Archivo del sitio

Die Meistersinger von Nürnberg, #72

El pasado domingo asistí a la tercera función de Die Meistersinger von Nürnberg de la que ya hice un comentario inicial a raíz del ensayo general.

Creo que por lo visto y oído el domingo se puede afirmar que Die Meistersinger von Nürnberg será uno de los grandes títulos de esta temporada, principalmente debido al excelente reparto vocal con el que se ha presentado en el GTL.

meistersinger1

Foto: GTL

Si la ópera tiene algo que la distingue de otros géneros son las voces y aquí han estado a gran nivel. Incluso la debutante en el papel de Eva, Véronique Gens, que podría ofrecer algunas dudas en cuanto a su idoneidad, no desentonó junto a un excelente Albert Dohmen, como Hans Sachs, que aguantó sin pestañear bien hasta el final de esta larguísima ópera.

Robert Dean Smith, al que escuché la temporada pasada del Real como Tristán, también fue un excelente Walther, cantó muy bien aunque a veces su voz parecía un poco justa para un teatro de las dimensiones del GTL. Bo Skovhus, como Beckmesser, también estuvo bien, quizá en una de sus mejores interpretaciones en el GTL.

Muy bien también la otra pareja del reparto, David y Magdalene, interpretados por Nobert Ernst y Stella Gregorian, que sustituía a la inicialmente anunciada Nino Surguladze.

La orquesta fue de menos a más. Los primeros compases del preludio sonaron mates y como emborronada, aunque sonaba bastante mejor que en el ensayo general. La verdad es que, aparte de alguna pifia del viento, el mejor acto fue el tercero donde es posible ofrecer una versión más lírica que en el fondo es la visión en la que parece estar interesado en ofrecer Sebastian Weigle.

La orquesta del GTL es una de las mejor pagadas del estado español. En estas circunstancias es lamentable que deba maquillarse la orquesta con incorporaciones de músicos de otras orquestas, por ejemplo la Filarmónica de Berlín. El coro, por el contrario, estuvo muy bien, siguiendo su buena marcha.

La producción de Claus Guth me pareció buena. Consigue que el movimiento escénico encaje a la perfección con la escenografía. Algunas ideas pueden ser discutibles, por ejemplo la escena de la noche de San Juan donde quizá se magnifica la violencia del  libreto, pero en general me ha gustado. Personalmente la prefiero a la insulsa producción de El Holandés Errante de Rigola de hace un par de temporadas.

Claus Guth da muestras de que conoce bien la ópera. Destaca con la ayuda de proyecciones los momentos que podrían considerarse clave en la obra. Subraya los distintos niveles de la obra, más o menos acertadamente, y consigue que mantengamos el interés en lo que ocurre en el escenario.

La verdad es que las 6 horas, con descansos incluídos, de Wagner merecieron la pena. Me ha parecido de lo más satisfactorio de lo que llevamos de temporada.

Ver Die Meistersinger von Nürnberg, #76.