Archivo del sitio

Cendrillon, ROH (y 2)

Poco que añadir a lo comentado de la función del miércoles pasado. Confirmar que la producción de Laurent de Pelly es una delicia y que la dirección de Bertrand de Billy ha sabido mantener el espíritu de laobra sin romper el equilibrio.

Afortunadamente es previsible que la veamos dentro de dos temporadas en el GTL Únicamente tengo confirmada la participación de Eglise Gutiérrez. Habrá que ver quién más nos toca…

Añado las fotos de la función de hoy, la última de la tanda.

Ver Cendrillon, ROH (1).

Cendrillon, ROH (1)

El pasado miércoles, 13 de Julio, asistí a la quinta función, penúltima de la tanda, de Cendrillon de Massenet en la ROH bajo la dirección de Bertrand de Billy y la puesta en escena de Laurent de Pelly.

Joyce DiDonato encarnaba a Lucette, Cendrillon, en un papel y que ya conocía de la producción inicial de Pelly para la Santa Fe Opera en 2006. Afortunadamente para mí, la DiDonato ya se encontraba recuperada del resfriado de los primeros días. Por tanto desplegó unos agudos limpios y bien definidos y con unos graves quizá más consistentes.

La mezzosoprano británica Alice Coote, como el Príncipe Encantador, me sorprendió muy gratamente. En primer lugar supo caracterizar dramáticamente al Príncipe. Supo evolucionar el personaje de Príncipe hastiado y aburrido al Príncipe que se enamora a primera vista. Cada gesto reflejaba, sin lugar a dudas, el estado anímico de Príncipe.

Lo mejor de todo es que su voz de la Coote se complementaba perfectamente con la DiDonato siendo sus dúos de los mejores momentos de la noche.

La contralto polaca Ewa Podleś, como Madame de la Haltière, la madrastra de Lucette, también estuvo muy bien. Demostró su gran vis cómica en el papel de mala de la ópera. Además la tesitura del papel le permitió lucirse en su registro más impactante, el de pecho, que sonó muy homogéneo y contundente. Una vez escuchado este papel por la Podleś es difícil pensar en otra intérprete en la actualidad.

Eglise Gutiérrez, como el Hada, también había participado en el mismo papel en la Santa Fe Opera. Noté su voz algo cambiada con un registro grave más carnoso y los agudos quizá un poco más consistentes que en otras ocasiones. Sus intervenciones en los tríos con Lucette y el Príncipe aportaron las gotas de ligereza mágicas.

Jean-Philippe Lafont, como Pandolfe, el padre de Lucette, quizá fue lo más flojito del reparto.

Muy bien los alumnos del programa de jóvenes artistas Jette Parker, Madeleine Pierard, Kai Rüütel y Dawid Kimberg.

La Orquesta de la Royal Opera House sonó muy bien toda la noche bajo la dirección de Bertrand de Billy que supo encontrar el tono justo a la partitura de Massenet. No sonó edulcorada en ningún memento y logró conseguir un ambiente mágico como corresponde.

La producción de Laurent de Pelly se estrenó en 2006 en la Santa Fe Opera, la que se ha visto en la ROH es una reconstrucción y con algunas mejoras de la original. La actual es una coproducción en la que también participa el Gran Teatre del Liceu y que veremos, según las previsiones, la temporada 2013-2014.

La producción, sin sobrecargar el escenario, enfatiza la inocencia del  cuento de Perrault pero sin caer en el infatilismo. Las paredes que componen el decorado contiene el texto del cuento para que en ningún momento se nos olvide que se trata de un cuento.

Al final ovación para todos y la satisfacción de haber pasado un buen rato que no me importaría volver a repetir.

Esta función fue retransmitida en pantalla gigante por todo el Reino Unido y se grabó la representación para editar un DVD. También está previsto que en Enero de 2012 se retransmita en diferido en cines. Os recomiendo que no os lo perdáis.

Mientras no llega el DVD o la retransmisión os dejo con el dúo entre Lucette y el Príncipe Encantador que cierra el segundo acto, Vous étes mon Prince Charmant (4 m., 17 s.). La grabación procede de la función del sábado 9 de Julio.

Ver Cendrillon, ROH (y 2).

I Puritani, TR

El jueves por la noche tuvo lugar en el Teatro Real la primera función de la versión en concierto de I Puritani. Entre los atractivos de la función la presencia de Juan Diego Flórez como Arturo y Église Gutiérrez como Elvira.

He de confesar que los atractivos no confirmaron mis expectativas y que al final los que mejor estuvieron fueron los dos barítonos que, al final, fueron los que se llevaron el gato al agua. Una función un tanto anodina que invitó, en algunos momentos, al bostezo y que, por tanto, no consiguió que el público respondiera con calidez en los momentos más brillantes de la partitura de Bellini.

Juan Diego Flórez no estuvo muy entonado en la primera parte, la voz no le fluía en los agudos y parecía que salía más bien a fuerza de empujones. Se le notaba un tanto inquieto, en algunos momentos.

En la segunda parte estuvo mejor pero como ya he comentado más arriba dejó al público un tanto frío. En estas circunstancias no parecía que Arturo fuera un papel adecuado para Flórez.

Église Gutiérrez mostró el bonito color de su voz, con un centro muy rico pero con un registro agudo en el que la voz se adelgaza. El resultado es que aunque es capaz de dar todas las notas en ese registro muestra una falta de contundencia que hace que su canto no llegue a impresionar, al menos por lo que escuché en el concierto de ayer.

Los dúos de Fabio Maria Capitanucci como Sir Riccardo Forth y el bajo Nicola Ulivieri como Sir Giorgio fueron lo más destacable de la noche, sus amplias voces dejaron en evidencia la menor amplitud vocal de la pareja protagonista.

Bien Roberto Tagliavini como Lord Gualtiero Walton. Gabriella Colecchia como Enrichetta di Francia dejó constancia de su volumen de voz pero no le dió al papel de reina la majestad que precisaba.

El coro estuvo muy bien toda la función. La orquesta sonó bastante bien, aunque quizá poco belcantista, sin viveza, bajo la dirección de Miquel Ortega. No sé si esto influyo en la interpretación de los cantantes. Los metales sonaron descontrolados al principio pero luego mejoraron.

Esperemos que en el concierto del domingo esté todo el reparto más inspirado.