Don Carlo, La Scala

Por momentos he pensado que no podría hacer la crónica de la función inaugural de la temporada de La Scala. El conjunto me ha parecido algo soporífero y con un reparto tan irregular, por ser suave, que he estado a punto de irme a leer o a dormir. Visto lo visto quizá es lo que tendría que haber hecho.

No sé cómo habrá sido la retransmisión por cine pero la realización de Patrizia Carmine para el canal francoalemán Arte ha sido penosa, ¿se trataba de su primera ópera?, con unos cambios de plano de lo más feo. Se ha empeñado en ofrecernos planos muy lejanos, como si estuviéramos en el loggione, y recrearse en exceso en primerísimos planos en detalles sin importancia.

Muchas veces los planos no tenían el foco donde debía estar. Me ha parecido una realización improvisada y con pocos medios, pocas cámaras para ofrecernos con más detalle lo que sucedía en escena.

La puesta en escena de Stéphane Braunschweigme ha parecido aburrida y reiterativa en su dramaturgia con la inclusión de dobles de los personajes interpretados por niños. El vestuario me ha parecido poco acorde con la corte española, más en consonancia a una corte francesa por lo colorido. El auto de fe me ha parecido raro con los ajusticiados con cucuruchos y el pueblo con ropas del siglo XIX o principios del XX, ¿qué quería decir?

En cuanto a los cantantes decir que el sustituto Stuart Neill empezó descolocado, luego mejoró, hasta que llegó al dúo final con Posa donde empezó soltando un gallo. La verdad es que este dúo fue un poco triste. El barítono, Dalibor Jenis, no es para recordar. Ferrucio Furlanetto con la voz muy gastada sus graves no dan para el aria Ella giammai m’amò, por lo que recibió su ración de abucheos.

A Fiorenza Cedolins no la ví muy centrada como Elisabetta. No me gustó en Tu che la vanità. Quizá el estado de sus compañeros de repartos masculinos se le contagió. Casi que lo mejor de la noche fue Dolora Zajick con un O don Fatale que tampoco fue de traca pero que en comparación de lo que estaba ocurriendo en escena lo pareció.

La dirección de Daniele Gatti me pareció muy lenta, quizá para ayudar a los cantantes. Recibió su buena tanda de abucheos al volver al fin de la primera parte. La puesta en escena también se llevó su tanda de abucheos.

Creo que el polémico Don Carlos de Konwitschny que vimos en Febrero de 2007 en el GTL fue mucho mejor que esté, si exceptuamos a Franco Farina.

Si este es el nivel del llamado primer teatro de ópera del mundo, por lo menos en lo que respecta a Verdi, no sé lo que pasará cuando La Scala empiece a acusar la falta de financiación pública prevista por el gobierno de Silvio Berlusconi. Si ahora ya le cuesta encontrar tenores para sus producciones no sé lo que pasará en el futuro.

El País: Un ‘Don Carlo’ austero divide La Scala.

Anuncios

Publicado el 8 diciembre 2008 en Sin categoría y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. Don Carlo está gafada en La Scala; no es la primera vez que queda entre bodrio y/o muermo…

  2. Gracias por la aclaración, Benigno, la Santa Inquisición no es mi fuerte… 😉

    Hola, jose, creo que a Neill no se le podía pedir más… Aunque debo decir que afortunadamente para él la dirección era muy estática, lo que contribuyó sin duda al aburrimiento del personal…

  3. yo escuche el don carlo de ayer y debo decir que aburricion sinceramente se de las malas criticas que tuvo villazon cuando lo canto en el covent garden londinense pero lo prefiero mil veces a Stuart Neill me parecio no tuvo ese apasionamiento que hay que tener para interpretar al personaje de carlo y tambien me hiso pensar en que lejos quedo ese carlo que hiso Placido domingo en la scala

  4. Una pequeña aclaración respecto al tema del capirote.En los autos de fe,el condenado era sometido a escarnio público llevando un sambenito -una especie de gran escapulario a modo de poncho- y un capirote en la cabeza.El cucurucho de cartón se revestía de lienzo blanco y solía formar un todo con el sambenito.El significado penitencial de esta práctica pervive en las vestimentas de los cofrades de la Semana Santa.Un abrazo.

  5. Yo debería haber hecho lo mismo, Javier, y haber seguido con Stieg Larsson… Debo decirte que en el Don Fatale es donde la Zajick estuvo mejor…

  6. Luego del patético duo de Eboli y Don Carlo en el tercer acto (creo), decidí retomar mi lectura de Dickens que me divertía mucho más que esta aburridísima producción.

    Tu crítica me parece acertada, quizás un poco benevolente con la Zajick, de quien esperaba mucho más, pero que no llegué a escuchar en su don Fatale. ¿Dónde está la actriz que me descolocó en la grabación de Aida con Domingo?

    En fin…

  7. Marga, los que son capaces de pagar 2400 € no sé hasta qué punto les importa lo que van a ver, la verdad…

    Vaya manera de empezar la temporada…

  8. Yo al final, visto el reparto, preferí ahorrarme la entrada del cine y escucharlo en la radio. Aguanté hasta el final por las ganas de oir los abucheos y pitidos del público. Me pareció de vergüenza… y más aún considerando la pasta que se deja la gente para ir. En fin, digno de olvidar. Y visto lo visto, de agradecer que se comiesen en acto de Fontainebleau (hubiese sido alargar innecesariamente la tortura para los oídos de los espectadores).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: