Roméo et Juliette, Dandini in Venezia

L’AVENIR C’EST NOUS

Este título es el graffiti que pinta Stephano con spray en la pared de la casa Capulet y que a mi modo de ver tiene también un significado claro de alusión al futuro de las puestas en escena operísticas, sobre todo a nivel europeo. Como nos dijeron toda la vida los clásicos se definieron así por tener un poder perenne, que no se marchita y que es adaptable a todos los periodos.

Damiano Michieletto (Venecia 1975), poseedor del Abbiati a la mejor dirección escénica por La Gazza Ladra en 2008, presenta un Roméo inmerso en las tribus urbanas actuales con muchos aciertos y muy pocos puntos discutibles.

romeo1

Foto: Teatro La Fenice / Michele Crosera

La escena presenta un plato de giradiscos gigante que se utilizará para ambientar la fiesta del 1º acto en una discoteca. Posteriormente unos auriculares gigantes servirán tanto de lecho nupcial como mortuorio para la pareja de amantes.

Salpicado de detalles de humor sin renunciar a la magia de la poesía y con momentos de inusitada belleza, creo que esta producción (cortejada por varios teatros europeos) es todo un hallazgo. Sería susceptible de mejora una mayor verosimilitud en la muerte de Tybalt o utilizando un vestuario para Roméo menos formal a pesar de ser definido por sus amigos como “misterieux et sombre”.

romeo21

Foto: Teatro La Fenice / Michele Crosera

En el apartado vocal se diluyó la gran atracción levantada por el pevisto Roméo de Jonas Kaufmann que fue sustituido por un más que notable Eric Cutler. La voz es luminosa y atractiva, con un quick vibrato que no molesta y su linea de canto es irreprochable. La ascensión al agudo presenta en algun momento algo de encorsetamiento en la emisión que sin embargo no le resta brillantez. Sólo le podríamos echar en falta algo más de pasión tanto a nivel vocal como escénico.

A su lado Nino Machaidze, con 25 años, demuestra poseer una voz de hermoso timbre, que asciende de forma fácil al agudo y coloratura brillante y atractiva. Actriz consumada y con una imagen bien cercana al “ange adorable”, nos hallamos ante una intérprete excelente tanto a nivel vocal coma escénico.

Sobresaliente para Ketevan Kemoklidze (Emilia liceísta y premio Viñas) como Stéphano de musicalidad intachable y que daba muy bien el tipo del personaje, aquí convertida en la jovencita de la banda que se viste como un chico.

Mercutio siempre ha sido un personaje de gran atractivo vocal y argumental. Aquí es el líder del grupo, vestido de punky y muy bien pautado. Rayó a gran altura Markus Werba tanto vocal como escénicamente. Giorgio Giuseppini como Frère Laurent lució buena voz, adecuada musicalidad y graves rotundos. Juan Francisco Gatell, Tybalt, resolvió fácilmente un rol que no lo es.

En el segundo reparto debemos destacar de entrada el Roméo de Philippe Do. El tenor francés de origen vietnamita tiene una voz de timbre muy bello, dicción excelente y agudo brillante. Su fiato es notable pero en algún momento lo dosifica de forma cautelosa. En el aspecto escénico demostró ser un gran actor de físico casi adolescente. En conjunto una gran prestación. A su lado Damiana Mian también muy buena actriz pero vocalmente floja, con agudos forzados y estridentes.

Muy bien Annika Kaschenz como Stéphano. Borja Quiza, el barítono gallego demostró ser un gran actor y excelente cantante en el rol de Mercutio. Abramo Rosalen como Frère Laurent evidenció una voz grande con acusado trémolo y Francisco Corujo resolvió de forma brillante la parte de Tybalt.

Carlo Montanaro dirigió todas las funciones con tempos en algún momento algo premiosos pero obtuvo un hermoso sonido de la orquesta. Al final bravos para los principales interpretes y el director.

Dandini

Publicado el 20 marzo 2009 en General y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 26 comentarios.

  1. Gracias por la crónica, Dandini…🙂

  2. Interesante Roméo et Juliette, por reparto y escenificación, aunque siempre me quede la gran duda de si para innovar hay que caer en el enorme anacronismo de vestirlos a todos con un look tope cool y cantar con los convencionalismos de la música de Gounod, hiper romántica. Quizás llega más visualmente, aunque luego la oreja se queja (al menos la mía)

    Hay músicas y dramaturgias, que permiten lecturas mil, otras, forzando al máximo, quizás también, pero chirría muchísimo más.

    Por poner un ejemplo.

    Berlioz con su genial Damnation puede ser fácilmente transportable. El libreto y la música lo permiten, son geniales y mucho más libres que Gounod, que con el mismo tema, cualquier actualización o relectura, chirría. La música condiciona un montón.
    El mismo argumento en manos de Boito, permite más lecturas, ya que la música es la primera en ser rompedora.
    Roméo et Juliette de Gounod es una obra preciosa, pero anticuada, el tiempo la ha dejado como una reliquia, demodé.
    Mejor respetar ese concepto kitch de entender el teatro musical, propio del siglo XIX. Esta ópera no es una obra maestra. Es bonita, que es muy distinto.
    Las obras maestras permiten “casi todo”.
    Yo escuché la transmisión de la RAI de este Roméo y sin el impacto visual, resulto ser “normalita”. Aunque ir a Venecia, amigo Dandini, ya es todo un placer.
    Gracias por compartirlo.

  3. Gracias dandini, tu crónica es muy brillante y tus apreciaciones son siempre algo a tener muy en cuenta. Sin embargo, opino como Joaquin, hay músicas que son más facilmente “trasladables” otras, no tanto y casi que prefiero ver Romeo et Juliette en una escenografía más convencional que verlos convertidos en personajes de Grease. Bien es cierto que hablo por no callar, porque no lo he visto y tal vez me encantaría…pero lo de los auriculares,,,no se,no se…
    Pero,sigue mandando tus crónicas que las leo con fruición. Muchas gracias.

  4. Joaquim, yo no estoy muy de acuerdo con tus planteamientos en cuanto a qué es más fácil de transportar o no…

    En el caso de que nos ocupa no creo que chirríe más o menos la ópera con una adaptación estética de los años 60 o una adaptación hip hop… Francamente a mí me parece que es lo de menos y que tiene más que ver con los esquemas mentales de cada uno…

    Es como pensar que las personas de fiar sólo son las que llevan traje y corbata…

  5. Ay, enhorabuena, Dandini y compañia, por la posibilidad de ver esta magnífica producción, y por contarnoslo.
    Eseoy segura de que a mi también me hubiera encantado, me apunto el nombre de Damiano Michieletto, que desconocía, para seguirlo.

  6. Francamente Mei, no entiendo el simil que me propones. No tiene nada que ver lo que me dices con lo que argumento.

    Simplemente decía que hay “operitas” que no hay chicha para exprimir ideas brillantes.

    Por otro lado la historia de Romeo et Juliette es poco creible con el libreto de Jules Barbier y Michel Carré. Con Shakespeare es otra cosa claro.
    Modernizado Bernstein y Sondheim hicieron una maravilla, pero es dificilmente creible una Juliette con el pelo teñido de rosa reaccionando como debe hacerlo en la opera de Gounod. Hoy en dia de existir Romeos y Juliettes, no encajan para nada con la situaciones operísticas.

    En cambio yo creo que Traviata y Bohème lo admiten TODO. Como he dicho en el comentario anterior, son óperas maestras, absolutamente transportables.

    • Joaquim, todavía no acabo de entender por qué tienen que ser más fácilmente transportables unas óperas que otras… ¿Depende más del argumento o de la música…? Según tú, por lo que veo, de ambas cosas… No lo acabo de entender…

      Según tus planteamientos hay óperas que no son revisables porque los personajes y argumentos no son creíbles, caducos, en la actualidad… Yo por el contrario creo que la principal misión de los registas es reconducir a esos personajes y argumentos en algo cercano… Negar esa misión y empeñarse en que la ópera se convierta en algo inmutable me parece que es abocar el género al inmovilismo…

      Alguien dijo que progreso es convertir lo homogéneo en heterogéneo… Lo contrario es acabar como el Beckmesser de Los Maestros Cantores, empeñados en ser valedores de unas reglas que no permiten la evolución…

      Ya veremos qué te parecerá la Carmen de la próxima temporada de La Scala…

  7. La Carmen es una obra maestra y admite mil y una lectura.
    El argumento es una cosa, el libreto otra. Una opera con un libreto excelente Otello, Falstaff, Bohème, Tosca, los Strauss de Hoffmanstal, los Wagners y tantísimas otras operas permiten lecturas diferentes ya que es tan importante el propio libreto como la música. En las óperas donde lo importante es el lucimiento vocal, el centro de gravedad debe recaer siempre en el cantante, puesto que podemos caer en la ridiculez de hacer subir por una pared a la Poppea, poniendo en peligro la integridad física del cantante, para distraer al personal, cuando en realidad el centro de atención en el barroco o el belcanto es el cantante y el dominio del canto.
    Esta es mi teoría, que como tal es perfectamente criticable. He demostrado en muchísimas ocasiones estar con las propuestas rompedoras que se han presentado por estos mundos operísticos y puedo relatar peleas notorias al respecto. No creo que deba presentar mis credenciales al respecto. Pero hablamos de Don Carlo, Lohengrin, Tannhäuser o obras de semejante calibre.

    La evolución debe potenciarse en la creación de obras nuevas, pero como no hay talento y los teatros apuestan poco por la nueva creación, hay que meter mano a lo antiguo y cambiarlo, aunque el verdadero valor de muchas de esas obras sea discutible pero rentable, como el Roméo et Juliette de Gounod y tantísimas operas de repertorio. Triste porvenir.

    ¿Habrá triunfado Beckmesser?

    Tener que buscar propuestas rompedoras en obras que eran para distracción de la burguesia decimonónica o de la aristocracia barroca, sin otra finalidad, me parece muy pobre.

    Ah! y si la Carmen es como la de Berlín, ya te avanzo que no me gustará.

  8. Ja! pensando que tenia que haber estado ahi…dos veces… pero la escuche por la Rai y vi suficientes fotos y hable con suficiente gente para hacerme una idea..y si entiendo que quiere decir Joaquim. Es muy tarde a estas horas pero prometo volver manana para dar un poco de mi opinion tambien😉

    De antemano dicho q cada vez q insisten en que esto no es un “capolavoro” y que Gounod es un tanto ligerito… me duele porque esta es de mis opera favoritas! Manana mas🙂

  9. Joaquim, creo que establecer los criterios sobre qué es adpatable o no basándose en si son obras maestras o no me parece que no es lo mejor… Todas las obras son susceptibles de múltiples lecturas…

    Creo que tienes muy interiorizado cómo debe ser la lectura de una obra y todo lo que se aleje de esa concepción no te gusta con lo cual tu capacidad de disfrute se reduce…

    La evolución, en general, se basa en sucesivas mutaciones, lo que significa que se deben soportar espectáculos fallidos pero de ellos también se apende…

    Esta claro que cuando no te gusta una producción podrás argumentar como mejor creas conveniente las razones pero también tendrás que reconocer que puede que otra parte del público con otras credenciales, otro bagaje, sea capaz de disfrutarlo y tener también sus razones…

    El arte no deja de ser un mundo subjetivo donde cada cual, con su bagaje, lo experimenta de forma diferente…

    Y fíjate, Joaquim, yo sí que he encontrado interesante la propuesta de Claus Guth en Los maestros cantores, aunque no me haya convencido al cien por cien creo que tiene cosas interesantes…

    Que triunfe Beckmesser o no dependerá de cada uno de nosotros…

    Hariclea, espero tus comentarios… Como ves cada cual tiene sus opiniones respecto a lo que le gusta y lo que no, respecto a qué es una obra maestra y qué no…

  10. Caramba que comentarios tan interesantes!La verdad es que yo disfruté muchísimo del espectáculo. Creo que la obra de Shakespeare sí es una obra maestra (supongo que en esto todos estaremos de acuerdo) y Gounod hizo bailarles a ritmo de vals,una transgresión temporal enorme pero que curiosamente aceptamos sin pestañear.En cambio no aceptamos que ese mismo vals suene en una discoteca.Me parece que lo importante es hacer creible una historia universal de amor y odio ,si encima un director con ideas me la actualiza de forma brillante pues fenomenal.Respecto a la calidad de la partitura estoy con Hariclea a mí la siempre inspiradísima música de Gounod me parece una maravilla.

  11. Por supuesto Mei, la otra parte del público, cuando estén en contra de mi opinión, sea a favor o a la contra del espectáculo, tiene tanta razón como la mía. En eso no hay discusión posible.
    Ahora bien, una obra, con tener una música bonita, no es suficiente para ser una obra maestra. En el caso del Roméo et Juliette está claro que el original lo es. Lo que hizo Gounod y sus libretistas con ella, fue empeorarla con una música bonita, pero la universalidad se perdió entre almíbares y azucares y los caracteres quedaron en pinceladas de los originales.
    La música de Gounod es tan anacrónica para la época, como lo es la de Strauss para el Rosenkavalier, pero la diferencia entre ambas óperas es inconmensurable.
    Pero lo que ocurre en el Rosenkavalier no se puede transportar a cualquier época, si no se quiere caer en la ridiculez más absoluta, ya que parte de la trama y el propio carácter de los personajes pierde sentido, ya que son fruto de una época y de una sociedad determinada, aunque la universalidad de los sentimientos no tiene ni épocas ni limitaciones.
    Insisto en una cosa, para mi fundamental. El teatro operístico tenía una función muy determinada, mucho menos trascendente de lo que pretendemos ahora. Hay óperas trascendentes y esas permiten mucho juego. Hay operas que se concibieron como puro entretenimiento y es ridículo, bajo mi punto de vista, querer dársela a costa de forzar la dramaturgia para que el público actual las acepte. Quizás lo mejor es consumirlas con su anacronismo y acartonamiento y si hay alguien que se atreva con una ópera actual sobre el clásico, que la haga por favor. Me interesa muchísimo lo que se puede hacer con Shakespeare bajo un prisma actual. Lo que hicieron Gounod & Cia. ahí está.
    Lo de Claus Guth tiene interés, pero no me gusta, me confunde y estéticamente es feo. Me gusta la belleza y para representar Meistersinger también. Esa fealdad imperante en las propuestas escénicas actuales de la ópera, donde venga a cuento o no, hay que dejar el escenario hecho un barrizal, me desespera.
    Y ahora que nadie se agarre a lo de que me gusta la belleza, para tildarme de retrogrado y amante de las puestas en escena del MET. No es eso. Eso lo aborrezco, por retrogrado, pequeño (o no) burgués y vacío.

  12. Caramba a mí una cosa me quedó clarísima aquellos amantes en Venecia parecia que se querian de verdad.El resultado no es desdeñable, consiguieron gracias a la regia de Damiano Michieletti hacerme creible una gran historia de amor.Tan solo se trata de entender que un chico con rastas y una chica con cazadora de cuero pueden tener la posibilidad de vivir una historia como aquella. Hay un detalle que escapa de mi capacidad de comprensión si un teatro programa dos dias consecutivos la misma puesta en escena de la obra de Shakespeare y de la de Gounod.El primer dia me gustará y el segundo no?Toleraremos un escenario sucio despues de la fiesta solo en Shakespeare? Ahora sí que no entiendo nada.Me parece que la Ópera tambien es teatro,de donde salió la idea de equipararla a una ceremonia litúrgica?

  13. Es fácil entender lo que quiero decir.
    En aras de la teatralidad en la ópera hemos de aguantar cosas que los mismos cantantes, incluso los más modernas y mediáticas figuras del panorama actual empiezan a denunciar. Léase en El País de hoy las declaraciones de la Netrebko.
    La ópera es teatro, claro, pero no todo el teatro necesita reinterpretarse.
    Los personajes serán los mismos, pero las situaciones no. Las rastas y los pircins se pegan de bruces con la dulce alondra, el Padre Laurent y Gertrudis. Ahora los jovenes actuan de manera diversa, por eso Bernstein i Sondheim hicieron un Romeo y Julieta de los años 60, muy diferente al de Gounod.
    ¿Puede repetirse un Romeo y Julieta hoy en día? Si, pero no come nos lo proponían en el XIX.
    Ciertas operas tienen mucho de museo, de arqueología. Lamentablemente no se pueden hacer genialidades donde la trama y la música no dan para ello.
    Desde que Chereau reinterpretó genialmente el Ring en Bayreuth, todo el mundo se ha querido apuntar un tanto. pero el Ring y Wagner no pueden servir para obras que no dan más de si, auqnue la fuente sea Shakespeare.

    El escenario sucio no lo aguanto en Meistersinger, ni en Don Giovanni, ni donde sea. Para suciedad la que encuentro por la calle, que también detesto.

    Pero insisto en mi argumentación. En pleno siglo XXI, querer reinterpretar el teatro del XVIII o del XIX, con los clichés propios del genero operístico, acostumbran a pegarse hostias. Muy pocas operas aguantan y se enriquecen con las actualizaciones y no todos los directores actuales saben hacerlo. Esta es otra. Pero como el espectáculo visto por Dandini no lo he visto, no puedo juzgar.

    • Joaquim, perdona pero no acabo de entender porque lo de Gounod no es creíble y sí en cambio La Traviata al tratarse de una obra maestra… No acabo de ver por qué hay que hacer distingos, la verdad…

      En cuanto a si el arte debe sólo aportar belleza, belleza y verdad como preconizaban los cánones románticos, creo que es discutible en la actualidad, yo dudo en su vigencia…

      Claro que cada uno busca, y a veces encuentra, cosas diferentes en un evento artísitico…

      Kenderina, aunque estoy de acuerdo contigo tampoco creo tan importante el ser fiel a los períodos históricos, no sé hasta qué punto es necesario el rigor histórico… Lo importante es lo que pasa en escena, la historia, el conflicto que nos ocupa, el contexto histórico es más bien secundario…

  14. mmm, no se sí estoy de acuerdo o no ,jajajaja. Quiero decir, a mi no me molestan en absoluto las propuestas novedosas pero estoy de acuerdo que hay obras que por su naturaleza pierden todo significado al trasladarlas de la epoca que se supone que escenifican. Lo que si no creo que eso tenga que ver con el hecho de ser obras maestras o no. Por ejemplo, en el libretto de la Tosca aparece un hombre de Scarpia gritando que Napoleón ha ganado una batalla y luego Mario grita Vittoria y todo eso que conocemos. El anacronismo de representar esa obra en otra epoca que no sea la napoleonica a mi personalmente me chirría mucho. Y para mi , la Tosca es una obra maestra.
    Luego hay obras que en su libretto no hay alusión temporal alguna o simplemente son de tema fantastico (como casi todo Wagner) y eso si permite hacer muchas cosas y utilizar muchos recursos teatrales.

  15. Mei, la Violeta es creible, el libreto es casi perfecto y no hay que cambiar nada para que eso mismo suceda hoy.
    Un joven de casa bien se enamora de una puta sidítica y el padre se opone a ello. Eso en manos de Bieito, Carsen o Zeffirelli funciona sin cambiar ninguna situación. Gustará más o menos la estética que puedan usar cada uno, pero la historia y sobretodo las situaciones son actuales. En cambio los adolescentes de hoy, no se comportan de eso modo, solamente hay que tenerlos cerca para ver que los enamoramientos, por fortuna eternamente universales, no siguen los parámetros de los amantes de Verona, repito que, tal y como se cuenta en la ópera de Gounod, ni se escapan para casarse de escondidas por la iglesia, ni se toman pócimas para hacerse el muerto.
    No es el look lo que moderniza las situaciones de una ópera.

    • Ay, Joaquim, qué quieres que te diga…

      Yo no tengo tan claro que sea necesaria la coherencia al cien por cien del libreto con lo que pasa en el escenario… De hecho a mí me interesa más que me diga algo el artificio teatral y escénico, lo que pasa en escena… Me ocurrió, por ejemplo, con el Don Giovanni de Bieto, consiguió mantenerme pendiente de lo que ocurría en el escenario en todo momento…

      Siguiendo tus razonamientos no acabo de ver que sea más creíble ese transporte de La Traviata a la actualidad… ¿Realmente crees que en la actualidad podría darse un caso como el comentas…? Yo no creo que la ascendencia de los padres sobre los hijos sea la misma que hace dos siglos la verdad…

      De todas formas, como comentaba más arriba, si se me presenta de forma convincente no tendré problemas en aceptarlo pero, por favor, no intentes convencerme de que es creíble…

      Yo no voy a la ópera a ver cosas creíbles… La ópera, en el fondo, es una de las cosas más artificiales que existen… No creo que sea razonable pedir credibilidad a toda costa… Si eso es lo que queremos deberíamos buscar en otro sitio…

  16. Ese Colbran es Joaquim en el ordenador de Colbran.

  17. Sigo sin entenderlo en la obra de Shakespeare los amantes se casan a escondidas con la bendición del fraile y Julieta posteriormente tambien beve el brebaje pero parece ser que hay un problema con la calidad de la música de Gounod(No es una obra maestra ,esto si que me ha quedado claro) y sobre todo con el libreto que al parecer es absolutamente imposible de tratar de plasmar en una puesta en escena actual.La obra de Shakespeare sigue gozando del privilegio de una readaptación temporal,no la de Gounod.Me parece que el problema es que somos abiertos en el teatro de prosa y digamos que ” conservadores” en la ópera pero claro cuando el argumento de la obra es el mismo esto no se sostiene por ningun lado.Os imaginais al público de Lliure abucheando una función porque el pelo de Julieta es de color rosa y Romeo lleva rastas? Una abraçada molt forta ,amics !

  18. No, si yo no creo que sea importante ser fiel a los periodos históricos en general…pero no me gusta que hablen de napoleon y lo que veo en el escenario sea el siglo XX….si la alusión a napoleón no fuera tan evidente, me daria exactamente igual.

  19. Dandini, tampoco en el Llire se abuchea a un actor o a una actriz, por muy mal que lo hayan hecho.
    La diferencia radica que en el Lliure no hacen una obrita de salón d elas de Arturo Fernández o un Alfonso Paso por poner un ejemplo bien casposo para que me entienda todo el mundo, haciéndola transgesora. Pués bajo mi opinión, hay óperas que son eso, obras de salón, que no merecen transgresiones.
    El Roméo et Juliette de Gounod no nos engañemos, no es Shakespeare. En Shakespeare lo esencial no es la trama, es el verso. Parece mentira que tenga que explicar eso.
    Bueno Mei, la credibilidad la buscamos cuando intentamos actualizar una ópera ¿no?, si no dime el motivo por el cual se actualiza. Para hacerla creible al público actual. Ese es el argumento más usado por los defensores de las actualizaciones a ultranza.
    A estas alturas y después de todo lo que he visto y espero que me queda por ver, han habido puestas en escena maravillosas que abarcan todo el arco posible de estilos y tendencias. No soporto la actualización por la actualización. Il Trovatore en una refinería me parece una memez.
    Los dos últimos Don Giovanni que he visto han sido actualizados. Una el de Bieito que detesto y el otro el de Hanecke que me gusto múcho. O sea que no soy enemigo a ultranza de las actualizaciones. Pero según de que tendencias y corrientes si. Precisamente por que quiero disfrutar y a veces esos iluminados no me dejan.
    En fin, creo que he expuesto sobradamente mis argumentos.

    • Joaquim, como ya te he dicho, lo que me a mí me interesa son las nuevas lecturas que se puedan hacer, yo no necesito una fidelidad al cien por cien…

      No acabo de entender por qué es más importante el verso en Shakespeare que la puesta en escena, tú sabrás… Si fuese así no sé por qué concedes tanta importancia a la puesta en escena en una ópera… Siguiendo tus argumentos ¿no serían más importantes en una ópera la música y las voces…?

      Lo que ambos buscamos cuando vamos a ver una función parece que son cosas distintas…

  20. En Shakespeare es tan importante el verso como la escena, ya que el verso es escena. Ambas cosas forman parte de un todo. He querido decir que la trama es un pretexto para que Shakespeare nos haga un desarrollo genial. La misma trama en manos de otro ya no es lo mismo.
    La puesta en escena es muy importante, el problema es cuando lo que ves no tiene mucho que ver con lo que ocurre (sucede a menudo), o lo que ves y oyes son lenguajes diferentes.
    Repito, se puede hacer todo lo que se quiere y sobretodo se puede opinar sobre ello, sin tener que ser tildado de retrogrado o conservador.
    Supongo que los dos buscamos lo mismo, que es lo que van a buscar el resto de mortales. Disfrutar.

    • Joaquim, está claro que ambos queremos difrutar, pero los caminos que nos llevan al disfrute son diferentes… Que tú pongas tantas restricciones no facilita el disfrute, no seré yo quien diga que eso es retrógrado o conservador…

  21. ¿Digamos que mi grado de exigencia es excesivo?, quizás.
    Cuando disfruto, es la repera.
    Algo es algo.
    Gracias por debatir Mei y Dandini, mis neuronas y nuestra amistad os lo agradecen.
    El blog una vez más, ha cumplido su misión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: