado de menor calidad y algo mate.En Noviembre veré en este rol a Schrott y ya os contaré…Magnífico el Don Ottavio de Ramon Vargas.Si bien su timbre ha perdido algo de luminosidad,su estilo y su fiato permanecen excelentes y se permitió en las arias unas variaciones de gusto exquisito con agudo intercalado.Muy bien la Zerlina de Miah Persson musical y expresiva pero con algun problema en el forte del concertante.La Donna Anna de Marina Poplavskaya se anunció indispuesta pero mostró una voz de gran calidad algo parca en emociones y con tendencia al cansancio al final de las arias.Eric Halfvarson tiene una voz importante pero con tendencia a la oscilación y por último mencionar al adecuadísimo Massetto de Robert Gleadow.Notable la dirección de Charles Mackerras sin ser genial pero con unos tempi siempre adecuados.Siempre me ha parecido especialmente dificil la puesta en escena del Don Giovanni.La progresión de las escenas queda a menudo deshilachada y da la impresión de ser una progrsión de arias separadas sin demasiada conexión.La puesta en escena de Francesca Zambello tiene momentos muy bellos especialmente el final del primer acto y la muerte del protagonista que contrastan con otros momentos de poco interes. que a mi entender relajan el nivel de atención del público.Por último mencionar un detalle bonito . Al final del espectáculo y tras recibir una merecida ovación en solitario Simon Keenlyside corrió a abrazar al amigo Kyle Ketelsen que por cierto cantará Escamillo en el Liceu en Julio de 2011.

  4. Por cierto: es un placer polemizar contigo, Mei. 😉

  5. Sí, ya veo que te gusta polemizar, Lucas… 😉

    En efecto la relazación de cualquier espectácula musical televiso tiene unos aspectos técnicos que hay que considerar… Naturalmente como bien dices se trata de otro tamiz añadido debido al discurso narrativo cinematográfico…

    En este caso el problema que se plantea es que cuando se realizan planos cortos cambiamos la perspectiva del que ve el espectáculo y eso no debe afectar a cómo lo oímos…

    Supongo que el realizador de sonido, para evitar ruidos innecesarios, inhabilitará los canales de audio de aquellos que no estén cantando en ese momento… También debe tenerse en cuenta el estéreo… En fin, que no es para despreciar…

  6. A mi, en cambio, me gusta polemizar (como ya habrás notado) 🙂

    Por supuesto, es dificil definir las fronteras que un regista o un director pueden o no pueden cruzar a la hora de adaptar una obra: para mí, hacer un ruido deliberado mientras un intérprete canta debería ser inadmisible, pero lógicamente es sólo mi opinión, me temo que sin mucho peso en el mundo de la ópera.

    En cuanto al acercamiento del público, no estoy muy seguro que los espectadores de Bieito estén dando realmente un primer paso en el mundo de la ópera: creo que muchos de ellos acuden al reclamo de la transgresión y el escándalo, y no se si asistirían a una representación tradicional. En cambio, el espectador del cine puede descubrir un mundo nuevo al que antes se había cerrado: posiblemente el paso siguiente no sea ir al Liceu, sino bajarse la película de internet o escuchar alguna otra obra de Mozart, y más adelante…

    A riesgo de resultar pesadísimo, contaré mi propio caso: cuando yo era niño, en mi casa no se oía nada anterior a Mozart ni poserior a Schubert. Un buen día vi la película “Excalibur” y me quedé impresionado por el “Oh, Fortuna!”. Estaba tan convencido de que era de Wagner, que escuché todo lo que caía en mis manos y me tragué todo el ciclo de Bayreuth de ese año, sólo para localizar ese tema… Cuando descubrí Carmina Burana, ya era un wagneriano irrecuperable…

    ¡Ah, y por último!: ¿por qué le niegas al realizador de sonido el derecho que otorgas al regista y al director? Simplemente, ahora tenemos un tamiz más 🙂

  7. No quisiera polemizar, Lucas, pero está claro que los autores de obras escénicas siempre se ven en algún grado pasados por el tamiz de las direcciones, escénicas y musicales…

    Regista y director no serán los autores de la obra pero si tuviéramos que tener al libretista y al compositor a mano no podríamos ver representadas sus obras en la acutalidad…

    Por otra parte creo que éste debiera ser el primer paso para de acercamiento para el público, que sea el trampolín para ir a ver ópera en directo… Personalmente creo más interesante el nuevo público que se acercó a ver el DG del GTL porque seguramente esos sí volverán al teatro…

    La retransmisión tiene el inconveniente de que no escuchamos los intrumentos y las voces como el teatro porque es el realizador de sonido quién decide cómo se van a oír las voces y la orquesta… De hecho durante la retransmisión hubo varios momentos en que el cantante que estaba en primer plano se le oía lejos…

  8. Bueno, en realidad, no estoy muy deacuerdo contigo, Mai. Desde mi punto de vista, quienes tendrían que haberlo previsto son el compositor y el libretista: como no considero que el director y el registra sean autores de la obra, me parece que están tan poco autorizados a meter ruidos como el espectador de la fila 7…

    Por otro lado, supongo que uno de los objetivos de llevar la ópera al cine es, precisamente, que imponga menos, es decir, que invite a acercarse a personas que, por diferentes motivos, no entrarían en un teatro. En realidad, si hablamos de acercar la ópera a nuestro tiempo, esta es una medida mucho más efectiva que las actualizaciones de Bieitos y similares: hace uso de los medios tecnológicos y de distribución actuales, y neutraliza cualquier reminiscencia elitista.

    Eso sí: espero no volverme el viernes con un segundo disgusto, por causa de los “medios tecnológicos” 😦

  9. Bueno, Lucas, tendrás que convenir conmigo que una cosa es ver y oír lo que prevén el regista y el director de orquesta, que forma parte del espectáculo, y otra cosa es tener que soportar los ruidos que hace el público por su cuenta (toser y demás), que no forman parte del espectáculo… 😉

    Coincido en que esta es una oportunidad para que se acerque nuevo público… Aunque a veces pienso que ir a un cine impone menos que ir a la ópera, sobre todo si te dejan entrar bebidas en la sala…

  10. Tengo la intención de verlo el viernes que viene, a ver si me “desquito” del de Bieito… Supongo también que las palomitas, por mucho que molesten, molestarán menos que los cereales, los huevos y las sartenes en el escenario del GTL… ¿o es que el ruido sólo molesta cuando se produce a este lado del escenario? 😉

    Por cierto, Mei, eso de los “comedores de palomitas” me recuerda a tu referencia en Don Giovanni #123 al “público de siempre” vs. “nuevo público”. Yo creo que es loable que estos espectadores se acerquen valientemente a una ópera como Don Giovanni, aunque sea parapetándose detrás de un cubo de palomitas.

  11. Pues nosotros en Madrid también tuvimos algún problemilla, aunque mereció la pena. Es cierto que Keenlyside tuvo problemas y a ratos se le notaba rasposillo, pero hubo partes sublimes… con todo, yo quiero uno para Reyes 😎

    Nuestra Joyce se salió, estuvo impresionante y conmovedora… y ojo a Ketelsen, pedazo de bajo barítonooooooo!!! El montaje me encantó, aunque lo mejor con diferencia el final. Espectacular, con decir que le hace justicia a la música está todo dicho.Y la Macarena, pues será un guiño a nuestro burlador de Sevilla, que yo personalmente ví con agrado 😀

    MOZART=DIOS

    Ya contarás cómo suenan en vivo, y si las llamas impresionan tanto como parece!!!

  12. Gracias por los comentarios sobre el cine, Teresa… De momento me parece que voy a tener que tachar de la lista al Icaria Yelmo

  13. Qué lástima lo de la señal, Mei. Los Yelmo Icaria suelen tener, también en las pelis, bastantes deficiencias de imagen y sonido, yo opto sólo por ir cuando lo que me interesa no lo hacen, en V.O., en ningún otro sitio.

    En el Cinesa Diagonal la señal (imagen y sonido) estuvo perfecta. Sólo salió un momento, en medio de la pantalla, un recuadro diciendo que la señal era deficiente, pero duró menos de un segundo, fué una falsa alarma. No vi a nadie con palomitas, y si, en el entreacto, con copa de cava en la mano, para todos los presentes.

    Y las butacas son inmensamente más cómodas en la antigua sede de Piscinas y Deportes…

    O sea que, a la próxima, súbete pa’rriba, Mei !

    Totalmente de acuerdo en tus apreciaciones sobre los cantantes y la escenografia. Yo disfruté muchísimo, y me parece una iniciativa que va a tener un gran éxito en el futuro, aunque igual depende del poder de convocatoria de la ópera que toque.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: