Archivos Mensuales: enero 2010

Tristan und Isolde, #55

El miércoles volví al GTL para la segunda función del primer reparto ya que el domingo del turno T estaré de viaje.

Yo pensaba que función mejoraría algo por lo que respecta a los intérpretes principales, especialmente Peter Seiffert. Sólo mejoró una parte. Michaela Schuster estuvo casi que mejor que el sábado, lo mismo que Kwangchul Youn que estuvo mejor en el tercer acto.

Peter Seiffert aguantó el primer acto pero en el segundo no acabó de estar fino en los dúos con Deborah Voigt. El tercer acto empezó valiente y pensé que lograría mejorar lo que destrozó el sábadó pero sólo aguantó un rato, al final acabó vencido por el peso del personaje con el que no puede.

Deborah Voigt estuvo bien pero tuvo un pequeño fallo en su parte más importate, no entró bien en el Mild und Leise.

Grandes aplausos para la Schuster y Youn, discretos aplausos para Seiffert, ni mucho menos obtuvo los bravos del sábado y eso que estuvo algo mejor) y lo mismo para la Voigt acompañado por algún abucheo.

Aunque la orquesta sonó mejor en el tercer acto Sebastian Weigle sigue sin conseguir transmitirnos la emoción de la partitura, no consigue dejarnos clavados en la silla.

Veremos qué nos depara el segundo reparto, para mí será el próximo 10 de Febrero, la función fuera de abono.

Ver Tristan und Isolde, GTL y Tristan und Isolde, #53.

Saludos desde París, espero que mañana pueda poner algo sobre K & K. 😉

Anuncios

Joyce DiDonato, #54

Foto: El Periódico

El pasado domingo tuvo lugar el recital de la mezzosoprano estadounidense Joyce DiDonato dedicado a tres siglos de canciones de amor italianas; en el blog ya había adelantado parte del programa de Santololiquido y Beethoven.

Como suele ser habitual en los recitales el teatro no acababa de estar lleno pero no ofrecía una deserción como en otros recitales de domingo.

Antes que nada comentar el probre programa del concierto que estaba sin agrupar las canciones por bloques por lo que el público empezó a aplaudir al final de cada una de las piezas, a diferencia de lo que ocurría en el programa de la web del propio teatro.

El orden del programa era cronológico y primero escuchamos las arie antiche para ir avanzando. Las cantó poniéndose en situación en cada una de ellas y ofreciendo un estupendo Amarilli mia bella de Caccini.

Cuando finalizó el primer bloque la propia Joyce DiDonato tuvo que indicar al público que dejara de aplaudir en cada pieza porque lo que venía a continuación era el bloque de Beethoven y que no se aplaudiera. El público fué obediente y no aplaudió. Si el programa hubiera estado bien editado eso que se hubiera ahorrado.

Finalizó la primera parte con Assisa a’pie d’un salice de la ópera Otello de Gioachino Rossini, en la que estuvo francamente bien, para no olvidar

La segunda parte se inició con el bloque de canciones de Santoliquido, para mí lo más novedoso de la noche ya que era un autor que desconocía, y en la que también mostró su expresividad, cómo se pone en situación para cada una de las canciones.

El segundo bloque de la segunda parte estuvo dedicado a canciones de Ildebrando Pizzetti, Enrico Toselli, Stefano Donaudy y Mario Castelnuovo-Tedesco, que para mí fué lo menos interesante del concierto, con esto no quiero decir que estuvieran mal cantadas.

El programa acabó con un último bloque de canciones que no tenían relación con ItaliaLolita: Serenata spagnola de Arturo Buzzi, una de las piezas más aplaudidas, Sérénade française de Ruggero Leoncavallo que dedicó al pianista David Zobel, Canto arabe de Elena Barbara Giuranna y La Spagnola de Vincenzo Di Chiara que hizo que el público la ovacionara, y con razón.

Mencionar también la magnífica labor de acompañamiento del pianista habitual de Joyce DiDonato, David Zobel.

Al final nos ofreció dos bises, el aria de Cherubino Non so più cosa son cosa faccio Voi che sapete de Las bodas de Fígaro, para ponerse más en la piel de Cherubino se puso una pajarita como podréis ver en el vídeo.

Por lo que sé el papel de Cherubino lo interpretará por última vez en escena el próximo Marzo en la Lyric Opera de Chicago.

Vídeo de thecelticspirit.

Y el aria de Elena Tanti affetti de La donna del lago en la que estuvo muy bien y me dejó con ganas de verla en escena interpretando el papel.

Joyce DiDonato consiguió que el público saliera un poco insatisfechos de recital, otro bis hubiera sido de agradecer.

Ver DiDonato canta Beethoven y DiDonato canta Santoliquido.

Tristan und Isolde, #53

En la primera función de ayer de Tristan und Isolde se puso en evidencia la constatable mejora de la orquesta en cuanto a prestaciones, excepto algún titubeo en el preludio del tercer acto.

La orquesta ha sonado más atinada que, por ejemplo, en las titubeantes funciones de Die Meistersinger von Nürnberg de la pasada temporada. Es una buena noticia y debe dejarse constancia de ello.

A pesar del excelente sonido de la orquesta la poco enérgica, casi plana, dirección de Sebastian Weigle no consiguió emocionarme en ningún momento de la noche, ni en el preludio inicial, ni el preludio del tercer, ni en el liebestod. Tengo que reconocer que al final consiguió que me aburriera un poco en el tercer acto.

No me extraña que al final hubo quien deciera aplaudir antes de la última nota, aplausos que se cortaron con un sonoro chistar. Al final se aplaudió una vez finalizadas todas las notas y sin ningún momento de recogimiento por parte del público.

En cuanto a los cantantes los agoreros que vaticinaban la poca forma de Deborah Voigt en el papel de Isolde se equivocaron. La Voigt puso en evidencia que conserva la potencia y resistencia para el papel, otra cosa es que su timbre guste más o menos. Creo que no fué justamente recompensada por el público al final de la representación.

Foto: Antoni Bofill / GTL

Quien se llevó los mayores aplausos fué Peter Seiffert que ofreció inicialmente un pletórico Tristan en el primer acto para ir decayendo a partir de la mitad del segundo acto y estar francamente mal en el tercer acto, galleando alguna nota. Se notoaba que la voz no acaba de salir en condiciones, con vibrato y con la voz quebrada. Espero que este problema sea ocasional y que se subsane en las próximas funciones.

No puede evitar recordar la crónica de dandini de su Tristan del MET y lo que me tocó presenciar en su Tannhäuser madrileño la temporada pasada. Al final creo que se llevó más bravos de los que realmente mereció.

Mucho más lucida me pareció la Brangäne de Michaela Schuster que estuvo contundente en todas sus intervenciones y espero volver pronto en el GTL.

Bo Skovhus como Kurwenal me pareció correcto, casualmente era el único cantante que repetía papel wagneriano desde la pasada temporada.

El Rey Marke de Kwaangchul Youn fué de menos a más. Aunque en el segundo acto estuvo correcto en el tercer acto, a mi entender, flojeó y me hizo añorar la majestuosidad que confiere al papel Matti Salminen, por poner un ejemplo.

Norbert Ernst estuvo bien en el corto papel de malvado Melot. Lo mismo puede decirse de Francisco Vas y Manel Esteve Madrid.

Sobre la producción sólo puedo añadir que trata la pasión amorosa de Tristan e Isolda como un cuento de hadas, casi como una fábula en la que poco interviene la carnalidad de ese amor.

La escena final es impactante, al menos para mí, cuando la escena se oscurece y un foco resalta Isolde durante el liebestod para finalizar la ópera con Isolde y Tristan fundidos en un abrazo, unidos, al fin, en la muerte, el único espacio donde era posible su amor.

Al final grandes aplausos y bravos para la orquesta y también, a mi entender excesivos, Sebastian Weigle.

Ahora sólo queda ver qué ocurre con Seiffert en las próximas funciones y ver el rendimiento del reparto popular, compuesto por Jennifer Wilson e Ian Storey, que visto lo visto parece más solvente que Seiffert en este papel.

Ver Tristan und Isolde, GTL y Tristan und Isolde, #55.