Dandini en Düsseldorf

POR FIN “ LES TROYENS “

La Deutsche Oper am Rhein tiene como sedes dos teatros. La Opernhaus de Düsseldorf y el Theater Duisburg. Ambos tienen una Orquesta propia ampliable según la conveniencia del repertorio. La temporada consta de la friolera de 33 títulos, lo que permite conocer una gran variedad de repertorio a lo largo del año.

Madama-Carsen

Foto: Annemie Augustijns

El primer día acudimos a Duisburg a presenciar Madama Butterfly en una producción de Robert Carsen. El es el único regista de las jóvenes generaciones que presenta espectáculos en el Met, Scala, París,Viena y ROH prácticamente cada temporada. El director canadiense está dotado de una fina sensibilidad que demuestra siempre un concienzudo estudio de la psicología de los personajes, abordados desde una óptica suavemente transgresora. Ante tales circunstancias parece mentira que su Tannhäuser liceísta recibiera tal alud de abucheos.

Su Butterfly presenta a una protagonista totalmente americanizada ya desde el inicio y que lanza a la basura los preciados ottokes. Su pretensión es la sumisión total tanto sexual como social y cultural al prepotente Pinkerton. En el 2º acto apreciamos su altar particular vacío de elementos espirituales y que ahora está ocupado por la botella vacía de whisky, los banderines, el retrato de Pinkerton y los muñecos del pastel nupcial. El Intermezzo está totalmente escenificado como el sueño inalcanzable de Butterfly. El retorno de Pinkerton que por fin ejerce de “papá” y la reconciliación con su familia.

Sin elementos decorativos lujosos, un auténtico trabajo de teatro muy bien realizado que no cesa de emocionar en multitud de ocasiones con incontinencia lagrimal irreprimible.

Los cantantes presentaban un nivel de gran profesionalidad. A destacar la Cio-Cio-San de Nataliya Kovalova de rotundo registro central y grave pero con agudo destemplado, el correcto Pinkerton de Corby Welch y los notables Viola Zimmerman (Suzuki) y Dmitri Vargin (Sharpless).

La Orquesta obtuvo un buen nivel de la mano del joven director Andreas Stoehr a pesar de utilizar unos tempi algo precipitados en el inicio de la obra. En resumen una Butterfly sin divos pero con emoción a raudales.

Onegin

Foto: Düsseldorf Opera

El segundo día presenciamos en la Opernhaus de Dusseldorf Eugen Oneguin. La producción de Gian Carlo del Monaco fue el punto más discutible de la velada. Los que me conocéis sabéis que intento tener el espíritu abierto a las nuevas propuestas escénicas y que no me asustan lo más mínimo las transgresiones. En el caso de este Oneguin podríamos hablar de hermetismo escénico.

El hecho de que los invitados a la fiesta estén disfrazados de árboles negros (quemados) que ocultan sus caras y que canten siempre desde el fondo del escenario anula a mi entender el discurso musical y argumental. Es decir, me da igual que en vez de bailar el vals hagan unos pasos de hip-hop o practiquen bailes de la polinesia pero aquello de una forma u otra debe parecer una fiesta, ¿no os parece? No se puede discutir sin embargo la belleza plástica del bosque invadido por la niebla pero el desarrollo de la historia precisa de algo distinto a lo apuntado.

El nivel de los cantantes fue en esta ocasión excelente. Victoria Safronova (Tatiana) posee una gran voz de musicalidad indiscutible. Dmitri Vargin exhibió una voz de barítono lírico de canto suave que recuerda al joven Leiferkus. Espléndidos la Olga de Katarzina Kuncio y el Gremin de Thorsten Grümbel.

Una mención especial para el Lenski (dentro de unos dias cantará este mismo rol en la Scala) de Andrej Dunaev, voz lírica de bello timbre, proyección importante y musicalidad de primer orden.

Muy adecuada la dirección de Stefan Klingele de una orquesta con muy pocos errores y sonido especialmente hermoso. En resumen una función, al menos en el aspecto musical, digna de un gran teatro.

troyens

El tercer día llegaba el plato fuerte: Les Troyens de Hector Berlioz. Compositor denostado en su época goza desde los años 50-60 de una auténtica Renaissance. Esta gran obra de proporciones wagnerianas y música soberbia es temida por los directores de teatro pero se estrenará finalmente en el Palau de Les Arts de Valencia en Octubre próximo.

La producción de Christof Loy (que debuta en el Liceu con El Rapto del serrallo la próxima temporada) es un gran trabajo apoyado en una escenografia espectacular y una dirección de actores particularmente cuidada.

La escena del suicidio colectivo de mujeres troyanas se produce en un sótano y mediante la rotura de las conducciones de gas que también acabará con la vida de unos cuantos guardianes griegos. La escena de la tormenta es muy espectacular y aparece una auténtica cortina de agua en el escenario.

Los cantantes rayaron de nuevo a gran nivel. La Casandra de Annette Seiltgen (Sesto de la Clemenza di Tito en el Real 1999) fue toda una revelación y tuvo la vibración deseada tanto a nivel vocal como escénico. El Énée de Steven Harrison (rol de difícil tesitura) evidenció un tenor de grandes facultades e indudable magnetismo escénico. Excelente la Didon de Jeanne Piland exhibiendo la musicalidad imprescindible para el rol. Por último destacar el Iopas de Mirko Roschkowski, el Hylas de Norbert Ernst (ampliamente conocido en el Liceu) y de nuevo la Anna de Katarzyna Kuncio.

Excelente la dirección de John Fiore al frente de una Orquesta ampliada para la ocasión y la colaboración del coro del teatro en gran forma. Grandes ovaciones para todos, standing ovation incluida.

En resumen un viaje sin grandes divos mediáticos pero de enorme interés musical e interpretativo que viene a reforzar la idea que en la Ópera una buena estructura nos facilita el ascenso a la excelencia ¿No os parece?

Publicado el 11 julio 2009 en General y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Gracias por la triple crónica, dandini…

    Veremos si Les Troyens, con la producción de La Fura, puede rivalizar con la nueva producción de la Ópera Neerlandesa de Pierre Audi…

    Tembién será interesante la nueva producción Cristof Loy de Tristán e Isolda en la ROH la próxima temporada… Y también en la ROH la nueva producción de Manon de Pelly…

  2. Interesantes propuestas Dandini, aunque dudo yo que estos mismos cantantes en una temporada como la del Liceu brillaran de la misma forma.
    Seguramente en los teatros de repertorio alemanes, se busca más el conjunto y nosotros, seguimos esperando que nos visiten los grandes divos.
    Ellos y nosotros nos perdemos cosas, ya que ellos y nosotros, estamos un pelín lejos de los teatros que todos tenemos en mente, donde con orquestas como las alemanas tienen los cantantes, que por fortuna pasan por el Liceu.
    Aún así, ya me conformaba yo con Les Troyens con los que tu has visto. ¿Dónde hay que firmar?
    Gracias por compartirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: