Simon Bocanegra, #47

Ayer casi me pierdo la función de Simon Boccanegra. La verdad es que me olvidé completamente del tema y pensaba que era el próximo domingo. Si no llega a ser porque leí en el periódico lo del pregón del Concurso Viñas hubiera atado cabos: el domingo que yo pensaba que se daba la función de Simon Boccanegra también era la final del Viñas y eso no podía ser.

Tengo que advertir que Simon Boccanegra no es un título que me pirre, se trata de esos Verdi oscuros de los que no me acaban de gustar. Anoche se confirmó esto no consiguiendo entrar en la música, hacía tiempo que no me pasaba esto. A veces el público también puede fallar, o sea yo. Otras veces cualquier cosa nos puede gustar. Lo digo porque lo que vimos ayer por la tarde estuvo a un buen nivel.

El Simon de Anthony Michaels-Moore no fue excelente pero era el barítono que nos tocó en suerte. Quizá donde menos me gustó fue en el último acto donde perdió un poco el control. Krasimira Stoyonova fue una excelente Amelia con una excelente línea de canto que nos recordó el porqué de su éxito como Desdémona hace unas temporadas.

simon-gtlFoto: GTL / Antoni Bofill

Marcello Giordani como Adorno me pareció un tenor fiable con una voz no demasiado bonita. Es el típico cantante de la escuela italiana que es capaz de desempeñar correctamente lo que se le encomienda pero que parece un cantante de los años cincuenta. Su manera de cantar nos recuerda las grabaciones de esos años.

Giacomo Prestia resultó ser un estupendo Fiesco superándose en este papel y mejorando actuaciones previas en el teatro.

La orquesta sonó bien bajó la dirección de Paolo Carignami, quizá excesivamente fuerte en algunos momentos lo que hizo que los cantantes tuvieran que esforzarse un poco para poder ser oídos.

La escena excesivamente minimalista y pensada principalmente para el público de platea (a veces el juego de luces deslumbraba al público del anfiteatro) no me gustó especialmente.

Publicado el 12 enero 2009 en General y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 15 comentarios.

  1. Coincidim amb la imatge i no amb la valoració. A mi em va agradar força la música, encara que “fosca” és un adjectiu que li escau força. El dia que hi vaig anar Michaels-Moore va fer el contrari: fluix al començament i millorant a mesura que avançava l’òpera.

  2. Doncs ja veus, Ferran, cadascú té els seus gustos… De tota manera he de reconèixer que no estava gaire predisposta per a assistir a aquesta funció, potser en altres circumstàncies m’hagués agradat i tot…

  3. Hay que reconcer que éste es un Verdi tenebroso pero tiene numerosas páginas que me emocionan especialmente,con reminiscencias aquí y allá de Ballo,Don Carlo y Otello.Creo que el nivel musical general rayó a gran altura.La primera sorpresa fue el estado vocal absolutamente pletórico de Giacomo Prestia en su mejor rol liceísta hasta el presente.Krassimira Stoyanova nos volvió a dar un auténtico recital de belleza cánora,poseedora de un sonido que no para de seducir en toda la velada.Marcello Giordani es un poco la otra cara de la moneda.Su timbre de voz nunca me ha parecido demasiado atractivo pero caramba este señor es un tenor muy respetable que puede con todo.Apiana ,matiza,voz grande,agudo segurísimo.Por último Anthony Michaels-Moore,un barítono que prometía mucho en sus inicios(La Dueña) pasó luego unos años más discutibles con presencia de portamentos y algún sonido fijo.Actualmente pienso que ha recobrado el buen camino.Sus problemas vocales han desaparecido casi por completo,la dicción y la vocalidad reflejan un estudio muy profundo del personaje.Por último decir que el rol de Simon siempre he encontrado que pilla a los barítonos en una tesitura tensa con numeroas frases de gran extensión y en piano en una zona especialmente conflictiva.Todo ello fue resuelto en este caso con aparente facilidad.Para finalizar decir que el maestro Paolo Carignani supo mantener el pulso dramático de forma admirable pero aparecieron de vez en cuando errores sobre todo en el viento.

    • dandini, tienes razón, lo único que falló en la orquesta fue el viento…

      maria teresa, mira que a vegades algunes produccions menyspreen el públic que no pertany a la platea, a vegades enlluernant-los i d’altres fent-nos veure les intimitats de l’espectacle pels laterals…

  4. A mi en un conjunt em van agradar, sobretot la Stoyonova i el Prestia. El Macello Giordani em va agradar força, però el vaig trobar un pel cridaner en alguns aguts, en altres,en canvi el vaig trobar sensacional, potser ho feia el volum orquestra. El que no em va agradar tant van ser els intents de cremar-me la retina cada cop que s’obrien aquelles portes.

  5. Estoy contigo Mei que no es el Verdi mas deslumbrante esto ( me estoy agachando de los platos que me van a tirar varios🙂 pero tiene paginas muy bonitas. A mi especialmente el final me impresiona mucho pero requiere de mucho de parte de los protas. Si Simon y Fiesco no consiguen transmitir todo esos sentimientos la cosa acaba en aburrimiento facilmente. Yo le tengo carino por una razon especialmente: mi Amelia fue Anja Harteros🙂 Y el senor Giordani.. no pensaba yo q hacia esos papelitos despues de cantar La Damnation en el Met.. No diria que deslumbra pero es agradable y de fiar, y canta bien y seguro. Existe la palabra robusto en castellano? A mi en la Damnation que vi en cine me gusto, solo que como tu eche de menos un poco de actuacion, de expresividad, pero bueno a veces es tb es cosa de talento de actor. No vamos para nada mal servidos con su canto.

  6. Ay, qué envidia, Hariclea… Yo me quedé sin ver a la Harteros en Múnich… En cuanto a Giordani es un tenor que no defrauda, robusto podría ser una buena definición…

  7. Mei, jo estic a platea, i alguna cosa els hi dec haver fet perque m’enlluernaven de “lo lindo”…

    • Doncs llavors és pitjor del que em pensava… Jo només em vaig fixar en les enlluernades de l’anfiteatre i del segon pis…

      La veritat és que quan es posen llums dirigides cap a l’auditori sempre hi ha algú que li toca una enlluernada, la qual cosa no és gens agradable… Encara hauré de donar gràcies per ser al lateral del tercer pis…

  8. És cert que Verdi té obres millors, més brillants, i l’embolic de l’argument de Simon no ajuda gaire a arreglar la cosa. Però també té moments impressionants, com l’ària d’Amelia Come in quest’ora bruna o el final, com diu Hariclea, que és impressionant (a pesar de la mania de Verdi de fer trigar taaaant les morts dels protagonistes; els de la Gran Scena Opera van caricaturitzar-ho amb un tercer acte de La Traviata en què Violetta no acabava de morir-se mai). Nosaltres vam tenir sort amb el tenor, Neil Shicoff no va poder cantar i el substitut, Stefano Secco, se’n va sortir molt bé (i té una veu que en alguns moments em recordava el Flórez).

    Als del tercer pis, per cert, també ens van fotre alguna enlluernada i sort del vestit llarg d’Stoyanova, que amb tant de mirall una mica més i li veiem les calces (i perdoneu el comentari, és que l’escena em té bastant emprenyat!).

  9. A mí Giordani también me recuerda a los tenores de los 50, lo cual es para mí todo un elogio visto el estado en el que está su cuerda en la actualidad, al menos en repertorio verdiano. A los valencianos nos dió plantón dos veces la temporada pasada, en Don Carlo y en Turandot, ya he perdido la esperanza de verlo por aquí.

  10. EXACTO TITUS, que vengan estos tenores, que demuestran lo que es un tenor.
    Giordani es el único tenor en la actualidad que puede cantar desde el Raúl de los Hugonotes, el Arrigo de I Vespri, o el Arnoldo de Guglielmo o Guillaume Tell, a una Manon Lescaut de “traca i mocador”, como la que nos cantó hace dos temporadas en el Liceu, entre medio, todos los roles imaginables. Como los tenores de los 50, si, ¡Qué lujo!
    Que venga cuando quiera, incluso teniendo malas noches, que también las tiene, es preferible mil veces a Farina o Fraccaro.
    En todas las temporadas y teatros que se precien ser algo en este mundo de la ópera, podréis ver a Giordani y en papeles de máximo compromiso.
    El Gabriele Adorno, no es un gran rol, pero cuando el tenor es malo, se nota. Cuando es bueno, no tanto. Aún así, en algunos momentos lució unos agudos que hacía muchos años que no se escuchaban en nuestro teatro. Si eso ahora es gritar, ¡VIVA EL GRITO!
    Cuando tenía que cantar y también apianar y hacer medias voces con la Stoyanova, también lo hacía.
    Sin dudarlo, que nos lo traigan a menudo. Si lo viéramos en teatros extranjeros lo encontraríamos mejor que cantando igual en casa.

  11. Titus y Joaquim, desde luego yo también prefiero a un tenor que pueda dar bien todas las notas y que tenga un estilo un poco anticuado, al menos para mí, a uno que nos las pueda dar, por muy buena línea de canto que tenga…

    Como dice Joaquim dió sus buenos agudos, a mí no me pareció que gritase, la verdad…

  12. A mi em varen agradar tots però estic d’acord amb tu, Mei, de que Simon Boccanegra és un Verdi tirant a fosc. La musicalitat és molt elaborada però també molt igual durant tota l’òpera. És a dir: No hi vaig trobar moments culminants però tampoc cap de fluix. De tant en tant em recordava de Rigoletto però en color gris gris.

    • Doncs sí Olympia, hi ha altres Verdis més espectaculars… Però ja està bé anar passant per tots els Verdis… tots els artistes tenen obres més reixides que altres…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: