Me llaman la Primorosa, Foyer

Ayer noche se presentó el espectáculo Me llaman la primorosa, con Ángeles Blancas como protagonista, que suponía el cierre de las sesiones golfas del Foyer.

Se saldaba así, aunque sólo fuera parcialmente, el desencuentro entre el GTL y la zarzuela.

El espectáculo, con dirección de escena de Emilio Sagi, se ofreció sin intermedio alguno. Estaba compuesto por tres bloques bien diferenciados en el que la estética marcaba el tono del bloque, una estética que en lugar de rechazar los estereotipos los subrayaba.

El rojo fué el color del primer bloque, donde se subrayó la pasión española. El bloque estaba compuesto por Me llaman la Primorosa de El barbero de Sevilla, Canción de la Gitana de La alegría del batallón, De España vengo, de España soy de El niño judío y la Canción de Paloma de El barberillo de Lavapiés. Donde estuvo mejor fué en De España soy, de España vengo.

El segundo bloque estuvo marcado por el negro azabache. Me pareció el bloque más flojo de los presentados porque el planteamiento de la dirección de escena puso énfasis en la teatralidad y en conferir al bloque un acento de copla que poco tenía que ver con la zarzela.

Este bloque lo componían Qué te importa que venga de Los claveles, Cuando está tan hondo de El barquillero, Sierra de Granada de La Tempranica y Vivan los que ríen de La Vida Breve. El último fragmento no fué para recordar.

El tercer bloque, el mejor a mi entender, estuvo protagonizado por el blanco y con Ángeles Blancas mimentizando a Marilyn Monroe, con vestido blanco y rubia platino. Interpretó los fragmentos más pícaros y con más intención.

Los fragmentos de este bloque fueron El Tango de la Menegilda de La Gran Vía, ¡Ay Ba! de La corte del Faraón y La canción del higo de La pipa de oro. En todos ellos estuvo a la altura del segundo sentido que contienen todas las canciones. Especialmente hilirante se mostró en el ¡Ay Ba! donde estuvo muy acertada en las frases más necesitadas de doble intención. La canción del higo fué muy divertido final.

Giovanni Aluetta acompañó de manera cómplice a Ángeles Blancas. Tocó muy bien sus solos que hicieron las veces de intermedio entre los bloques: Valsos poétics de Granados y la Tarantella, número 3, de Les années de pèlegrinage de Liszt (que francamente no sé por qué figuraba en el programa).

Al final Ángeles Blanca nos regaló un bis, el Zapateado de La Tempranica, el de la tarántula que cantó con mucho gracejo.

Ángeles Blancas cantó de forma irregular, supongo que en parte debido al repertorio elegido. De todas formas hay que reconocer su entrega en el escenario y su visceralidad al cantar, que puede gustar más o menos.

Yo la prefiero en su faceta más socarrona, como en el tercer bloque de ayer, donde nos mostró lo mejor que tiene. Y es que siempre será preferible su ¡Ay Ba! que otro más musical pero carente de la intención que requiere.

La verdad es que, a pesar de todo, al final me lo pasé estupendamente. ¡Menuda diferencia con la sesión golfa de Angela Denoke de la temporada pasada!

Publicado el 6 junio 2009 en General y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Jo també vaig disfrutar molt, Mei. No m’agrada la Zarzuela, però si algunes de les seves cançons, i ahir va estar ben amanit.

    Si em permets, vaig fer algunes fotos i videos, i es poden veure al blog villazonista:
    ÁNGELES BLANCAS, PODERÍO EN EL FOYER

  2. Fui divertido, simplemente, gracias al “¡Ay Ba!” y el “Higo”. El resto me pareció realmente patético.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: