Archivos Mensuales: junio 2010

Carmen, ROH

En principio no tenía pensado asisitir a ninguna de las funciones de Carmen, porque no me coincidían con las fechas que tenía previsto estar, pero la ROH ha añadido un par de funciones con motivo de la grabación en 3D de esta Carmen, comentaré la segunda que fue la del 25 de Junio. Se prevé que se retransmitirá en diferido en cines el próximo otoño.

De forma que asisitiendo a estas funciones podía ver además cómo se rueda en 3D. Para empezar en el escenario había colocado un traveling con una cámara pequeña en 3D. En los laterales de las primeras filas de platea se habían sacado las butacas para añadir, a lado a lado, dos grúas con cabeza caliente de tres ejes, manejadas por tres personas, que captaban tanto al público como el escnario. Además una operador con una steadycam entraba y salía del escenario para captar lo que no podían las tres cámaras.

La verdad es que ha sido muy chocante porque la grabación en 3D funciona mejor en primeros planos, de forma que las cámaras deben estar muy cerca de lo que se filma, a diferencia de las cámaras convencionales que pueden estar más lejos de la escena. En estas circunstancias a veces no se veía bien lo que pasaba en escena pero por esa razón los precios de las entradas eran más bajos que los habituales.

Inicialmente la Carmen anunciada era Marina Domashenko, que hace tiempo intento ver en este papel y no hay manera, al final ha sido substituida por la mezzosoprano británica Christine Rice. La verda es que me gustó mucho. Además de tener un registro amplio y homogéneo fue capaz de hacer que me creyera su interpretación. ¿Quién dijo que una británica no puede ser una buena Carmen? La Rice logró desbaratar los prejuicios con su buen hacer drmática y vocalmente.

Menos convincente me pareció el Don José de Bryan Hymel, al que ví esta temporada como Eneas en Les troyens de Amsterdam. Empezó con la voz muy atrás y, aunque mejoró a lo largo de la representación. Tuvo algunos problemas de proyección durante toda la función.

Mejor estuvo la Micaëla de Maija Kovalevska que cantó con una bonita voz.

Aris Argiris fue un buen Escamillo, cantó bien los couplets. Bien el cuarteto de bandidos.

La orquesta sonó muy vivaz bajo la batuta de Constantinos Carydis.

La producción fue la misma vista a principio de temporada de la ROH de Francesca Zambello.

Fue una buena Carmen a pesar del Don José de Hymel que a pesar de todo aguantó toda la obra.

Al final aplausos para todos, especialmente para Christine Rice y su convincente Carmen.

Anuncios

Le nozze di Figaro, ROH

El miércoles, 23 de Junio, por la noche asistí a la representación de Le nozze di Figaro. El mayor atractivo para mí era poder ver en directo la excelente puesta en escena de David McVicar y no debería de ser la única en pensarlo (o puede que sí) porque el teatro estaba de boto en bote.

En el papel de Figaro repetía Erwin Schrott, al que veremos como Escamillo en su debut en el GTL la próxima temporada, que le tiene tomada la medida al personaje y a la producción.

Eri Nakamura (a la que vi como Micaëla a principio de temporada en Carmen), como Susanna, empezó un poco descentrada en los recitativos, en los que estuvo ceceando inicialmente. Fue mejorando a medida que avanzaba la función para ofrecer al final un buena versión de Deh, vieni, non tardar.

No había escuchado a Mariusz Kwiecien en directo. Me ha sorprendido gratamente como Conde Almaviva, tiene un timbre muy bonito y homogéneo. Además hace muy bien los recitativos y su italiano es perfecto.

Isole Isokoski, como Condesa Almaviva, nos ha mostrado su dominio del papel a pesar de que su voz no es muy bonita.

Me ha gustado Jurgita Adamonyte, como Cherubino, que substituía a la previamente anunciada Christine Schäffer (que por cierto estuvo cantando en un recital el 21 en el GTL). La voz es bonita y también ha estado divertida en escena.

El resto de secundarios bien, aunque he tenido que volver a soportar la voz gangosa de Robert Lloyd.

La orquesta estuvo bien bajo la batuta de David Syrus.

A pesar de estar en las últimas filas del anfiteatro pude ver bastante bien la producción. Lo mejor de esta producción es que todo funciona como un reloj bien engrasado y que se pone en escena fielmente lo que pone el libreto sin cambio alguno.

La escenografía de elementos movibles recrea, moviendo distintos elementos, los interiores del palacio, lo que hace que sea una producción con cierto dinamismo, los mismos elementos que entran y salen sirven para hacer más grande el escenario.

Las luces que recrean las luz del día natural están muy conseguidas y hace que nos olvidemos que estamos en un teatro.

El movimiento de actores tiene un sentido y refuerza la historia que se está contando.

Resumiendo, todos los ingredientes para que el público se divierta y que disfrute de la función. Al final ovaciones para todos y la sensación de haber pasado una estupenda tarde-noche.

Manon, ROH (1)

Impresionante, desde el punto de vista musical y vocal, es lo que mejor describe lo que se vivió el martes, 22 de Junio, por la noche en el estreno de Manon en el Covent Garden.

El público se lo pasó en grande disfrutando de las tres claves del título. Una Anna Netrebko pletórica, con una voz que se ha ensanchado y que echa de espaldas cuando se desmelena. Un Vittorio Grigolo que también ha crecido como cantante y que ha estado muy bien en líneas generales, aunque siempre hay cosas mejorables. Un Antonio Pappano que ha dirigido de manera estupenda, aportando vivacidad a la partitura, a la orquesta del Covent Garden.

Foto: ROH / Bill Cooper

La producción de Laurent Pelly no está mal, sitúa la acción en el París de la Belle Époque.

En el primer acto la escenografía presenta problemas de visibilidad, dada la altura de la estructura, en los pisos altos. Quizá el abuso de las escaleras y pendientes dificulte el movimientos de los cantantes y coro, casi se nos cae Grigolo subiendo a todo correr por una.

El mayor acierto de la producción es el cuarto acto, el del Hotel Transilvania. Normalmente es el acto que a la postre es el más aburrido, con los juegos de cartas. La distribución de la escena es en varias alturas, con escaleras que las comunican y con entradas laterales. Estas entradas laterales son las que permiten la salida y entrada de personajes y elementos que agilizan la escena.

La enorme voz de la Netrebko requiere aparejarla con una voz de características no muy lejanas a ésta. En este caso la Grigolo cumple los requisitos, ya que la suya también es una voz grande. La química entre las dos voces funciona y los dúos entre ambos fueron los que más notaron esa química. Especialmente emocionante fué el dúo de Saint Sulpice.

La Netrebko estuvo muy bien durante toda la función. Es difícil destacer alguna cosa de la misma ya que su Adieu, notre petite table fue estupendo y estuvo especialmente bien en los dos últimos actos, los más dramáticos.

Al final grandes ovaciones para los cantantes, director y orquesta. El público salió muy satisfecho del teatro.

Intentaré explicar más cosas con motivo después de asistir a la próxima función del viernes.

Ver Manon, ROH (y 2).