Archivos Mensuales: enero 2007

Rumore, rumore

ciofi.jpgVía Patrizia Ciofi Information me entero de que Patrizia Ciofi cantará, más allá de la próxima temporada, La Fille du Régiment junto a Flórez (¿la producción de Génova?) y Linda de Chamonix en el GTL. De momento no está confirmado en la web de la cantante ya que las fechas de sus compromisos sólo abarcan el 2007.

Ciofi y Flórez en el duo del primer acto de La Fille du Regiment, Génova 2005.

Ver La Fille du Régiment a la vista

Ver La Fille du Régiment del GTL ya tiene fecha

Anuncios

Una noche con Simon, #60

Simon Keenlyside ha iniciado el recital con Brahms, pero estaba con la voz fría y no ha estado muy bien. Con los compositores rusos, especialmente con Rachmaninov, la cosa ha mejorado y ha arrancado los primeros bravos. Ha cerrado la primera parte con Strauss, con el público aplaudiendo con ganas.

[odeo=http://odeo.com/audio/7239453/view]

En la segunda parte, dedicada a compositores franceses, hemos oído canciones infrecuentes de Poulenc, Debussy, y Ravel, en las que ha estado muy bien. El público ha aplaudido y braveado con entusiasmo.

[odeo=http://odeo.com/audio/7238153/view]

Para acabar ha cantado 4 propinas, todas ellas de Schubert, con el público pidiendo más. Ha sido un buen recital.

Las anécdotas del recital

El público se pasó el recital tosiendo sin ningún miramiento, la verdad es que llegó a ser molesto.

El recital se tuvo que parar momentáneamente a causa de un móvil que sonaba y que su propietario ni apagó ni contestó. El público increpó al desconocido propietario. El recital se reanudó y el móvil volvió a sonar: hay gente que no tiene vergüenza.

PS: No me acostumbro a ver a Simon con frac…

Abuchear o no abuchear, esa es la cuestión

La mayoría de críticas del Don Carlos del pasado sábado (El Periódico, El País, ABC, La Razón, La Vanguardia, Avui) más parecían sacadas de la sección de sucesos que la de cultura y espectáculos. Todas ellas ponían el acento en tres puntos, el famoso Sueño de Éboli, sustituyendo el ballet, el Auto de Fe, y los problemas que tuvo el tenor Farina al inicio de la función. La única que se toma la molestia de realizar una auténtica crítica del montaje escénico es la del Avui.

Algunas de estas críticas comentan que también se oyeron, además de los abucheos, silbatos. Se fué la claca pero ha vuelto la cataclac, que va organizada a los estrenos provista de silbatos para hacerse oír, no vaya a ser que los que aplaudan tapen los abucheos.

Normalmente cuando se abuchea hay una tendencia inversa que impulsa a la otra parte, la que aplaude, a aplaudir con más vigor. Lo que realmente mide el éxito son los aplausos, si no hay aplausos no hay éxito. ¿No sería más razonable mostrar nuestra disconformidad no aplaudiendo o marchándonos del teatro? Un teatro en silencio al final de un espectáculo debe ser desolador. La batalla entre aplausos y abucheos sólo sirve para subir el listón del director de escena, como bien indica Roger Alier en su crítica de La Vanguardia.

Yo me quedo con no abuchear, lo otro degenera en un follón más atribuible a un mercado que a un teatro, ¿será debido la proximidad del mercado de La Boquería?