Tristan und Isolde, UDL

Lo más interesante de este Tristan un Isolde, era Katarina Dalayman como Isolde. Ya tenía que haber debutado este papel en el UDL esta primavera pero finalmente no cantó ninguna de las funciones previstas. Después de las buenas críticas de este verano en el Siegfried de Aix-en-Provence las expectativas eran grandes.

Y la verdad es que la soprano sueca no decepcionó. La noté muy centrada en lo que estaba haciendo y no desfalleció en ningún momento de la función. Su voz sonó fresca y sin notarse forzada, además se la oía siempre, a pesar de los forte con los que atacaba la orquesta dirigida por Baremboim. En este aspecto aventaja a la Meier (al menos en la Isolde que le oí en el Teatro Real el pasado Enero), quizá le falta rodar un poco más el personaje desde el punto de vista dramático. Así y todo algunos lloraron en su Mild und Leise del final.

Robert Gambill fue un esforzado Tristan, se vio tapado por la orquesta en numerosas ocasiones. Bastante hizo llegando hasta el final de la función con voz. En este aspecto es preferible Robert Dean Smith. Muy bien Michelle DeYoung como Brangäne, al mismo nivel que en la inauguración de La Scala, muy por encima de Mihoko Fujimura del Teatro Real.

Muy bien el resto de los intérpretes. Gerd Grochowski como Kurwenal estuvo especialmente bien en el último acto, Christof Fischesser como Rey Marke (el día anterior había sido Rocco en Fidelio) y Reiner Goldberg como Melot.

Dejo para el final el comentario sobre la orquesta, la Staatskapelle Berlin, y su director Daniel Barenboim. Hasta que no se escucha la dirección de Barenboim te das cuenta que no hay que buscar más. Nada más en el preludio se me puso la piel de gallina y eso sólo fue el principio. La verdad es que no noté nada de eso en la función del Teatro Real con Jesús López Cobos.

Foto: UDL

En cuanto a la producción de Kupfer que consiste en una gran estatua de un ángel caído, con un ala rota, y que hace las veces de múltiples espacios por donde se mueven los cantantes, supone una dificultad añadida a la labor dramática para los cantantes que siempre tenían que ir con cuidado con dónde ponían los pies para no resbalar.

Al final ovación para los cantantes, especialmente para la Dalayman, pero sin el entusiasmo de la ovación del dia anterior para la Meier, aunque las salidas para saludar fueron más numerosas. La Staatskapelle Berlin salió a saludar subida en el escenario junto a Barenboim y también recibió su buena ovación.

En definitiva, un gran Tristan und Isolde para guardar en el recuerdo. No quiero ni pensar cómo estaría ahora si hubiéramos tenido el mismo reparto del previsto Tristan del MET del próximo Noviembre. Peter Seiffert como Tristan y René Pape como Rey Marke son toda una garantía, sólo falta saber qué dará de sí la orquesta del MET.

Ver Dandini en New York.

Publicado el 10 septiembre 2008 en General y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 10 comentarios.

  1. Fantástico Mei.
    Wagner, Tristan und Isolde, Baremboin y la orquesta de la UDL + Dalayman, todo eso juntito es de recliantorio, pero que Gambill persista en hacer Tristan es un atentado y que un teatro como la UDL lo contrate, más aun.
    Recordemos que ese presunto tenor wagneriano, ha desgraciado un DVD de la producción de Glyndebourne, con una de las dos mejores Isolda actuales, la Stemme.
    Con todo, me hubiera encantado acompañarte, como es obvio.
    😀 😀 😀

  2. Ay, ximo, es verdad, pero como ya dije el previsto era Clifton Forbis y no tengo muy claro si la cosa hubiera estado mejor…

    Nos queda el MET en Noviembre…😉

  3. Bueno, nos queda toda una vida para ver Tristanes, volverán antes de que la vida me jubile, estoy seguro.
    El problema de viajar es que vayas pensado en ver a Hepner, por ejemplo, y al final de toque Gambill. Si eso te pasa en el Liceu es horrible, pero si viajas para ver un cantante en concreto (a todos nos ha pasado) y luego cancela, es para pasarle al sustituido las dietas y el sobrecargo por daños y perjuicios.
    Por eso es más saludable viajar para ver óperas que sean de difícil visión en nuestro Liceu. Si el interés está en la ópera, es bastante improbable que te la cambien.

  4. Ximo, a veces los cambios son a mejor… Yo compré las entradas del Parsifal del UDL pensando que vería a Nikolai Schukoff y al final tendré a Domingo

    De todas formas debo confensar que lo que me motivó comprar las entradas fue que estaba en el podio Barenboim

  5. Bueno, tal y como está Domingo, no sé yo si… 🙄 🙄
    Lo que está claro es que Barenboim es reclinatoriable al más alto nivel.
    Una corrección, ¿Gambill no se llama Robert?

  6. Pues sí, se llama Robert, estaría yo pensando en Seiffert…

  7. Qué maravilla Mai, cada vez estoy más impaciente por visitar ese teatro y escuchar al MAESTRO con el otro MAESTRO y los dioses wagnerianos Pape y Meier. Cómo nos lo vamos a pasaaaaaaaaaar!!!! Viva Barenboim!!!!

  8. Lastima de la sustitucion pero de todas formas creo que el remanente justificaba un viaje y medio como mínimo.Un amigo mio que tiene Tristanofilia y ha hecho numerosos viajes a Alemania por este motivo me dijo que el mejor que ha visto es Christian Frantz , pero aún tiene pendiente a Ben Heppner.Yo por mi parte espero ver a Peter Seiffert en el Met aunque si pasa como la temporada pasada que cada dia cambiaba el reparto puedo acabar viendo al mismísimo James King.Estas cosas hay que tomárselas con sentido del humor.

  9. Como director wagneriano, creo que es en Tristan donde Barenboim da lo mejor de sí mismo.

  1. Pingback: NIKOLAI SCHUKOFF, tenor. « IN FERNEM LAND

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: