Dandini desde el Grand Théâtre de Genève

Cada año cuando llega la primavera van apareciendo las programaciones operísticas de los teatros europeos. Entonces es la hora de valorar cuál es el weekend operístico más interesante del año. Este ciclo a mi entender le tocaba al GTG y su Trilogie du diable.

Se progamaban tres óperas donde aparecia la figura del diablo o de la maldad. Ello daba rienda suelta  a la imaginación al ser esta figura: algo abstracto y diferente según la cultura, religión, nacionalidad o raíces de cada uno.

El periplo luciférico venía firmado en las tres obras por el flamante director del Théâtre Odeon de París: Olivier Py. Él es un artista muy querido en Ginebra, donde ya ha presentado varios espectáculos, alguno de los cuales ahora se reponía. Hay que decir que la imaginación y las neuronas le trabajan de maravilla junto con las hormonas, pues ofrece un auténtico bombardeo de desnudos en escena , que a mí personalmente y a los demás espectadores  pareció no malestarles en absoluto.

La primera de las obras era Der Freischütz, ausente desde hace muchos años del Liceu. La orquesta del teatro a las órdenes de John Nelson (que debutará en el Liceu en un concierto Beethoven, Barber) funcionó magníficamente tanto en los fragmentos expansivos como en aquellos camerísticos (aria de Annchen).

freischutz_gtg1Foto: GTG / Magali Dougados

Ellie Dehn (1980), como Agathe, es una soprano lírica de gran voz y buena línea de canto, que está sin duda en los albores de una gran carrera. Olga Pasiscnyk compuso una Annchen, disfrazada de chico reivindicativo que contrastaba con la naturaleza más espiritual y supersticiosa de su hermana. Vocalmente muy precisa y musical.

Nikolai Schukoff demostró grandes dotes actorales y vocales. Un nombre muy importante a seguir de cerca. A un nivel algo inferior se sitúa el Kaspar de Jaco Huijpen con algún pequeño problema en el registro agudo (parece ser que debuta en el Liceu con el Osmin de El rapto del Serrallo de la próxima temporada). Importante descubrimiento el del joven barítono suizo Rudolf Rosen, de voz rotunda, como Ottokar.

Escena lúgubre y terrorífica  que en el cuadro de la garganta del lobo se torna fuertemente impactante con la colaboración magnífica del cuerpo de baile.

La segunda obra representada, La damnation de Faust, fue la que más controversia levantó por parte del público sin duda por la aparición de múltiples escenas de carácter religioso. Empezando por el paraíso terrenal, la  famosa marcha turca húngara es la escenificación misma de la pasión de Cristo. La taberna de Brander no es más que un antro lleno de borrachos disfrazados con tutú.

Por último la caída de Faust a los infiernos es ejecutada por un doble del cantante que se desploma desde una altura considerable, para llegar a una representación de una snuff movie con gran cantidad de sangre (salsa de tomate no os asustéis). Al final una doble de Marguerite asciende a los cielos totalmente desnuda donde hallará su salvación.

A mí personalmente me pareció una puesta en escena todo lo discutible que queráis pero genial y de un nivel insólito en un teatro de ópera. Posteriormente he leído unas declaraciones de Jonas Kaufmann (él la estrenó en el año 2003) en las que se erige como un entusiasta defensor de la misma.

De los cantantes debemos destacar en primer lugar la magnífica y guapísima Elīna Garanča de voz rotunda y escasa dulzura (ya es Carmen y pronto será Amneris). Excelente Paul Groves (Faust) de voz bien timbrada y un par de esporádicos problemas en el registro agudo. Por último Willard White se muestra buen actor pero con la voz ya algo deteriorada como Méphistophélès. De nuevo gran rendimiento de la orquesta baja la batuta de John Nelson (especialista en Berlioz).

Ver Garanča canta Berlioz.

La tercera obra, Les Contes d’Hoffmann,  me pareció la menos conseguida escénicamente..Había momentos sorprendentes de humor y de imaginación como por ejemplo en el que Olympia parecia salida de una cabina porno y se llevaba a Hoffmann al piso superior ante la risa de Cochenille; la aparición  del violinista en la habitación de Antonia; la carecterización de Frantz como barbero y limpiabotas  la escenificación de la cámara mortuoria de Antonia en el sótano de la casa de Crespel, etc.

contes_gtgPhoto : GTG / Isabelle Meister

Marc Laho compuso un Hoffmann de perfecta dicción pero vocalmente de 2ª división aunque siempre correctísimo.Nicholas Cavallier hizo los villanos a un nivel similar al de Riccarda Wesseling en el rol de Giulietta. Mejor estuvo Eric Huchet en los cómicos, tanto vocal como escénicamente.

Lo mejor de la función fue la Olympia de Jane Archibald,que sustituia “au pied levé” a la anunciada Patricia Petibon.Voz ancha con fraseo muy expresivo y agudo espectacular. Como era de esperar se llevó una ovación atronadora. Por último Rachel Harnisch (habitual colaboradora de Claudio Abbado), posee una voz hermosa y dúctil , de agudo brillantísimo a la que pediría algo más de entrega en el trío final para calificar de debut espectacular. Una nota de casa: Francisco Vas hizo un espléndido Spalanzani.

Finalmente felicitar al joven maestro belga Patrick Davin que dirigió la obra con tiempos vivos y gran elocuencia lo que le aportó un éxito personal innegable.

La respuesta del público fue entusiasta en las tres funciones tanto para los solistas, la Orquesta y la regie. Sólo hubo división de opiniones bravos y abucheos para Olivier Py en La Damnation de Faust.

Por ultimo decir que fue un placer compartir estas funciones con los amigos y magníficos compañeros de viaje Pilar y Amfortas.

Dandini.

Publicado el 24 noviembre 2008 en General y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Gracias por la crónica, Dandini…

    Yo ya le tenía echado el ojo a esta trilogía pero los previsibles imponderables hospitalarios me hicieron desistir, aunque puedo dar fe que las entradas de fin de semanan se vendieron enseguida…

    PS: Me falta poner una foto de Kaufmann, espero poderla durante esta noche…

  2. Jo, vaya programazo, cómo me hubiera gustado poder asistir. Por cierto, una puntualización, la marcha de La damnation de Faust es húngara y no turca.

  3. Gracias por la correción, Titus…

  4. Una crònica molt maca que afegeix a la bellesa dels espectacles l’encant del corresponsal i la companyia del seu col·lega Amfortas i de la sempre recordada Pilar.

  5. Interessant programa i excel•lent companyia per veure’l.

    Ja m’hagués agradat ja…tot i que els despullats, que no em molesten gens, m’agraden més a la platja, doncs els associo més al plaer i al benestar que al càstig infernal, però crec que això forma part de la educació repressora que identifica plaer amb pecat.

    A Der Freischutz i als Contes, bé, son ganes de donar de menjar a la figuració del teatre, no ho sé, però si en Matabosch ha vist la Trilogia, potser ens caurà alguna, això si, si el Consell Assessor li passa.

  6. Moltes gràcies a tots pels vostres comentaris.Aquest cap de setmana vaig a Nova York a veure familia i òpera.Així doncs aviat enviaré al blog una nova crónica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: