Archivo del sitio

Carmen, #6 y #8

El pasado jueves, 30 de Septiembre, se estrenó el segundo reparto de Carmen. Se llevó el gato al agua María Bayo como Micaëla. No es de extrañar porque supo dar brillo a su papel y su voz, muy bien proyectada como es habitual, se impuso al resto.

Jossie Pérez, como Carmen, fue aplaudida en todas sus intervenciones de relevancia pero su voz manifiesta a veces problemas de proyección por lo que su interpretación quedó un tanto deslucida.

Brandon Jovanovich, como Don José, empezó frío con la voz un tanto atrás que se fué colocando en su sitio a medida que entraba en calor. Al final fue un buen Don José.

Jean Françoise Lapointe no me acabó de gustar como Escamillo. La verdad es que me pareció con un registro escaso para el papel.

En cuanto a la escena en la función del jueves se escuchó un único, pero muy sonoro, abucheo al inicio del tercer acto. La escena del paseíllo mereció los aplausos del público por su dinamismo.

La función del sábado, 2 de Octubre, suponía el estreno del reparto del turno popular. Fue una función muy digna para una función de estas características.

María José Montiel, como Carmen, no me acabó de convencer. Su manera de cantar me parece anticuada, recuerda a la de las grabaciones fonográficas de los años treinta. Además su registro grave es escaso.

Germán Villar, como Don José, estuvo correcto pero su registro agudo es corto y en los agudos su voz se adelgaza, pierde volumen y se queda como en sordina. Así y todo defendió su parte bien.

Àngel Ódena, como Escamillo, resultó más contundente en todo el registro que los Escamillos de los otros dos repartos.

Ainhona Garmendia, como Micaëla, me pareció con una voz muy adecuada para el papel.

En cuanto a la escena hubo tímidos aplausos ante la caída del toro en el preludio del cuarto acto y aplausos para la escena del paseíllo.

A pesar de todo la Carmen de esta producción sigue siendo Béatrice Uria-Monzon que es la que realmente consigue que nos la creamos, veremos si está en mejor forma la última función del 17 de Octubre que es la del turno T.

En cuanto a Don José se ha de decir que Roberto Alagna juega en otra liga. Por lo que si no tenéis entrada para ir al teatro os sugiero que vayáis al cine el próximo 13 de Octubre o la escuchéis por la radio, Catalunya Música Radio Clásica de RNE, el próximo 5 de Octubre. No os arrepentiréis.

Ver Carmen, #5.

Les Troyens, DNO

Ayer tuvo lugar el estreno de Les Troyens en la De Nederlandse Opera (DNO), la producción es de Pierre Audi y la dirección musical de John Nelson.

He de reconocer que me lo pasé muy bien durante casi toda la función. La escena es estética, no tan apabullante visualmente como la que corrió a cargo de La fura el pasado Octubre en Les Arts de Valencia. Tiene momentos brillantes pero usa en algunos momentos recursos demasiado obvios y en otros momentos otra solución hubiera sido más lógica. Los elementos escénicos son varias columnas traslúcidas que haces las veces de columnas, puentes y rampas; también se mueven hacia arriba y hacia abajo logrando impactos visuales.

En mi opinión en uno de los casos de subidas y bajadas Audi lo resolvió mal. En la escena del suicidio de las mujeres, con éstas elevadas en las alturas, como si se alejaran de los problemas, sin tener los pies en el suelo, los tirios les amenazan desde el suelo del escenario. A mi entender en lugar de ascender las mujeres tendrían que haber descendido lentamente, como si se las estuviera oprimiendo por las amenzas que los tirios desde las alturas para al final sucumbir a los requerimientos de Cassandre.

Por lo demás decir que se trató de una producción políticamente correcta donde lo más chocante puede ser la elección del vestuario de los cartagineses donde a Didon se le cubre con un largo abrigo de pieles para determinar su rango complementado por un abanico negro que me llamó la atención.

En la versión representada se incorporaron los tres ballets compuestos por Berlioz para esta ópera. La coreografía, como no podía ser menos, estaba en la línea de las del Nederlans Dans Theather, que pueden gustar más o menos.

Vídeo de DeNederlandseOpera.

Uno de los alicientes de asistir a esta función era para escuchar en directo a Eva-Maria Westbroek que no me defraudó en absoluto con su potente voz, sólo por ella ya valió la pena el viaje, y su trabajo actoral. A mi entender fue la gran triunfadora de la noche con aplausos y ovaciones.

También me gustó mucho Jean-François Lapointe como Chorèbe. Interpretó muy bien su parte con una bonita voz que se complementó bien con la de la Westbroek. También recibió un sonoro reconocimiento par parte del público.

Bryan Hymel como Énée no tuvo un buen comienzo en el primer acto. Es verdad que lo que tiene que cantar al principio es complicado pero se le notaban problemas de emisión con la voz muy atrás. No salió a saludar en el primer intermedio. Afortunadamente en las dos siguientes partes, la ópera se presentó en tres partes, se le entonó la voz y consiguió momentos muy buenos. En el dúo con Didon estuvo muy bien. Fue al único que se le aplaudió durante la escena, después de Inutiles regretes que cantó muy bien y en la que estuvo valiente. Aplausos al final.

Os dejo este vídeo de Hymel donde canta Inutiles regretes, me imagino que es  del ensayo general.

Vídeo de musicalartists1. Gracias a Parsifal por el enlace.

Yvonne Naef estuvo bien como Didon, quizá donde estuvo mejor fue en el dúo con Énée, Nuit d’ivresse et d’extase, donde ambos nos brindaron momentos de gran lirismo.

No me gustó especialmente Charlotte Hellenkant como Anna, donde mostró algunas deficiencias. Tampoco estaba en plena forma Alastair Miles como Narbal. Greg Warren como Iopas estuvo bien, especialmente en el aria O Blonde Cérès.

La orquesta sonó muy bien bajo la batuta de John Nelson, pero para mi gusto le faltó algo de viveza a costa de centrarse más en los momentos más líricos de la partitura.

El coro también estuvo muy bien en esta obra en la que tiene muchas intervenciones y en la que tiene un peso específico dentro de la obra yaque tiene que mostrar un amplio abanico de emociones. Cantaron muy bien y con las voces muy conjuntadas.

Una buena noche que nos compensó las cinco horas y media que pasamos en el teatro (más que nada debidas a los dos intermedios de 45 y 25 que me fueron muy bien para reponer fuerzas).

La Radio 4 holandesa retransmitirá en diferido Les Troyens en el programa NPS Opera Live, el próximo 1 de Mayo a las 18:00 horas. También está previsto que se graben para la televisión varias funciones.

Béatrice et Bénédict, TCE

El pasado sábado tuvo lugar el segundo concierto de la ópera Béatrice et Bénédict de Berlioz en el TCE. Sir Colin Davis dirigió a los solistas y la Orchestre National de France y el Chœur de Radio France.

Podría llamar la atención que una ópera tan francesa contara con un inglés para la dirección y de dos cantantes estadounidenses para los roles principales pero cada uno de ellos desempeñó sobradamente su papel.

Otro aliciente era que se quiso ir más allá de la versión en concierto de la ópera. Tanto la orquesta como el coro e incluso el propio Davis tomaron parte en la semirepresentación que hizo las delicias del público. Pudimos ser testigos de algo inusitado como que le rompieran la batuta al maestro y que le relegaran a una silla con la excusa de que era inglés.

Empezaremos con las intérpretes femeninas. Nathalie Manfrino, como Héro, me pareció correcta. Aunque tiene una bonita voz de soprano en ocasiones le cuesta que se proyecte y corra. Quizá el problema se deba a una cuestión postural porque tiene tendencia a echar el tronco hacia adelante.

Élodie Méchain, como Ursula, también me pareció bien. La voz se proyectaba bien y me pareció que tenía cuerpo de contralto, cosa que ya tiene mérito.

La Manfrino y la Méchain estuvieron muy bien en el dúo final del primer acto, Nuit paisible et sereine!, que fue muy aplaudido.

La mezzosoprano estadounidense Joyce DiDonato, como Béatrice, debutaba este rol en su idioma orginal. El otoño pasado debutó el papel en una adaptación en inglés en la Houston Grand Opera. Su francés es bastante bueno y en las partes habladas se ha defendido muy bien.

Uno de los momentos más esperados y de compromiso de este papel es el ária del tercer acte Dieu! que viens-je d’entendre?, que ya comentamos en el blog con una interpretación referencial de Frederica von Stade. La DiDonato lo ha cantando con mucha vehemencia y ha sido especialmente impactante en La nuite suivante fu remplie…

Escuchémosle en este fragmento, de 10 m. y 17 s. de duración,  que tuvo a todo el público conteniendo el aliento, de lo más atento.

Si no se oye bien el clip de audio con el reproductor descargad Dieu! que viens-je d’entendre?

Veamos a las tres protagonistas femeninas, Nathalie Manfrino, Joyce DiDonato y Élodie Méchain en el trío Je vais d’un coeur aimante, del tercer acto.

Video de cocktails66.

En cuanto a la parte masculina destacar el Bénédict de Charles Workman, que ya pasó por el GTL para La Clemenza di Tito de la temporada 2006-2007. Cantó muy bien su parte y dominó las partes recitadas.

El resto del reparto masculino era autóctono, todos ellos más que correctos. Quizá un poco mejor los barítonos, Jean-Françoise Lapointe (como Claudio y con una voz joven adecuada al papel) y Jean-Philippe Lafont (divertidísmo como Somarone, el encargado de romper la batuta a Davis) que los bajos Nicolas Cavallier (como Don Pedro) y Christophe Fel (como Léonato).

Tanto la orquesta como el coro ofrecieron un sonido compacto, donde ninguna sección desentonó, acompañando a los cantantes sin taparlos en ningún momento. Fueron bien dirigidos por Davies que nos ofreció un Berlioz fluido y alegre muy acorde con la trama de Béatrice et Bénédict, una adaptación libre de la obra Mucho Ruido y pocas nueces de Shakespeare.

Al final gran ovación para los intérpretes que tuvieron que salir a saludar varias veces. La verdad es que mereció la pena el viaje a París. Salir del teatro y ver la lluna llena y la torre Eiffel cerca también mereció la pena.