Archivo del sitio

Norma, #127

Hoy se representa la última función de Norma y con ella concluye la temporada 2006-2007 del GTL. Ayer, por lo tanto, vimos la penúltima función de la temporada y la verdad que fué una Norma espectacular, tanto la Norma de Fiorenza Cedolins como la Adalgisa de Sonia Ganassi nos ofrecieron una excelente función que recibió una gran ovación al final de ésta. El Pollione de Vicenzo La Scola no estuvo a la altura de los paeles femeninos. Andrea Papi estuvo bien como Oroveso y Begoña Alberdi estuvo muy bien como Clotilde.

Otra cosa fué la orquesta dirigida por el maestro Carella que sustituyó al previsto maestro Campanella. Bajo su batuta tuvimos que escuchar una de las peores oberturas de Norma a un ritmo exageradamente alto, del todo inadecuada para un teatro de ópera. Afortunamente estos tiempos acelerados se relajaron para volver a los cauces belcantistas y acompañar a la Cedolins de forma adecuada.

Muchos se preguntarán cómo es posible que la Cedolins pueda tener un gran éxito intrepretando este papel. La verdad es que su voz no tiene todos los graves ni las agilidades que requiere el papel pero todo esto lo compensa con un fraseo muy dramático, una gran presencia escénica y una interpretación muy personal, es su Norma y no se parece a otra. Todo ello convenció al público de forma únanime.

La Ganassi, con su Adalgisa, apoyó muy adecuadamente en los dúos a la Cedolins y cantó y fraseó con mucho gusto. Por todo ello podemos decir que la Norma que presenciamos ayer tuvo, al menos en sus intérpretes femeninas las dosis de italianidad y belcanto necesarios para que ésta se pueda convertir en un éxito para el público.

La Cedolins fue muy reclamada por el público del GTL y tuvo que salir a saludar repetidas veces. Ante la insistencia del público finalmente salió sola. La Cedolins quiso compartir el éxito con la Ganassi. Lástima que La Scola quisiera también compartir el éxito con ellas: recibió una sonora pitada que el público, magnánimo, no le había dado al principio.

norma.jpg

cedolina.jpg

Después de la función, en el salón de los espejos, los liceístas del 4º y 5º pisos hicieron entrega a la Cedolins del premio como mejor intérprete de la temporada 2005-2006.

La Cedolins agradeció muy amablemente el premio diciendo que entre el público y el artista se produce una relación muy especial y que el artista refleja en escena el cariño que recibe del público.

El Verismo en la 2

Bueno, la opinión cambia un poco después de visionar los dos espectáculos por la televisión. Musicalmente me ha gustado más hoy que cuando solamente lo escuché por la radio. La puesta en escena de Del Monaco me ha parecido en general muy acertada, lástima de la procesión de la Cavalleria, del todo inapropiada y francamente ridícula y luego el escondite de la Santuzza a la vista de todos, que no se acaba de entender.

Las voces

La Urmana me ha gustado mucho viéndola, transmite muy bien lo que está cantando, quizás el problema es que no estamos acostumbrados a tanta perfección vocal. Hoy me he quedado rendido ante ese derroche.

El resto igual que por radio, quizás La Scola me ha gustado más en general, aunque es capaz de interesarte en una frase y en la siguiente destremparte de golpe.

Galouzine, extraordinario, qué convicción escénica y qué derroche vocal. La Bayo me ha gustado menos, sobre todo por que esta mujer cala y eso, amigas y amigos, es un gran defecto, de nada vale su entrega si luego no llega a las notas.

Problemas en los agudos a parte, su interpretación y entrega es excelente y sus ganas de agradar y convencer encomiables, pero siempre hay algo que no me acaba de atrapar, a parte del timbre vocal que en la sala tiene cierto interés, cuando se escucha en retransmisión, es un tanto hiriente.

Yo del innombrable no quiero hablar más. El resto estupendo y la puesta en escena, excelente.

Un buen espectáculo en el Real, FELICIDADES!!!!

Ximo

Hoy por la radio, Cavalleria Rusticana

He escuchado la Cavalleria y ahora estoy con I Pagliacci.

La retransmisión no me gusta. El sonido o mejor, la toma, no es buena. El coro, que seguro que en el TR suena bien, por la radio no suena empastado. La dirección, a pesar de lo que diga López Cobos de la obra, no es buena y en cambio otros directores han hecho verdaderas creaciones, de una obrita, estamos de acuerdo maestro, pero los tempi y el crescendo dramático, no me han parecido logrados. De las voces, la Urmana a siglos luz del resto. Marco de Felice bien, La Scola, unas veces regular y las otras mal y los otros indignos del TR. ¿De dónde han sacado esa Lola? Lo de la Córtez roza el despropósito.

I Pagliacci me gusta más de lo que esperaba. López Cobos está más inspirado. Galouzine impresionantemente tosco, pero qué vozarrón y qué dramatismo. Ya le gustaría al imposible Guelfi tener ese centro. La Bayo, muy Bayo, pero mejor y más entonada que de costumbre, aunque estaba muy prudentita, con un miedo a piafarla que le ha restado “verismo” a su canto, pero en cualquier caso muchísimo mejor que su Mimí liceísta. A Guelfi con lo que he dicho antes basta. NO LO SOPORTO. ¿Tan mal está la cuerda de barítono, que todos los teatros, incluídos los de primerísima categoría, contratan a este impresentable cantante, aunque sea un más que correcto actor? Muy bien Ódena y correcto Gandía.

A pesar que una audición radiofónica es el 50% de un espectáculo, creo que por la respuesta del público, I Pagliacci ha llegado, mientras que la Cavalleria se ha quedado en el estrecho de Mesina.

En el entreacto la Urmana ha tenido que soportar la peor entrevista que he escuchado en años, perpetrada por el inefable Pérez de Arteaga y su macarrónico italiano, que se ha empeñado en traducir, cuando no hacía falta. Lo mejor, el anuncio de La Gioconda de Urmana en el TR.
Bona nit

Ximo