Diana Damrau (Lilith en Bilbao)

El motivo de mi fugaz viaje a Bilbao el día 18 de febrero fue un concierto de la Reina, como la conocemos sus más devotos seguidores, Diana Damrau, con Friedrich Haider dirigiendo a la Orquesta Sinfónica de Navarra.

El programa intercalaba distintas oberturas con arias, dividido en dos partes. La primera, de Mozart, empezó con la obertura de Der Schauspieldirektor, en la que me puse histérica esperando a que saliera Frau Damrau. Antes de su primer aria tardó lo suyo en salir. Creo que estuvo casi 3 minutos sin aparecer. Fue un poco desconcertante para el público y sobre todo para la orquesta, que también empezaron a comentarlo entre ellos.

Al final, apareció, en todo su esplendor, vistiendo un vestido rojo con volantes (“estilo español”, según me dijo ella después de la función) y unos zapatos rojos de tacón de unos 12 cm. de envergadura. Y es que no hay otra palabra que les haga justicia a esos tacones…

Bilbao 1

Cantó el aria de Aspasia en Mitridate, Re di Pronto, Al destin che la minaccia. Un comienzo muy arriesgado para cualquiera, pero no para ella, que la bordó. Incluso, añadió una nota a la cadencia que no había cantado en la versión grabada en estudio. Nunca había estado tan cerca del escenario en un concierto suyo, y me di cuenta de lo grande que es su voz. En uno de esos ‘togli, o Dio!’ casi deja sordas a las primeras filas… Para cantar los pianissimi apenas abre la boca. Es alucinante.

Y se volvió a ir, y yo la eché mucho de menos mientras escuchaba una obertura de Le Nozze di Figaro que cuando acabó nos devolvió su presencia (ya se había cambiado el vestido por uno negro) y nos ofreció un dulcísimo y delicado Senti l’eco, ove t’aggiri, aria de Rosina en La finta semplice, coqueto y cautivador en la parte rápida. Aun siendo una versión de concierto, se metió tanto en el papel que el público tuvo que reirse en varias ocasiones cuando gesticulaba. Fue mi momento preferido de la primera parte.

Bilbao 2

Tras la obertura de Don Giovanni, cantó el Crudele… Non mi dir, aria de Donna Anna. Se había cambiado el fular por uno igual en azul oscuro. Creo que tiene una mini adicción a los fulares… Los zapatos, negros de tacón metálico (estos también tendían a infinito).

Todavía no ha debutado en el rol de Donna Anna, pero lo cantará este diciembre en Ginebra. En esta entrevista describe cómo ve el personaje.

Final de la primera parte, descanso, y vuelta a la sala para lo mejor de la noche.

En cuanto el público se sentó, salió al escenario, radiante, con el mismo vestido y sin fular, para deleitarnos con el Ah, tardai troppo… O luce di quest’anima de Linda di Chamonix, de Donizetti, que dotó de su particular gracia.

Bilbao 3

Otra “interrupción” de la orquesta, con la overtura de Nabucco de Verdi y el momento cumbre del programa, el Regnava nel silenzio, de Lucia di Lammermoor. Una verdadera maravilla. Fue una lástima que no estuviera otra cantante para hacer los diálogos, pero ya lo canté yo por lo bajini…

Su seguridad en el registro agudo es desconcertante, especialmente a final de aria, cuando prolonga los agudos hasta el infinito, dejando al público sin respirar, al borde del asiento.

Última intervención a solas de la orquesta, con la obertura de Roberto Devereux y volvió la Reina, para cantar Ah! non credea mirarti… Ah! non giunge de La Sonnambula. Aunque en concierto ambas arias se cantan juntas, un mini accidente sin importancia resultó en que se separaran… Por lo visto, según explicó después del concierto, hay una repetición en el intermedio instrumental entre ambas, y ella y el director habían acordado no hacerla, pero por lo visto, Haider lo olvidó e hizo la repetición, desconcertando mucho a la pobrecita soprano, que hizo tres intentos de empezar el Ah! non giunge, el primero de los cuales fue un “Aaaah!…” que descartó con un movimiento de las manos, y acabó parando a la orquesta con un “I think we should start again” que arrancó una carcajada de la sala.

Reemprendieron el Ah! non giunge, que esta vez acabó sin incidentes, y con notas extra en la coloratura, digo yo que para compensar el desastrito previo. La verdad es que le quedó preciosa la improvisación.

Aplausos y más aplausos. Algo sosos, eso sí. El público me decepcionó bastante. Sólo las dos chicas con las que iba y yo, nos levantamos al finalizar el programa y gritamos ‘Brava!’ desde la tercera fila. Ella, encantadora, por supuesto, nos lanzó un beso al aire.

De la orquesta no tengo mucho que decir. Haider estuvo correcto, pero el sonido del conjunto era poco nítido en las partes más rápidas. Supongo que ninguna orquesta es  suficiente buena para Diana, en mi opinión, y que mi deformación profesional como violinista hace que sea demasiada crítica con la sección de cuerdas. Vamos, que estuvieron bien pero no son la mejor orquesta del mundo.

El primer bis fue un poco tópico. O mio babbino caro. “Oooooooh” general en la audiencia. Lo cantó con una dulzura adorable. Y cuando volvió, después de haber salido unas tres veces, anunció, en castellano, que, ya que esa noche “se había vuelto un poco… crazy? cantaría el aria de la locura de Lucia di Lammermoor.” Inmediatamente después, mientras yo tenía un amago de infarto, se giró hacia el concertino para preguntarle cómo se decía ‘crazy’ en castellano. Porque ella es así de monísima.

No tengo palabras para describir la presencia escénica, la seguridad vocal y la belleza general de su existencia. El mi sobreagudo final llenó la sala y creo que se emocionaron hasta las butacas.

Lilith

Lilith me envió esta crónica hace un mes pero me pilló en un viaje a Valencia, leí el correo de forma rápida y luego se me olvidó.

Espero que sepa perdonarme y que siga enviándome sus crónicas de Diana Damrau.

Publicado el 1 julio 2009 en General y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 11 comentarios.

  1. Gracias por la crónica, Lilith…

    Mis disculpas por ser un poco desastre…😕

  2. Yo también estuve!!!!
    Y yo también grite brava!! Pero ya veo que no se me debió de oír. Una pasada de concierto… Espero poderla escuchar pronto otra vez.

    • Hola, Ugone…

      La Damrau dará un recital en diciembre en Madrid dentro del ciclo Grandes voces… En Marzo del 2010 estará en Barcelona en las funciones de El rapto del Serrallo…🙂

  3. :D:D:D:D:D Perdonadíssima!

    Demà t’envio la de París, que la tinc al mac i se m’ha oblidat passar-la al pen quan he vingut al cyber… Jo també sóc una mica desastre xD I a veure si acabo d’arrodonir la de Londres aviat, també🙂

    Petonets! ^^

  4. Ja deia jo que aquesta crònica no podia ser teva…però l’he llegida amb tant interès com si ho fos. La Damrau és una virtuosa de la veu. Una mica passada de gestos però això és molt subjectiu.
    Salutacions, Mei!

  5. La Damrau és sensacional. Ja tinc ganes de veure-la l’any vinent a El rapte del Serrall.

  6. A veure si l’ordinador horrible aquest em deixa enviar-te la crónica… ¬¬

    Me n’alegro de que aquesta estigui agradant🙂

    Bisous!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: