Archivo del sitio

Die Zauberflöte, Palau de la Música

Ayer en el Palau de la Música inauguró el ciclo Palau 100 la Akademie für Alte Musik Berlin interpretando Die Zauberflöte en versión de concierto.

Como era previsible la dirección de Jacobs y la Akademie für Alte Musik ofrecieron un Mozart vibrante, con unos tempi más vivaces y con una orquesta que era algo más que acompañamiento para los cantantes. El uso del pianoforte en los recitativos añadió una nueva dimensión, quizá más popular y desmitificadora, a la partitura.

Por otra parte, ofrecer en versión concierto un singspiel con todos los diálogos y alteraciones me parece discutible. Más si se trata de una función para un público no alemán. El concierto se podría haber reducido en lugar de durar más de tres horas.

El reparto que se presentó ayer en el Palau no era el mismo que el de la grabación para Harmonia Mundi que apareció en 2010, que comenté en su día en el blog. Una lástima porque en comparación con la brillantez orquestal los cantantes palidecieran un poco.

El tenor finlandés Topi Lehtippu, como Tamino, tiene una voz con problemas de proyección y de una belleza discutible.

Miah Persson, substituyendo a la soprano inicialmente anunciada, me pareció una más convincente Pamina. Su proyección y claridad vocal fue una de las mejores de la noche. Siguiendo la batatuta de Jacobs su Ach, Ich fühls fué a un tiempo más rápido del que estamos acostumbrados, puede gustar más o menos pero fué de buena factura.

Marcos Fink, como Sarastro, continua en su tónica de habitual una bonita y clara voz de bajo que flaquea en el registro más grave.

Daniel Schmutzhard me pareció un Papageno de poca personalidad. Lo mismo podría decirse de su compañera Papagena, Sunhae Im.

La soprano turca Berçu Uyar, como Reina de la Noche, ne me acabó de convencer en el papel. Algunos de sus agudos, en sus momentos más comprometidos, sonaron un poco forzados.

Muy destables las tres damas, Inga Kalna, Anna Grevelius e Isabelle Druet, que aportaron energía y calor en sus intervenciones. También habría que destacarlos tres niños del St. Florian Sängerknaben y el RIAS kammerchor.

Al final grandes ovaciones por parte de los espectadores que llenaban el Palau, con algunos huecos.

En algunos momentos tuve la misma sensación que en el Festival Bayreuth: muy bien la orquesta y reparto vocal mejorable.

Está prevista, si los presupuestos no lo impiden, la vuelta de Jacobs, dentro del ciclo Palau 100, en las próximas temporadas con Le nozze di Figaro, Don Giovanni y Così fan tutte.

Agrippina, UDL

Aunque parezca una paradoja hay que aprovechar para visitar la Staatsoper Berlin (UDL) cuando la Staatskapalle Berlin y su director Daniel Barenboim están de gira (estos días andan por París). El sustituto últimamente es René Jacobs que siempre nos presenta una alternativa interesante en la UDL.

Si el año pasado René Jacobs presentó Orlando Paladino de Haydn dirigiendo la Freiburger Barockorchester en esta ocasión ha dirigido a la Akadamie für Alte Musik Berlin en Agrippina de Händel. Cuando fue anunciado el reparto destacaban Alexandrina Pendatchanska como Agrippina y Bejun Mehta como Ottone. En esos momentos, Mayo de 2009, el papel de Nerone estaba sin adjudicar. Así y todo decidí asegurarme una entrada.

El domingo asistí a la segunda representación de Agrippina de la que salí muy satisfecha. Se confirmó lo que ya sabía y es que Jacobs es un buen conocedor de la música de Händel, como bien demostró en su grabación de Giulio Cesare de principios de los 90. Nos ofreció una viva versión de la ópera a la que no supe encontrar ningún pero.

Vídeo de spotlightBG.

Vídeo de gslazar.

Alenxandrina Pendatchanska como Agrippina estuvo muy bien. Es un placer escuchar su voz dramática con esa agilidad. Estuvo especialmente bien en el aria Ogni vento ch’al porto la spinga del final del segundo acto.

Bejun Mehta estuvo muy bien con su matizada y sentida interpretación de Ottone donde cosechó los primeros aplausos del educado y atento público de la UDL en su primera intervención, en el aria Lusinghiera mia speranza. Será un placer escucharle interpretando a Händel durante la próxima temporada en el GTL.

La sorpresa de la noche fue la joven soprano Anna Prohaska que interpretó a Poppea. Posee una bonita voz y además también me convenció dramáticamente. También estuvo muy bien en sus intervenciones. Una joven intérprete a seguir.

La joven mezzoprano estadounidense Jennifer Rivera fue finalmente la escogida por Jacobs para interpretar Nerone. Posee una voz cálida y domina bien la coloratura como se pudo comprobar en su aria del tercer acto Come nube che fugge dal vento. Otra joven intérprete a seguir.

Neil Davies, como Pallante, Dominique Visse, como Narciso, y  Daniel Schmutzhard, como Lesbo, estuvieron bien en sus correspondientes papeles. Más flojo me pareció Marcos Fink en el papel de Claudio que tuvo algún problema con la parte más grave de su partitura.

En cuanto a la producción de Boussard no me produjo ni frío ni calor, la verdad. Parte de la acción transcurre en una pasarela situada delante del foso de la orquesta. Nos permitió tener más cerca a los cantantes pero dejó en muchos momentos el escenario vacío, más bien parecía una versión concertante de la ópera. Que sean los figurines de Christian Lacroix lo más comentado de esta producción ya lo dice todo, aunque he de reconocer que para mí quisiera el abriguito negro de la Pendatchanska.

Como curiosidad comentar que todos los personajes llevaban un vestuario actualizado excepto Claudio y su criado Lesbo que llevan ropa del siglo XVI, indicando que están ajenos a todos la trama que se urde contra Claudio.

Al final grandes ovaciones para el reparto y el director musical, con pataleo añadido como es habitual en la UDL. Lo que hizo que apenas me hicieran mella las bajas temperaturas a la salida de la UDL.

Se confirma que se grabará Agrippina con este reparto para Harmonia Mundi.

Ver Rivera canta Händel.