Archivos Mensuales: junio 2012

Joyce DiDonato, TCE

Ayer con un Théâtre des Champs Elysées casi lleno Joyce DiDonato presentó su nuevo programa dedicado a Venecia.

  • Vivaldi dos arias de Ercole sul Termondonte
  • Fauré 5 mélodies op. 58 “De Venise”
  • Rossini La Regata veneziana
  • Schubert Zwei Venetianische Lieder aus “Myrten” op. 25
  • Michael Head 3 Songs of Venice
  • Hahn Venezia

La dos arias de Vivaldi fueron execelentes, con su control y claridad habituales.

En las cinco melodías de Fauré noté algunas emisiones no tan claras, no sé si atribuirlo a algun problema temporal o a la tesitura de la obra.

En La Regata veneziana estuvo expansiva, incluso pícara, poniendo la expresion justa al texto.

La segunda parte empezó con dos lieder de Schubert, quizá lo más pesado del programa, al menos para mí, como espectadora.

Siguió el colorido ciclo de Michael Head, una de las cosas más interesantes del programa. El ciclo de canciones dedicado a Janet Baker le va como anillo al dedo. Fue otra de las cosas destacable del programa.

El concierto acabo con unas canciones de Hahn en las que dió rienda suelta a su expresividad y su registro agudo.

El recital finalizó con tres propinas. Como avance de su próximo disco Drama Queens, que esta grabando esta semana, dedicado a las reinas barrocas intepretó Sposa son disprezzata de Giacomelli incorporada en el pasticcio Bajazet de Vivaldi. Me pareció muy emotiva y muy acertada en la interpretación, si os gusta su Scherza infida seguro que os gustará también en esto.

No podía falta el rondó y aria final de La Cenerentola donde dió rienda suelta a unas cadencias personalísimas. Acabó el concierto con su habitual propia final, Somewhere over the rainbow de Harold Arlen.

El recital contó con la introducción de cada uno de los ciclos por la propia Joyce DiDonato en un francés de estar por Kansas. Así y todo no consiguió que el público respetará los bloques.

Al final las amonestaciones del público conoisseur a los aplaudidores a destiempo funcionaron y pudimos escuchar el último bloque de Hahn sin interrupciones. Es una pena que no se reparta un programa de mano gratuito en el que se indiquen los bloques que componen el recital. Es un ahorro para el organizador pero la ruina del recital.

Al final una parte del público, que salió muy satisfecho al final, se quedó para la firma de discos en el foyer del TCE. Entre el público satisfecho estaba Renée Fleming, y creo que también su hija, como espectadora de excepción en el palco central del primer piso.

France Musique emitira en diferido el concierto el 2 de Agosto a las 12h35.

Gracias a Delphine por las fotos.

Actualización: el recital de Joyce DiDonato del próximo viernes 6 de Julio en el Wigmore Hall será emitido en directo por Radio 3 de la BBC a las 20:30 CEST.

Ver DiDonato canta Vivaldi.

Anuncios

Les Troyens, ROH


El estreno de ayer en la ROH de Les Troyens sólo puede calificarse de éxito. La producción de McVicar es de una gran fluidez y por lo tanto sale victorioso en el desafío de la puesta en escena de esta monumental obra de Berlioz.

Les Troyens no se representaban en la ROH desde hace 43 años y desde entonces son recordados como algo muy especial de forma que su vuelta al Covent Garden sólo podía ser a lo grande con una gran producción, un reparto estelar y una dirección musical basada en una nueva edición de la partitura.

A pesar de todas las optimistas previsiones la producción empezó con mal pie debido a la cancelación de Jonas Kaufmann como Enée, el gran reclamo publicitario de la ROH. Los ensayos empezaron esperando su recuperación y durante tres semanas no estaba claro si lo podría cantar. Finalmente la cancelación fue inevitable y fue reemplazado por el tenor estadounidense Bryan Hymel quien ya tenía en repertorio este papel.

La producción firmada por McVicar tiene la virtud de conseguir captar la atención del público en todo momento. No se escucharon toses en exceso, nadie se removió impaciente en su asiento, tal era la atención del público. Y esto se consigue gracias a que en la acción todo fluye. No hay parones, a pesar de los múltiples ballets, obra del coreógrafo Andrew George, éstos quedan integrados dentro de la acción.

Las masas están bien dirigidas, cada uno de los que la integran saben qué deben hacer cohesionando de las escenas, como por ejemplo en el suicidio colectivo de las mujeres troyanas del segundo acto.

Yo creo que McVicar ha dado con los elementos clave de la ópera. Representa a Cassandre como una paria a la que todo el mundo evita, como a una apestada. En la parte de Cartago consigue reflejar como en ninguna otra producción el amor que el pueblo cartaginés profesa por Didon, siendo esta parte quizá la más inspirada de toda la producción.

La escenografía, ideada por Es Devlin, responsable también de las ceremonias de los Juegos Olímpicos de Londres, es espectacular, muy voluminosa. Grandioso es el caballo de Troya que acaba echando fuego al final del segundo acto como si fuera un dragón.

En la primera parte un gran edificio de una altura considerable, hecho con deshechos metálicos reciclados, que más tarde se abre, ocupa casi todo el escenario. El vestuario es decimonónico, las mujeres con sobrios vestidos largos y los guerreros con uniformes militares. Parece una Troya inspirada en la imaginación de Jules Verne.

En la segunda parte una gran kashba representa la idílica Cartago. Una representación en miniatura de la ciudad hace las veces de trono a la reina Dido. El vestuario de los cartagineses es muy colorido y denota la felicidad en la que viven los cartagineses.

Las grandes triunfadoras de la noche fueron Anna Caterina Antonacci, como Cassandre, y Eva-Maria Westbroek, como Didon. Ambas consiguieron ovaciones y pataleos espectalures al fina de cada parte y en los saludos finales.

A pesar del desgaste propio de la edad Anna Caterina Antonacci continua siendo una Cassandre conmovedora, uno de sus mejores papeles y con una dicción del francés excelente.

Eva-Maria Westbroek es una Didon que muestra sus emociones, nos enteramos de su estado emocional. Sus graves son sonoros y los agudos sanos. Su aria final, Je veux mourir,  nos dejó a todos conmocionados por su intensidad.

Bryan Hymel, como Enée, también consiguió su parte de éxito, especialmente en el aria del quinto acto donde un pequeño parón de la orquesta facilitó el aplauso del público que no osó romper la continuidad musical hasta ese momento.

La aguda tesitura de Enée obliga a Hymel alcanzar los agudos con una proyección un tanto velada. Su francés más bien al servicio de sus carencias, con un exceso de aes en lugar de es. A pesar de que cantó el papel mejor que hace dos años en Amsterdam, funciones en las que Eva-Maria Westbroek era Cassandre y comentadas en el blog, donde los agudos se quedaban todavía más atrás.

Me comentan que Hymel sonaba bastante diferente en el príncipe de Rusalka, que cantó anteriormente esta temporada en la ROH, con la voz más proyección debido a que el registro no es tan agudo.

Fabio Capitanucci, como Chorèbe, me pareció un poco fuera de lugar. A pesar de poseer una voz bonita su interpretación careció del empaque que requería el personaje. Quizá un barítono francés hubiera conseguido mejores resultados.

Hanna Hipp, como Anna, la hermana de Didon, estuvo muy bien. Su dúo del tercer acto con Eva-Maria Westbroek fue una de las mejores de la noche.

Excelente y contundente Brindley Sherratt como Narbal, un señor bajo. Muy bien también Ji-Min Park, como Iopas, con un francés mejor que otros. Lo mismo puede decirse del resto del reparto.

Dejo para el final la dirección musical de Antonio Pappano. Hace una lectura más lírica de la partitura que Colin Davies, aportando un punto de vista más romántico, en consonancia con los tiempos de Berlioz, que épico, que estaría más en sintonía con los hechos que se narran.

Al final grandes ovaciones por parte del público que salió muy satisfecho del teatro. Quizá tan impactados como los que vieron hace 43 años Les Troyens. Yo si pudiera repetiría sin dudarlo.

Falta la confirmación oficial pero parece seguro que Les Troyens será la primera ópera que la ROH retransmita por internet, será el próximo 5 de Julio.

En cualquier caso se podrá escuchar por la BBC ya que Les Troyens, en verszión concierto, forma parte del programa de los Proms de este año. No sé si en directo o en diferido.

Voluminoso el programa de Les Troyens en un tamaño el doble del habitual y con un precio en consonacia, 10 libras en lugar de las 7 habituales.

Ver Les Troyens bajo demanda para todo el mundo.

En sommardag. Canciones románticas suecas

Hoy empieza el verano y lo más adecuado que he encontrado para celebrarlo es este estupendo disco de canciones románticas suecas, con Anne Sofie von Otter, mezzo-soprano, y acompañada al piano por Bengt Forsberg. El disco incluye un par de duetos con el barítono Fredrik Zetterström.

El programa está centrado en cuatro compositores Adolf Fredrik Lindblad, Erik Gustaf Geijer, Franz Berwald y August Söderman.

  • Adolf Fredrik Lindblad: Aftonen, Der schlummernde Amor, Mån tro? Jo, jo!, Svanvits sång, Varning
    Nattviolen, Frieriet (duet), På gamla dagar (duet), Vaggvisa, En sommardag, Gubben vid vägen, En ung flickas morgonbetraktelse, Bröllopsfärden
  • Erik Gustaf Geijer: Blomplockerskan, Gräl och allt väl, Min Politik, Skärslipargossen
  • Franz Berwald: Romance, Lebt wohl ihr Berge, Traum, A votre âge, En parcourant les doux climats, Den 4 Juli 1844 (Konung Oscar!)
  • August Söderman: Aungfrun i rosengård, Jungfrun i det gröna, Synden, døden, Ich hab’ im Traum geweinet, Im wunderschönen Monat Mai, Flickan i skogen, Ballade, Serenad, Majvisa

Se trata de un disco delicioso para saborear en una de esas calurosas tardes junto a un té bien frío y, si es posible, mirando al mar, en una de esas pequeñas islas que salpican la costa sueca o junto a un fiordo cerca de la costa noruega.

Escuchemos la canción que da título al disco En sommardag (Un día de verano) para adentrarnos en el verano sueco, mucho más refrescante y apetecible que bochornoso verano barcelonés.

Hoy, 21 de Junio, también es el día de la música, disfrutadlo con la música que más os apetezca.