Archivo del sitio

Lo que nos dejó le verano de 2010 (2)

Otro de los éxitos del verano ha sido el Fidelio que se ha ofrecido de forma semiescenificada en el Festival de Lucerna.

En esta ocasión Nina Stemme debutaba como Leonore y compartía escenario con Jonas Kaufmann como Florestan, les acompañaban la Mahler Chamber Orchestra, la Lucerne Festival Orchestra y el Arnold Schoenberg Chor bajo la batuta de Claudio Abbado.

Escuchemos a Nina Stemme en el aria de Leonore, Abscheulicher! Wo eilst du hin?, de la función del 12 de Agosto.

Escuchemos la escena final de la ópera con Peter Mattei, como Don Fernando, Jonas Kaufmann, como Florestan, Nina Stemme, como Leonore, Christof Fischesser, como Rocco, Rachel Harnisch, como Marzelline y Christoph Strehl, como Jaquino, de la misma función.

Vídeos de TheHumperdinck.

Por suerte está prevista la edición de este concierto por DECCA. Su puesta a la venta está prevista para Noviembre de este año.

Anuncios

Die Entführung aus dem Serail, #82

Ayer tuvo lugar la primera función de Die Entführung aus dem Serail. El mayor interés de este título era el debut en el GTL de Diana Damrau. Un debut que también era su despedida del papel de Konstanze de los escenarios.

La verdad es que la Damrau consiguió centrar la atención del público del GTL. En cada una de sus intervenciones no se oyó ninguna tos ni ningún otro ruido. Se notaba que todo el mundo estaba pendiente de ella, especialmente en las arias del segundo acto donde pudimos apreciar su expresividad y musicalidad. Eso es algo que pocos consiguen en un teatro. Fue la triunfadora de la noche.

También era el debut de Olga Peretyatko, la única participación no germánica del reparto, en el GTL en el papel de Blonde. Me gustó bastante porque tiene una voz interesante aunque quizá en algunos agudos no estuvieron bien definidos, quizá es un problema atribuible a algunas consonantes del alemán.

Franz-Josef Selig, que ya nos gustó mucho la pasada temporada en La incoronazzione di Poppea, volvió a deleitarnos con la rotundidad de sus graves.

Christoph Strehl, que no me convenció del todo en su Don Ottavio de hace dos temporadas, cumplió como Belmonte mejor de lo que me esperaba.

Norbert Ernst, que volvía por segunda vez al GTL esta temporada, no estuvo muy entonado como Pedrillo, a tenor de lo escuchado en los ensayos. Me imagino que en las siguientes funciones recuperará a su plenitud vocal.

La orquesta, bajo la dirección de Ivor Bolton, sonó en general bastante bien excepto alguna trompa que es lo habitual. En esta ocasión la orquesta no era muy grande y el foso estaba más arriba de la posición habitual.

Al final aplausos apresurados de un público que salió en parte de estampida pasadas las 12 de la noche. El abucheo de la noche del estreno fue para la producción de Christof Loy, no merecido a mi entender.

El empeño de no recortar la parte recitada de la ópera, incluso con algún añadido, de la producción de Christof Loy, ideada para la Oper Frankfurt, puede  resultar excesivo en algunos momentos para un público no alemán. Este fue el motivo de la larga duración de la obra que duró en total cerca de 4 horas.

La apuesta de Loy realzando la parte dramática de la trama, la encrucijada en la que se encuentra Konstanze ante la insistencia de los requerimientos amorosos del pachá Selim, me pareció interesante. De hecho este planteamiento ofrece una nueva perspectiva a la famosa aria Martern aller Arten donde el poder del contexto, en este caso una Konstanze sin esperanzas de reencotrarse con Belmonte y un Pachá Selim compresivo pero insistente, hacen tambalear las convicciones de la primera.

Creo que en esta producción no se trata de poner en escena una Konstanze con el síndrome de Estocolmo. Lo que nos plantea Loy es cómo las circunstancias fuerzan decisiones distintas a las que se tomarían en otras. Este tema es similar al planteado por el mismo Mozart en Così fan tutte donde las dos hermanas puestas en una situación límite hacen cosas imprevisibles por parte de sus pretendientes.

Si podéis no os perdáis esta interesante producción, con un buen elenco.

Radio Clásica retransmite Die Entführung aus dem Serail el 15 de Abril a las 20:00 h. y Catalunya Música el 21 de Abril a las 20:00 h, ver Retransmisiones.

Si no conseguís entradas o no estáis en Barcelona el 21 de Abril también será retransmitida en directo en cines en Europa y en diferido para los cines de Asia y América.

Diana Damrau tiene previstos dos conciertos, dedicados a Mozart, la próxima temporada, en Mayo de 2011.

Don Giovanni, #126

Ayer tuvo lugar la última función de Don Giovanni y última de la temporada. Era una función fuera de abono y la verdad es que el público asistente no era el habitual del GTL, con una media de edad que bajaba varios años respecto a la del público de abono.

El teatro estaba hasta los topes, con muy pocos huecos libres. La platea ofrecía un lleno casi completo con menos huecos que en la primera función, perteneciente al abono PA, donde muchos abonados desertaron.

La función estuvo más o menos en la misma línea de la primera fucnión. Keenlyside y Ketelsen siguieron pareciéndome excelentes en sus papeles. La Gens, a mi entender, estuvo mejor que ne la primera función. La Blancas estuvo más afinada que en el primer dia. En cambio Strehl estuvo peor que en el primer dia con un Della mia pace que dejó bastante que desear. El resto del elenco estuvo al mismo nivel que en la primera función.

Únicamente destacar que en la escena de la cena no está completamente pautada y lo que ocurre cada noche está en las manos de sus protagonistas, bien porque se han ido desechando cosas que no acababan de funcionar o porque la escena al final es una especie de happening donde todo es posible.

Al final grandes ovaciones para los cantantes, el director de la orquesta, Haider, y la propia orquesta y coros del GTL.

Después de esta segunda función continuo creyendo que el Don Giovanni de Bieito es un espectáculo total que vale la pena verse. No me extraña que cantantes de primer nivel soliciten intervenir en esta producción como me consta ocurrió con Keenlyside.

Añadir que ayer presencié una de las escenas más clasistas que imaginar cabe en la platea del teatro. Como ya he comentado más arriba la platea está muy llena pero quedaban unas pocas butacas libres.  En la cuarta fila una señora exigió la presencia de los acomodadores para que desalojara a los okupas de unas butacas libres para las que no tenía entradas. Según la señora no era de recibo sentarse en platea sin haber pagado la entrada correspondiente. Quizá el no ir adecuadamente vestidos para la ocasión propició la situación. Finalmente tuvieron que abandonar la platea a la llegada de los acomodadores.

La verdad es que en muchos teatros de ópera europeos es ímplicita la regla de ocupar cualquier asiento libre en cuanto empieza la función, la Monnaie de Bruselas es uno de ellos. Seguramente será porque no se deja entrar a nadie en la sala una vez comenzada la función sin excepción.

Ver Don Giovanni, #123.